Rocha Y Carranza José Antonio De La

Hijo de Dn. Diego Andrés de la Rocha y Perez de Montiel de las Reales Audiencias de Quito y de Lima y de Dña. Feliciana de Carranza y , nació en Guayaquil.
Caballero de la Orden de Calatrava, cuyo Hábito vistió en 1692, Nació en Quito el 20 de junio de 1661, estudió en su país y se graduó de Abogado el año de 1678. Fue General de Artillería, Presidente, Gobernador y Capitán General dos veces, de la Real Audiencia de Panamá.
Como el título de Marqués concedido por Felipe II a su tatarabuelo Antonio Andrés Girandía de la Rocha hubiera quedado sin efecto hasta entonces, el General Don José Antonio de la Rocha y Carranza obtuvo, por Real Cédula del 17 de Julio de 1703, que se verificara en su persona la merced.
Grandes con los merecimientos de que hace mención la Cédula citada: Don José Antonio de la Rocha fue el verdadero organizador de la defensa de las Costas Atlánticas de América contra las invasiones de los piratas holandeses de su época.
Viniendo Villa Rocha a Guayaquil con su familia en 1720, apresó el buque que le conducía, el Inglés Juan Cliperton, quien hizo desembarcar en Nicoya a la Marquesa con su equipaje. El Marqués siguió la suerte del pirata en las costas del Pacífico, y luego que arribó a las Islas Marianas, logró fugar burlando la vigilancia de Cliperton, que esperaba recibir de aquel un buen rescate. Por los años de 1726 Villa Rocha se hallaba ya en España allí le trató el padre Benito Feyjoo, y con ese antecedente le elogia en el “Teatro Crítico” por su literatura y profundos conocimientos en matemáticas.
(2)

Marqués de Villarrocha, Caballero del Orden de Calatrava, siendo su padre Diego Andrés de la Rocha y Pérez de Montiel, Oidor de la Audiencia de Lima empezó a servir con plaza de soldado en la Armada del Sur y presidio del Callao. El Virrey Duque de la Palata lo nombró Capitán de el mar y guerra y le dio el mando del galeón nombrado el “Pópulo”, uno de los de la Armada que confió al General Tomás Paravicini para perseguir y combatir a los piratas que habían entrado en la Mar del Sur. El Virrey Conde de la Monclova lo nombró Capitán de Infantería del Batallón de Lima y el Santo Tribunal de la Inquisición lo condecoró haciéndolo su Familiar. Tuvo después título de General de la artillería del Perú y el año de 1699 le confirió el Rey Don Carlos II la Presidencia de Panamá y Capitanía General del Reino de Tierra Firme; pero a los seis meses recibió otra Cédula Real mandándole que si no había posesión, lo suspendiese; y si se hallase en el Gobierno, lo entregase al Conde de Canillas, por haberse establecido los Escoceses en la Provincia del Darién, con cuyo motivo vino a España, pasó a Brusela y a París donde mereció que los célebres matemáticos Don Sebastián Fernández de Medrano y Mr. Saveur, de la Academia Real de las Ciencias, aprobasen los planos que había formado para fortificar a Panamá y Portobelo; y, enterado el Rey, mandó que se verificase la gracia que le había hecho la Presidencia referida, de que tomó posesión por segunda vez el año de 1708, pero no fue de mayor duración que la primera, porque ordenó la Real Audiencia, de separarle por los cargos que le hacían en los informes que llegaron al Consejo de Indias. Volvió por segunda vez a Madrid y justificando su conducta, mereció que a consulta de aquel Supremo Tribunal mandase el Rey ponerlo en el empleo a título de honor y en desagravio de lo que había procedido el Juez, de su separación, con las circunstancias de que, verificada la
(3)
posesión, entrase a ejercer el Gobierno, el que anteriormente estaba nombrado; por lo cual se vieron en el término de cuatro horas tres sujetos destinados a aquel empleo el año de 1711 y el Marqués se volvió a Lima, aumentando sus sentimientos la desgracia de haber apresado el pirata Juan Cliperton a su mujer y gran parte de su caudal. Y murió en aquella Capital del Perú, habiendo escrito: Memorial exponiendo a Su Majestad los servicios que ha hecho en el Reino de Tierra Firme. Madrid, 1701. Folio. Informe dado a Su Majestad, del estado de la Provincia del Reino de Tierra Firme. manuscrito. Folio, 1711.