ROBLES COBOS HUMBERTO E.

CRITICO LITERARIO.- Nació en Manta el 18 de Agosto de 1938 y fueron sus padres legítimos Eudoro Robles Flores, nacido en 1917 en la parroquia Colorado del Cantón Montecristi y fallecido en 1940 a consecuencia de una inyección mal puesta en Ambato cuando le combatían un simple resfriado e iba a estudiar Leyes en la Universidad Central de Quito, y de Mariana Cobos Mieles, natural de Portoviejo, profesora de la escuela de Girón en el Azuay, luego de la Manuela Cañizares de Manta y colaboradora del diario El Universo bajo el pseudónimo de “Marco”.
Huérfano de padre y el mayor de dos hermanos, estudió las primeras letras con su madre, asistió a la preparatoria en la escuela Stella Maris de Manta, poco después la acompañó cuando fue designada para enseñar en Girón, allí vivieron algunos años y pudo captar conocimientos de la serranía. Después frecuentó algunas escuelas rurales de Manabí – la de los salesianos de Manta y la Fiscal Loja del cantón Sucre.
Su abuelo paterno Eliazar Robles Santos le envió interno en 1950, a que siguiera la secundaria en el Colegio Marco A. Reinoso de Guayaquil. Salía los fines de semana a la casa de su tía y madrina Blanca Robles de Cedeño Giler en la esquina de Eloy Alfaro y Capitán Nájera. “El 53 me envió mi abuelo a los Estados Unidos a aprender inglés. Me hospedé en casa de mi tío Silvino Robles Flores en el barrio de Queens en New York. El 56 concluí la secundaria en Richmon Hill High School y comencé a trabajar en el Departamento de Compras del almacén Saks de la calle Treinticuatro de Manhattan con horarios muy flexibles de treinta horas semanales. Nuestra familia se mudó a Franklyn Square, Long Island, y empecé a sentir las distancias. Mis días eran activos, me movilizaba en carro propio y combinaba mis estudios y el trabajo con frecuentes visitas a la Biblioteca Pública de New York. Cada dos años regresaba a Manabí a visitar a mi madre y hermana”.
“Mientras tanto había iniciado mis estudios en The Queens College de la Universidad de New York. El 57 comencé a conocer la obra de José de la Cuadra por consejos del Profesor puertorriqueño Angel Flores, crítico literario de cierto renombre, quien me hizo leer el cuento Banda de Pueblo.”
El 6l obtuvo la licenciatura en Artes dentro de la especialidad de Literatura Hispánica con honores. En premio recibió un hermoso ejemplar empastado de las Tradiciones peruanas de Ricardo Palma y se hizo acreedor a una beca concedida por el Departamento de Lenguas Románicas, consistente en el pago de la matrícula y una ayuda económica mensual, a condición de que dictara una clase diaria de español. La beca le duró hasta el 64.
“En 1961 mi profesor Louis Brett, Director de uno de los Departamentos de Queens College, había tenido la bondad de recomendarme a su amigo J. Kenneth Leslie, Jefe del Departamento de Lenguas Románicas de la Universidad de Northwestern, Evanston, al lado de Chicago, quien me acogió afectuosamente y encausó mis estudios”.
“Durante mis años en New York había tenido la sana costumbre de concurrir los viernes de noche a reuniones literarias donde conversábamos y discutíamos entre estudiantes. En Northwestern conocí a una compañera llamada Mercedes Tort Capparelli. El 62 alcancé el masterado en Literatura y me pidieron que continúe de estudiante para optar al profesorado – Doctorado en Literatura. El 63 contraje matrimonio con Mercedes y tenemos una unión feliz aunque sin hijos. El 64 rendí exámenes y comencé la tesis sobre de la Cuadra, titulada La Estética de José de la Cuadra” investigando seriamente a de la Cuadra, se introdujo en la lectura de sus Obras Completas y Bibliografía y hasta el 66 fue profesor de Lengua Española e Introducción a la Literatura en Nortwestern U.
El 65 viajó con su esposa a Lima, Cusco y Machu Picchu. El 66 pasó a la Universidad de Chicago a enseñar diversos cursos de Literatura Hispanoamericana, Teoría Literaria y Métodos Críticos tanto en inglés como en español. Durante ese tiempo ganó el doctorado en Filosofía y el título de catedrático (assistant profesor) En 1970 la U. de Northwestern le pidió que regrese a la Facultad de Profesores habiendo logrado por dos ocasiones el codiciado premio al Mejor Profesor. Desde el 2003 es Profesor Emeritus de dicha institución.
