RIVET LAJOUX PAUL

ANTROPOLO Y ETNOLOGO.- Nació el 7 de mayo de 1876 en Wasigny, departamento de las Ardenas, Francia, hijo legítimo de Pierre Adolfo Gustavo

Rivet oficial herido en la guerra Franco-Prusiana a quien le amputaron un brazo a causa de la voladura de una mina. Su patria le premió con el grado de Subteniente y luego trabajó de Preceptor primario en su pueblo natal y Ana María Lajoux, mujer de carácter, muy católica y conservadora, ambos de familias de modestos artesanos y pequeños funcionarios franceses.

RealizóestudiosprimariosenWasigny, los secundarios en el Liceo de Nancy y los superiores en la Escuela Militar de Servicio Sanitario de Lyon, doctorándose en 1897 en Medicina en la Universidad de Lille con el grado de Ayudante Mayor en la especialidad de cirugía y sanidad militar y al año siguiente fue designado Médico del Primer Regimiento de soldados. Tenía veintidós años, era un estudiante pobre, inteligente y disciplinado.

Por la influencia de las novelas de Julio Verne orientó su vocación a los viajes y aventuras en países remotos y con tal motivo solicitó a principios de 1901 la plaza de médico de la II Misión Geodésica francesa destinada al Ecuador, nación que erróneamente pensaba situada cerca del Congo en Africa, que organizaba el Servicio Geográfico de la Armada, bajo el control científico de la Academia de Ciencias de París, con la finalidad de visitar el Ecuador para repetir y comprobar en el terreno, con la ayuda de nuevos aparatos de medición y a través del Servicio Geodésico Militar de Francia, las mediaciones y cálculos realizados por los académicos franceses durante el siglo XVIII; esta segunda Misión Geodésica también mediría el cuadrante un arco del meridiano terrestre a la altura de la línea equinoccial, en una mayor extensión que la anterior del siglo XVIII, es decir, entre las ciudades de Tulcán y Piura, todo ello en cuatro años, pero en realidad los trabajos demoraron cinco.

La expedición partió el 25 de Abril formada por los Comandantes Bourgeois, Conde de Foulonge, Massenet, los Capitanes Maurian, Lacombe, Peyonet, Lallermand, Durand, Noiret, Perrier y cuarenta hombres de tropa. Primero arribaron a las Antillas y Venezuela, luego cruzaron el istmo de Panamá y bordeando las costas de Colombia y Ecuador arribaron a Guayaquil, donde el Presidente Alfaro les recibió con toda cortesía.

Tres días más tarde siguieron rumbo a la sierra, tras contratar ciento veinte mulas y sesenta cargadores para el transporte de los pesados y muy sofisticados instrumentos. Primero subieron por la vía Flores hasta Guaranda y por allí siguieron a los arenales del Chimborazo hasta Riobamba donde fueron atendidos por las autoridades y los sacerdotes y monjas francesas de la Orden de los Redentoristas. El día 14 de Julio hubo un banquete de confraternidad.

Arribaron a Quito, viajaron a Riobamba y comenzaron a trabajar. Rivet empezó a relacionarse con múltiples personas bajo signos de respeto y amabilidad, enrumbó su inteligencia y esfuerzo hacia el conocimiento de las colectividades humanas, revolución interior que le llevó a crear la etnología, como nueva rama de la ciencia social.

En nuestra Patria coleccionó materiales para estudios de historia natural tomando ejemplares zoológicos y botánicos que arreglaba, clasificaba yenviaba a Europa y los Estados Unidos. Dentro de la entomología descubrió insectos pertenecientes a especies no conocidas. Los envíos se hicieron más frecuentes y entró en contacto con los jejenes que al poco tiempo fueron catalogados con el nombre de “Simulidae riveti” en honor a su descubridor. Los demás miembros tenían campos diversos.

Otros miembros de la Misión también hicieron lo suyo: Becker estudió el género de los hipelates, moscas de la familia de las chloropidae; Surcouf determinó las nuevas especies de tábanos; Neumane trabajó con los argasideus e ixodidae.

Esos trabajos sirvieron para conocer la incidencia de las picaduras de insectos en la transmisión por contagio de diversas enfermedades endémicas en países donde el paludismo, la malaria, la fiebre amarilla, el mal del bicho, el del pinto, el de pián, la verruga, la uncinariasis, el ántrax y el tifus, segaban vidas por doquier. D ́Amerval, en cambia, se ennovió y fundó la familia de su apellido en Loja.

