Robles García Francisco.

Por influencias decisivas del Gobierno, fue elegido Presidente de la República por el cómputo de las elecciones de las Asambleas Provinciales, el General Dn. Francisco Robles por 524 votos el 13 de Julio de 1856. La diplomacia del Perú creó una situación violenta y se produjo el bloqueo peruano. El Congreso de 1858 fue disuelto y la Constitución infrigida varias veces. Después de una intentona revolucionaria en guayaquil, se sublevaron las tropas de Quito y se formó un Gobierno Provisorio del cual fue triunviru el Guayaquileño el Dr. Gabriel García Moreno. En Guayaquil el 17 de Septiembre de 1851, proclaman al general Guillermo Franco Jefe Supremo del Departamento del Guayas, lo que produjo la dimisión del Presidente general don Francisco Robles.

El 27 de febrero de 1845 El Coronel Francisco Robles que mandaba el vapor, se sublevó. Noboa que ha partido de Quito el 10 de Julio de 1851, va llegando a Guayaquil. En Babahoyo lo reciben tres altos Jefes, a quienes el Comandante de la Plaza, Don Francisco Robles, lugarteniente de Urvina, ha enviado para que lo acompañen a Guayaquil. En Babahoyo, el Presidente Noboa, debe embarcarse para ir a la ciudad . Pero allí le esperan otros enviados de Robles y de Urvina, que le hacen subir al barquichuelo que le tienen listo, y en el que llevan, con facilidad en calidad de Preso a un buque norteamericano que va a conducirlo a Chile. Tiene cuarenta y cinco años. Vio la luz primera en Guayauquil en 1811. A los doce años ingresó a la escuela Náutica. Tomó parte en la acción de Malpelo, en la revolución del 6 de Marzo de 1845, en los combates de «La Elvira»; acompañó a su íntimo Urvina en las revoluciones de los años 1849, 1850 y 1851. En 1849 ascendió a Coronel y Urvina después de su trastada le dio el generalato y le confió la cartera de Guerra.

Ocupó desde luego, los diversos cargos honoríficos de la época: Diputado, Gobernador, Comandante General del Distrito del Guayas. Es valiente, caballeroso, de manera correctas y hasta amables. Uno de sus efectos parece ser la decidida inclinación hacia los consuelos alcohólicos. Por la amistad entre él y Urvina, y por algún parecido moral que se los encuentra, llámase a ambos generales los «dos gemelos». El gabinete formado por Robles fue respetable y prometía realizar algún progreso y ser benéfico para un país doblegado ya por los malos gobiernos. Quizás el mayor tropiezo con que tuvo que contar fue el de la intromisión de Castilla, aventurero y ensorbevecido Presidente del Perú. La oposición Política etuvo encabezada por Pedro Moncayo y García Moreno. A esto se unió como tercer factor del fracaso, la amistad con Urvina «Cayó Robles, por causa del partido de oposición y de la revolución declarada contra él en el interior por los adversarios del Régimen; cayó víctima de unos de sus tenientes Comandantes de Guayaquil, y se alejo con Urvina a las playas chilenas; dejando a la República en la plena anarquía (1859). En 1864 y 1865, asocióse a sus amigos Urvina y Franco por las supuestas reinvindicaciones de naciente Partido liberal contra el Gobierno de García Moreno, sostenido ya por el general Flores; pero todas las intentonas abortaron y algunas; ahogadas en sangre. En 1876, en asocio asimismo de Urvina, contribuyó al triunfo militar de Veintimilla contra el Gobierno de Borrero Fue la última campaña en que figuró. Murió en la ciudad de su nacimiento el 2 de Marzo de 1893. El Presidente Robles, con la firma de su Ministro del Interior, Dr. Antonio Yerovi, persona muy respetable, presentó en Mensaje especial dirigido al Senado el 28 de Octubre, contra «La más atroz e hiriente injuria, al acusársele de negociaciones sobre las islas Galápagos». Hay desequilibrio en el Gabinete, renuncia el Dr. Mata, sucediéndole Espinel quien también presentó la renuncia, quedando al cargo el jóven subsecretario Cacmilo Ponce Ortíz.