ROMAN ARMENDARIZ NAZARIO

FUNCIONARIO INTERNACIONAL.- Nació en Guayaquil el 28 de Noviembre de 1935 y fueron sus padres legítimos Nazario Román Krelowa natural de Leipzig en Alemania y Alejandrina Armendáris Carranza, de Mocha, Provincia del Tungurahua. Sus abuelos fueron Nazario Román de Leipzig y Alejandrina Krelowa de Odesa. Aquilino Armendáriz Gómez, ateo, liberal radical, que bajó arriando mulas a Babahoyo y finalmente se estableció en Guayaquil con su esposa Manuela Carranza y numerosos hijos, todos de Mocha en la provincia del Tungurahua y que al final de su vida vivía con ellos del producto de una tienda de abarrotes en los bajos de la casa de su propiedad.
Nazario fue el segundo de tres hermanos que estudiaron en la escuela y Colegio Cristóbal Colon, caro y muy selectivo. Su padre era amigo de los sacerdotes salesianos y solo pagaba una pensión por sus tres hijos, quienes siempre debían figurar entre los mejores alumnos del plantel. La familia era solidaria, Dña. Alejandrina les exigía realizar las labores domésticas de limpieza y mandados y como escaseaba el dinero fue trasladado al Vicente Rocafuerte en el Cuarto Curso porque era gratuito.
Ya hacía versos a imitación de su hermano mayor Sergio, quien vivía la exaltación del momento político antivelasquista. Sergio siempre fue talentoso y supo suscitar en sus hermanos menores el amor a la cultura y a la política.
En las tardes comenzó a frecuentar la Biblioteca del Núcleo del Guayas de la Casa de la Cultura encontrando un ambiente favorable a las buenas lecturas. Entró al mundo de la novela, conoció las obras de la generación de los años treinta, la poesía de los Decapitados y comprendió lo mucho que significaba la solidaridad social.
El 54 ingresó a la Juventud Comunista. Las reuniones se realizan una vez por semana en el local de la Federación Provincial de Trabajadores del Guayas en la Avenida Quito y Pedro Moncayo, a las que asistían Pedro Saad, Enrique Gil Gilbert, Elías Muñoz Vicuña, Alejandro Idrovo y Segundo Ramos, quien vivía en dicho local porque no tenía casa y era fama que cada cuatro años le conseguía a Saad los votos necesarios para su reelección como Senador Funcional por los trabajadores del Ecuador. Pronto fue una especie de secretario de Ramos, un hombre excelente en todo sentido.
Por entonces fue designado Director del periódico estudiantil “Nosotros” y presidió el Comité bolivariano vicentino. El 55 ganó el Primer Premio en los Juegos Florales Vicentinos con un poema pacifista que dedicó a su amiga de barrio Olga Oquendo y recibió una medalla donada por el Vicepresidente Alfredo Chiriboga Chiriboga.
En Noviembre mataron en una manifestación al estudiante Isidro Guerrero y fue expulsada del país una exiliada salvadoreña. La juventud se levantó en huelga contra el Ministro de Educación Adolfo Jurado González. En Guayaquil los alumnos del Aguirre Abad se tomaron el plantel y lideraron las acciones contra el gobierno, pues los Vicentinos no quisieron actuar contra su ex Rector Jurado González. Nazario fue la excepción porque como alumno nuevo no había tenido la oportunidad de conocerle y tratarle; por eso, con Carlos Alvarado Loor y Juan Bautista Tagle del Colegio Orellana, Leonor Jiménez, Magdalena Cuesta y Beatriz Parra Durango del Guayaquil, formó el Comité Colegial que apoyó la protesta nacional de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador, liderada en Guayaquil por Pedro Sorroza Encalada, Wilson Durango López, Sabino Hernández, Sergio Román y Antonio Iglesias Caamaño. Finalmente se cayeron los Ministros de Educación y Gobierno, aunque el Presidente Velasco Ibarra, para no dar su brazo a torcer, reemplazó a Jurado González en el ministerio, con José Luis Morales Alfaro, su alter ego en el Vicente Rocafuerte, cuyo rectorado ocupaba.
Casi enseguida se formó FESE Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador, bajo la presidencia de Alfredo Rivas Castillo del Colegio Borja Lavayen, con Gorky Elizalde Medranda y José Solís Castro.
Nazario había aprobado el Sexto Curso pero se vió impedido de presentarse al grado de Bachiller por expresa prohibición del Consejo Directivo, cuya mayoría había decidido castigar su rebeldía. Finalmente el Consejo se escindió en dos grupos. Unos le apoyaban y otros le atacaban. El asunto pasó al Consejo Nacional de Educación presidido por Antonio Mata Martínez que consiguió que rindiera el grado en el Mejía.
Morales Alfaro se negó a firmar el Diploma pero ante las insistencias de Mata Martínez firmó dos meses después con mucha displicencia.
Nazario colaboraba en el Suplemento Literario del Diario “La Nación” con poemas y críticas bibliográficas bajo la dirección de Dora Durango y en el Vespertino “La Hora” redactaba notas para el Ñato Alfonso Silva Espinel. Todo ad-honorem.