Las mediciones comenzaron en San Gabriel de Tusa, continuaron por los flancos de los volcanes Chimborazo, Cotopaxi, Tungurahua y Pichincha. Rivet pasó a la base de Troya en la frontera con Colombia y junto al Académico Pierret levantó la Carta topográfica de Tulcán. Luego establecieron una base en el Pelado y tuvieron que soportar la destrucción de las señales pues los indígenas pensaban que les iban a gravar coin mayores impuestos, aparte que los caminos eran intransitables y peligrosos, de suerte que las mediciones se prolongaron más de la cuenta.

Tantos contratiempos templaron el carácter del Doctor Rivet quien llegó al Ecuador como médico y se transformó en un científico social y coleccionista de muestras naturales que envió a diferentesmuseosdeFranciaygracias a sus dotes de sociabilidad ganó la simpatía de los indios.

Solo en Riobamba realizó seicientas mediciones antropométricas. En Agosto de 1903 visitó el país de los Colorados, recogió ciento sesenta especies de pájaros y una centena de plantas desconocidas en Europa al tiempo que escribía numerosos artículos sobre las culturas ancestrales del Ecuador y Perú todo lo cual le serviría para la edición de su obra “Orígen del hombre americano” que estableció las diversas procedencias de los primeros humanos que poblaron este continente, aparecido en Paris en 1943.

En Quito vivió en casa de la familia Saa en la plaza de la Merced. En 1902 trabó amistad en Ibarra con Federico González Suárez, Obispo de esa diócesis, quien le orientó hacia el campo de las investigaciones antropológicas y especialmente al estudio de las comunidades indígenas, de su medicina primitiva y del significado de sus vocablos fisiológicos, patológicos y anatómicos. Fruto de esos primeros años fueron sus estudios sobre “Les indiens de la región de Riobamba” en 1903, “Le Huicho des indiens Colorados” en 1904; “Les indiens de Mallasquer” en 1904; “Les indiens Colorados, recit de voyage et étude etnographique de 1’Equateur en 1906; “Cing ans d’ etudes antropologiques dans la Repúblique de 1’ Equateur en 1904, publicados en las revistas de la Sociedad de Americanistas y en la de Antropología en París. Había nacido el gran antropólogo.

Sus estudios no solamente se orientaron hacia las comunidades y los hombre, también investigó el pasado histórico y se dedicó con ahínco a localizar cráneos fosilizados y en 1903 descubrió en el sitio Paltacalo, a orillas del río Jubones, provincia del El Oro, ciento treinta y ocho cráneos fosilizados pertenecientes a la raza de Lagoa Santa, con iguales características a los encontrados por el sabio Lund en el Brasil entre 1843 y 44 y concluyó que se trataban de los restos humanos más antiguos del Ecuador; posteriormente

aceptó que no eran del cuaternarios como había supuesto en principio, porque junto a ellos se hallaron restos de especies aún vivas. Por este hallazgo así como por su obra cumbre titulada “Ethnographie ancienne del 1’Equateur” publicada en París, en 1912, se lo considera el fundador de la antropología ecuatoriana.

En 1904 pasó a Cuenca y pronto se ganó el afecto y la amistad de esa sociedad. En la capital azuaya ejerció sin cobrar su profesión médica y hasta asistió a numerosas parturientas. El ex Presidente Luis Cordero Crespo le dedicó unos versos en quichua y castellano instándole aquepermanecieraindefinidamenteen el Azuay, ocupado en útiles trabajos, estudios e investigaciones. Los versos titulan “Rivet Amara Richu” y terminan con otros en latín, estos últimos, en una sola estrofa.

En 1905 visitó diferentes comunidades, estuvo en la selva con los indios colorados que describió con un hermoso y extenso informe titulado “Los Colorados” y es un clásico en los anales de la literatura antropológica Ecuatoriana. En él manifestó que el territorio sobre el cual éste grupo parece haberse asentado coincide exactamente con la zona en que se encuentran las tolas que se extienden hacia el sur hasta la parte superior de losvallesyafluyentesdelosríosDaule, Quevedo y Babahoyo y que componen el gran rio Guayas.

El 1 de Octubre falleció en Cuenca su querido jefe el Comandante Manssevet, a consecuencia de un acceso hepático de origen amebiano contraído en sus andanzas en la Indochina.