“En 1970 publiqué un artículo titulado Aproximaciones a Los albañiles de Vicente Leñero en la Revista Iberoamericana, órgano del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana. Leñero es un escritor mexicano. El 72 otro titulado Perspectivismo, yuxtaposición y contraste en El Señor Presidente, en la misma revista. Ese año visité la Biblioteca Rolando de Autores Nacionales de Guayaquil y consulté las revistas modernistas, dando a mi tesis doctoral un nuevo giro más certero y profundo. El Núcleo del Guayas de la CCE publicó el 76 “Testimonio y tendencia mítica en su obra de José de la Cuadra” en 264 pags. considerado el mejor y más completo estudio realizado hasta la fecha sobre dicho autor. También ese año salieron “Los Poemas más representativos de Plácido”, Prólogo, selección, antología y notas en colaboración con mi colega el profesor Frederick S. Stimson, que trata sobre la obra del poeta cubano José de la Concepción Valdés, abolicionista del período de transición del neoclasicismo al romanticismo.” Robles aportó con precisiones sobre la calidad trancisional de Valdés.
El 74 editó un artículo sobre El Círculo y la cruz en “Hijo de hombre” del escritor Roa Bastos en la Revista Nueva Narrativa Hispanoamericana. En l.980 volvió a colaborar en la Revista Iberoamericana con Génesis y Vigencia de los Sangurimas.
A raíz de la terminación de su obra sobre de la Cuadra había comenzado a interesarse en Pablo Palacio, de suerte que el 82 apareció un avance en forma de artículo: Pablo Palacio, un anhelo insatisfecho, escrito en francés, dentro de las revistas Caravelle y en Cashier du monde hispánique et luso – brésilien, de Tolosa, Francia, republicado al español en Cultura, órgano del Banco Central del Ecuador. El 84 salió otro artículo sobre Variantes en Pedro Páramo en la Revista de Filología Hispánica, el 86 The first voyage around the world, from Pigafetta to García Márquez, en inglés, en New Literary history.
Ha participado en numerosos congresos de Literatura en Europa y los Estados Unidos. Entre el 86 y comienzos del 87 residió en Sevilla como Director del Programa de Estudios extranjeros de la U. de Northwestern en dicha ciudad y entregó a la Editorial El Conejo un capítulo muy ampliado de su libro sobre Palacio titulado La noción de Vanguardia en el Ecuador, recepción, trayectoria y documentos 1918 – 1934 pero como se demorara la edición, el 88 salió en Pittsburg la versión en inglés y en Marzo del 90 la versión en español en el Núcleo del Guayas de la CCE en 76 pags. y 127 de documentos.
En 1996 apareció “El Montubio ecuatoriano, ensayo de presentación” una edición considerada más bien crítica sobre el personaje.
El 2008 Apareció su José de la Cuadra en la Editorial Ayacucho y “De Pigafetta a Borges, ensayos sobre América Latina”, Barcelona, Ediciones Paso de Barca que dirige el guayaquileño Mario Campaña. Existe una segunda edición corregida y aumentada en el 2010, así como “Aires de Ellicott City o el ardiente cortejo”.
El 2013 ingresó a la Academia Ecuatoriana de la Lengua con un discurso titulado “Cual los imbéciles, buscan un bastón” en torno al enmarañado viaje de Henry Michaux al Ecuador editado en forma de libro en Paris en 1929 y traducido al castellano el 63 por Cristóbal Serra en Barcelona. Para Robles, la obra de Michaux sobre su viaje al Ecuador es un enmarañado, vasto y complejo cuadro mural formado en múltiples fragmentos que producen el efecto de un montaje de paneles que en conjunto entregan un tapiz alegórico de las experiencias del autor por el Atlántico, los andes y la amazonía. Esta nueva visión de la obra viene a refutar la mala impresión que causara originalmente, cuando se la reputó como una visión deficitaria de nuestra Patria. Finalmente recalca que el texto debe se leído como expresión poética de la vida del autor y su circunstancia histórica.
El 2015 finalizó su obra sobre Michans en un estudio largo titulado “Journal de voyage” aproximación al enmarañado viaje de Henry Michaux, presencia, rastros y contrapuntos, con varios rescates, anexos y antojos.
Está considerado uno de los principales conocedores de la Vanguardia en Latinoamérica, así como también de Culturas regionales, de la representación femenina en la novela, de las imágenes de la ciudad y las relaciones de teoría y cultura.
Ensayista sobre los más disímiles temas de la literatura Latinoamericana, Robles es uno de los pocos escritores ecuatorianos que ejerce su calidad de scholar en las universidades norteamericanas y al mismo tiempo aporta con libros escritos con rigor y fructífera utilidad, prosa creativa pero precisa. Que generan un pensamiento esté tico sobre la historia latinoamericana.
De estatura mediana, blanco y colorado, ojos y pelo negro, emotivo cuando conversa y cuenta, crítico dedicado, especializado en estilística y gran profesor que se ha granjeado el aprecio de quienes le conocen en Ecuador y los Estados Unidos. Colabora asiduamente en las principales revistas especializadas de los Estados Unidos y su mayor virtud es la de ser un fácil, ameno y conciso expositor, erudito y versado, así como de un trato encantador. Radica con su esposa en Miami, Florida.