En 1957 logró entrar a la Facultad de Medicina de la Universidad de Guayaquil y viajó tres meses a Checoslovaquia, a seguir un Curso en la Unión Internacional de Estudiantes, aunque la visa tuvo que obtenerla en Viena.
El 1º de Enero de 1959, tras el triunfo de la Revolución Cubana, se encendió la política pues el consulado norteamericano en Guayaquil, influenciado por la Central Inteligent of América CIA se infiltró en los colegios y en la universidad. Nazario ingresó al recién fundado Unión Revolucionaria de las Juventudes Ecuatorianas URJE, sesionaban en Sucre y Boyacá y cayó varias veces preso por asistir a las manifestaciones populares contra el régimen del Presidente Camilo Ponce Enríquez.
Durante la aciaga matanza del 2 de Junio escapó de morir en las calles refugiándose en casa de unos amigos cerca del Normal Rita Lecumberry donde pasó esa noche y cuando se inauguró el Estadio Modelo figuró entre los dirigentes que pifiaron a Ponce. Con Jenofonte Dimitrakis y Julio César Moncayo era miembro del recién creado Movimiento Subversivo “3-V-59” de corta duración.
El 60 trabajó para ayudarse en los estudios pues aunque sus tíos le pagaban los textos de Medicina que eran muy caros, necesitaba dinero para sus gastos. Estuvo en los Laboratorios Pavil con la Dra. Esther Avilés Nugué como Visitador Médico, contrajo matrimonio con Diana Bermeo Mackliff a quien conoció en un baile universitario y participó activamente en el Programa “Cuba en el Corazón” con su hermano Sergio, David Ledesma Vásquez y Wilson Durango a) Basilisco, de una hora semanal en la radio de Vicente Arroba. Allí preparaba material y hacía de todo.
En URJE también tenía varias responsabilidades. Dirigía “La Voz de URJE”, periodiquito de aparición opcional; colaboraba con Pedro Jorge Vera en la Revista Política “Mañana” y realizó parte de la campaña presidencial del binomio Parra- Carrión.
El 62 acompañó a su madre a adquirir una prótesis ortopédica en Cali y cuando ocurrió el escándalo que llenó las páginas de la prensas sensacionalista del país (el asalto, desaparición y muerte del ciclista que conducía de un cine a otro los rollos de la película anticomunista “Os enterraremos”), hubo 900 detenciones realizadas por los pesquisas al mando del Célebre Mayor Ángel Saltos que dirigió los interrogatorios de las madrugadas. Nazario cayó detenido con Ernesto Maugé, Mario Vera y otros líderes Urjistas. A los tres días se descubrió que el ciclista estaba asilado en el Hospital, mejorando de las heridas de un simple asalto y el asunto se prestó a broma cuando en verdad fue otro invento de la CIA para vejar a los urjistas en los calabozos comunes del Cuartel Modelo.
Ese año le encargaron el área médica de las guerrillas del Río Toachi en las selvas de Santo Domingo de los Colorados, que debía internarse después del primer contingente, pero el movimiento fue un fiasco y sus miembros apresados y conducidos a pie a Quito. A última hora Nazario no pudo participar.
El 11 de Julio del 63 cayó el Presidente Carlos Julio Arosemena Monroy y se instauró la dictadura de la Junta Militar de Gobierno presidida por Ramón Castro Jijón. Tuvo que ocultarse, fueron tiempos difíciles, vivía con su esposa y dos hijas en casa de sus suegros en Noguchi y Calicuchima. Finalmente salió a Chile en Octubre dejando a los suyos en precaria situación económica.
En Santiago le recibió Pedro Jorge Vera en su casa, pero dada la gravedad de su esposa fallecida al poco tiempo, la situación se volvió caótica. Aun recuerda ese fin de año como algo verdaderamente aciago.
Por esos días preparó su primer poemario que apareció en mil ejemplares bajo el título de “Solo una Voz” y su venta sirvió de ayuda para sacar la revista “Mañana en el exilio” pues la Embajada Cubana y la Agencia de Noticias chinas Sinjua adquirieron cien ejemplares cada una; todo era difícil pues se vivían los últimos meses del régimen conservador del Presidente Jorge Alessandri.
El 64 viajó a Mendoza y conoció a algunos camaradas de la rama Troskista que le ayudaron por su amistad con el dirigente peruano Hugo Blanco. Siguió hacia Córdova y Buenos Aires donde sin embargo no halló empleo dada su condición de exilado político. El viaje de vuelta fue igualmente en tren.
Su hermano Sergio también vivía exilado en Costa Rica y le escribió e invitó a su casa. Tomó un pasaje de tercera en el vapor italiano Américo Vespucio y al llegar a Guayaquil desembarcó a visitar la tumba de su madre. De regreso fue violentamente sacado por la Policía de Seguridad, que le interrogó varias veces en el interior de la Zona Militar durante siete días, tiempo en el cual nadie conocía donde se encontraba, excepto la CIA que había reportado su arribo.