A finales de año fue llamado por Federico Malo para que atendiera a su esposa Leticia Andrade Chiriboga gravemente enferma con fiebrepuerperal. Allí conoció a su hermana Mercedes Andrade Chiriboga quien vivía separada de su esposo Ignacio Ordóñez Lazo, en una de las casas de su suegra Hortensia Mata de Ordóñez ubicada en una esquina del parque principal y junto al Capítulo Diocesano y era madre de tres hijos de diez a doce años de edad. Poco después doña Mercedes decidió escapar de Cuenca y a lomo de mula tuvo que dejar su ciudad disfrazada de monja, mientras el Doctor Rivet dio fin a su misión sin que nadie sospechara nada. El matrimonio de ella no había sido dichoso e insistentemente se comentaba que el esposo bebía mucho y hasta la maltrataba. Paul Rivet y Mercedes Andrade Chiriboga viajaron a Francia donde fue designado Asistente en el Museo Nacional de Historia Natural y clasificó el materialrecogido durante seis años en América, dando forma a sus ideas y conclusiones, de tal manera que continuó sus publicaciones con “Industries des chapeaux en Equateur at au Perou” en 1907, “Les indiens Jívaros” en 1907; “Contribution at etude des langues Colorado et Cayapa” en 1907 ; “Essaisur les peuples sud-americains’ en 1908; “La race de Lagoa Santa” en 1908; “Practiques fúneraires des indiens de I’ Equateur “en 1910; “Les langues guaranies du haut Amazone” en 1.910; “Affinités du Miranya” en 1911; “La famille linguistique Peba” en 1911; “A propos de l’origine du mot Perou” en 1911; “Affinites du Tikuma” en 1912; “les families linguistiques du nordouest de 1’ Amerique du sud” en 1912; “Preparations des Tsantsa”, en 1913; “Influences des civilizations amazonienns sur le haut plateau andin” en 1913. Lastimosamente la mayor parte de estos trabajos, los primeros de su larga carrera científica, por haber sido escritos y publicados en francés, pasaron desapercibidos para la opinión del Ecuador y solo se conocieron muchos años después a través de revistas especializadas: la de la U. Central de Quito y de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

EnParishabitóenelboulevarddeSaint Marcel muy cerca de la casa donde vivía su madre y hermanas Suzanne y Madeleine en la calle de Juana de Arco y desde un principio su relación con la dama ecuatoriana fue estable.

En la década de 1910 Rivet, divesificó sus investigaciones a otras áreas de sudamérica y el mundo sin olvidar por eso al Ecuador. Para la Primera Guerra Mundial colaboró en diferentes posiciones administrativas mientras Mercedes desempeñabase como enfermera en las calles de París recogiendo y curando heridos.

Terminado el conflicto volvió a sus labores habituales y aparecieron numerosos trabajos suyos: “Les limites orientales de la familia Chibcha” en 1920; “La familia Betoya ou Tucano” en 1920; “Aires de civilizations, aires linguistiques, aires anthtopologiques en 1921; “Note complementaire sur de métallurgie sud-americaine” en 1923; “Les melano polynésiens et les Australiens en Amerique” en 1924 que causó gran conmoción científica internacional pues expuso por primera ocasión su teoría de que gran parte de la población precolombina en centro y Suramérica provenía de esas áreas del Pacífico; “Languas amercicaines” en 1924; “La Langue arda” en 1924 “Les origines de 1’homme americain en 1925 que contiene una explicación total sobre dicho tema; “Les elements constitutifs de civilisations du nord- ouest et de 1’oust sud americain” en 1925; “Les Malayo- polynesiens en Amerique” en 1926 con nuevos aportes antropológicos; “Le pleupement de L’ Amerique précolombinne” en 1926; “Coutumes funeraries et jeux indiens” en 1927; traducida al español y publicada ese mismo año en el Boletín de la Biblioteca Nacional de Quito por Cristóbal de Gangotena y Jijón; “La músique indienne en Amerique” en 1927; “Relations comerciales précolombinnes entre 1’oceanie et 1’Amerique” en 1928; “Contribution a 1’studes destribus indiennes del 1’orient equatorian” en 1.930; “Apropos de Tsanta”en 1.932 ; “Populatión de la province de Jaen Equateur” en 1934; “Los orígenes del hombre americano” en 1939; obra en la que da forma definitiva a su teoría sobre la migración oceánica a América del Sur, que fuera expuesta por primera vez en 1924 y está considerada como un resúmen de múltiples estudios eruditos ya que expuso principalmente dos teorías, primero que el hombre americano desciende de distintas migraciones partiendo de la más antigua, la asiática del grupo racial mongoloide, que llegó del norte cuando el actual estrecho de Bering que divide Siberia de Alaska estaba congelado y permitía el libre paso de hombres y animales.

