Rodríguez Juan

Entre los vecinos de Santiago de Quito figura, desde el 17 de agosto de 1534 “Juan Rodríguez, clérigo presbítero” que adquirió entre los castellanos el título de “Padre beneficiado”, como le llama Benalcázar en provisión dirigida a su Teniente Diego de Torres.- Este título correspondía especialmente desde el 30 de julio de 1535, en que el Cabildo de la ciudad de San Francisco le nombró Cura Párroco de la primera feligresía ecuatoriana.- En Noviembre de 1535, el beneficiado Rodríguez se hallaba ausente de su iglesia parroquial. Benalcázar reunido el Cabildo, nombró como segundo Párroco de Quito a don Diego Riquelme hasta en tanto de su Majestad y el Obispo de estas provincias provean otra cosa.

El Cabildo, Justicia y Regidor de la Villa señaló al Cura Juan Rodríguez un solar para su casa, junto al de la Iglesia Parroquial, hacia el lado del poniente.

En 1541 resolvió el Cabildo comprar la casa que había pertenecido al primer Cura Párroco Don Juan Rodríguez, fallecido entonces, para agrandar la pequeña y estrecha iglesia de la Villa, que tenía primitivos muros de tapia y pobre cubierta de paja para reservar el sagrado recinto de la intemperie.

El 13 de mayo de 1650 consideró el Cabildo un asunto de peculiar importancia: la renovación del poder que gozaban Juan Rodríguez Pizarro, Agente de Negocios de la Villa de Madrid y don Manuel Muñoz de Padilla, venido de ella, !para que en nombre de dicho Cabildo puedan aparecer y parezcan ante el Rey Nuestro Señor y su Real Consejo de Indias y hagan representación de los servicios que han hecho.