Durante esos días un Teniente de Ejército se interesó vivamente en su libro y le solicitó un ejemplar. Había sido intelectual y hasta poeta en ciernes. Finalmente le llevaron al Cuartel Modelo donde permaneció tres meses preso sin fórmula de juicio porque no había cargos en su contra y tras múltiples gestiones los militares le mandaron con dos pesquisas al aeropuerto. Uno le exigió 25 de los 30 dólares que portaba y en su presencia se dedicó a adquirir chucherías en el Duty Free para obsequio de su señora. El otro parece que se avergonzó de tamaño abuso y le dijo: Míreme bien, señor, yo soy distinto, como quien dice no nos confunda.
Sergio estaba casado con la costarricense María Lidia Sánchez Valverde y le consiguió empleo en una oficina de Publicidad pero no estuvo mucho tiempo y pasó a dictar clases en el Colegio Bilingüe Lincoln. Una de sus alumnas le presentó a su padre el Dr. Víctor Manuel Hernández Acha. quien le consiguió el ingreso a la Universidad de Costa Rica, siendo el primer estudiante extranjero becado en dicho Centro.
Dentro del Pensum de Estudios tuvo que investigar numerosas placas bioquímicas los fines de semana y a finales del 64 arribó su esposa e hijas y alquilaron una pequeña casita en el barrio “La Uruca”.
El 66 inició sus labores en el Ministerio de Salud dentro del área de control de la Malaria. Luego recorrería otros departamentos como el de Unidades Sanitarias, Nutrición, Centros Infantiles, Salud Rural y Comunitaria. El 67 editó un libro de relatos titulado “La Noticia” con experiencias autobiográficas y testimoniales de su pasada militancia en URJE. El 68 obtuvo el Segundo Premio en el Concurso Nacional de Poesía del Diario El Universo con “Ciudad junto al río”. El primero fue de Gonzalo Espinel con “Espejismo de amor y su visión del mundo” y el tercero “El cristo sin cadáver” de Carlos Manuel Arízaga.
El 71 se graduó de Médico y Cirujano y trabajó tres años la Rural en diferentes poblados tales como Siquirres, también en una hacienda bananera de la Costa del Caribe que tenía dispensario estatal. El 74 estuvo en Puerto Limón con su familia y sacó una Maestría en Salud Pública en la Universidad de Antioquia con sede en Medellín, Colombia.
El 72 había sido secretario de la Caja Costarricense del Seguro Social. El 74 dió a la luz publica un segundo poemario “Cubilete de Dios” que ha conocido otra edición en la CCE en 1980.
El 78 entró de consultor de la oficina Sanitaria Panamericana de la Organización Mundial de la Salud y viajó a Bolivia como funcionario internacional fue llamado a conversar con el Ab. Jaime Roldós Aguilera que el 80 le solicitó revisar la documentación de salud preparada por sus asesores los Dres. Miguel Coello, Luis Sarrazin y Wilson Cueva.
Ese año fue designado Asesor presidencial de Salud y Desarrollo Social y simultáneamente su representante ante el Consejo Superior de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO cuyo presupuesto se duplicó en dólares a instancias de Nazario, aunque dicha institución burocrática nunca ha prestado servicios fuera de Quito.
El 80 pasó de Ministro de Servicio Exterior en Costa Rica y en Colombia. El 81 volvió al Ecuador llamado por el Ministro de Salud, Francisco Huerta Montalvo, para desempeñar la Subsecretaría de ese portafolio, presidiendo varias misiones en Ginebra, Washington y La Habana. Igualmente le representó ante el Consejo Nacional Agrario.
Del 85 al 87 laboró para la oficina Sanitaria Panamericana en Costa Rica. Nicaragua, Honduras y Ecuador a nivel de la Dirección Técnica y motivado por su hermano Alejandro, ayudó en la propuesta de creación del Partido del Pueblo, que sin embargo no prosperó.
Entre el 88 y el 89 realizó la coordinación general del Frente Social de Ministros (Educación Mario Vera Arrata, Bienestar Social Raúl Baca Carbo, Salud Plutarco Naranjo Vargas y Trabajo César Verduga Vélez). Igualmente coordinó el Consejo Nacional de Desarrollo CONADE y la Junta Nacional de la Vivienda.
El 89 se conmovió ante la caida del Muro de Berlín y el inicio de la destrucción de la Cortina de hierro en Europa.
Entre 1990 y el 91 fue Secretario Ejecutivo del Convenio Hipólito Unanue, sección de Salud del Acuerdo de Cartagena, ejecutando las decisiones de los Ministros de Salud de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.
El 92 organizó la Federación andina de Funciones Sociales FACSO para complementar con organismos no gubernamentales las tareas iniciadas en la Secretaría Ejecutiva del Convento Hipólito Unanue.
Alto, blanco rosado, ojos negros y pelo entrecano, lúcido, honesto, informal y con tendencia actual a la robustez. Ha vivido épocas de enorme tensión social interviniendo con desinterés y patriotismo, aspirando únicamente al bien general y a que se le recuerde como un comunista convencido, militante ejemplar de ese ideal, que aspira a no abandonar jamás por ser hombre de una sola conciencia política. A pesar de que las ideas cambiaron en occidente.
Falleció en San José de Costarica el 2012 de 76 años de edad.