Esta primera migración fue la más antigua y siglos más tarde se mezcló con las nuevas migraciones: la australiana y la malayo – polinésicas, consideradas tardías. Segundo, el autoctonismo de las culturas indígenas americanas, pues por su sensibilidad socialista, su oposición al fascismo y a los racismos de cualquier procedencia le colocaron en la posición antropológica de defensa de la humanidad, del progreso, de la evolución y del tránsito de los ordenamientos nacionales hacia un definitivo órden universal, más humano por cierto. Por eso siempre pensó que solo a través de la antropología y la historia se puede conocer los procesos históricos de cada pueblo y sus resultados.

Sin embargo, para el conocimiento científico de nuestra Patria, el mayor aporte de Rivet lo constituye su monumental “Etnographie ancienne del ́Equateur” que comenzó a escribir en 1912 y recién pudo concluír y

publicar diez años después, junto a René Vernaus, Director del Museo Nacional de Historia Natural de Paris, que ha sentado las bases de esta nueva ciencia en Ecuador y desde entonces viene sirviendo al entrenamiento de los etnólogos.

En 1925, con Emile Durkheim y Marcel Mauss, fundó el Instituto de Etnología delaUniversidaddeParisparaunificar los estudios filosóficos, antropológicos y sociológicos de las comunidades primitivas del mundo. En 1926 empezó a dictar clases en el “Museo de Historia Natural”, en 1928 ascendió a Decano del Dpto. de Antropología de dicho Museo y en 1929 fue designado Director del Museo de Etnografía ubicado en el Trocadero.

Desde 1930 acostumbraba visitar el Perú, hizo amistades y fomentó los estudios ayudando a elevar el aprecio que se tenía por las culturas indígenas con Julio C. Tello pues ambos coincidían en numerosos puntos de vista científicos. Durante este período reunió una rica bibliografía científica andina y donó numerosos libros a la Biblioteca Nacional de Lima.

En 1934 creó con Alan y Paul Lagevin el “Comité de Vigilancia de los intelectuales antifascistas”, organización dedicada a luchar contra el movimiento nazi francés, por lo que fuecalificadadecomunistaaunqueen realidad solo era un antirracista y por ende anti nazi. Dedicado a la política y frente a la avalancha de ismos que asolaba el panorama de Europa aspiró en 1935 a ocupar una concejalía del Ayuntamiento de París y triunfante en las elecciones trabajó en favor de su ciudad adoptiva.

En 1936 fundó y dirigió el “Museo del Hombre” en el Palacio de Chaillot de París y publicó en edición facsímil la obra de Felipe Guamán Poma de Ayala conteniendo sus curiosísimas pictografías, cuyo original había sido descubierto en 1909 en la Biblioteca Real de Copenhague.

Rivet ya era considerado un sabio de fama mundial y mantuvo una polémica científica con el Dr. Max Uhle sobre el origen de las culturas andinas. Rivet sostenía el orígen australoide y Uhle el origen maya, después se ha comprobado que el orígen del hombre americano es mucho más complejo y antiguo como para ser explicado en forma tan simple.

En Noviembre de 1939, a los pocos días de iniciada la segunda Guerra Mundial, armó la primera organización de resistencia (funcionó durante algunas semanas en el Palacio de Chaillot) y el primer diario de la clandestinidad con ese nombre, pero no pudiendo permanecer por más tiempo en la zona de ocupación logró salir a España y de allí embarcó a América, viviendo con su esposa en México, Colombia y Perú desde 1941 hasta el 45. En cada país dejaba algo a su paso, en México publicó el 43 “Los orígenes del hombre americano”, en Colombia fundó el Instituto Antropológico en Bogotá. I como había fallecido el esposo de Mercedes pudo contraer matrimonio con ella, formalizándose así la unión de hecho que mantenían desde 1906.

Al finalizar la segunda Guerra Mundial en 1945 y nuevamente en París reinició sus trabajos en el palacio de Chaillot donde recibía a todos los ecuatorianos que visitaban la capital francesa, atendiéndoles como si fueran sus paisanos con singulares muestras de cariñosas deferencias, pues era un caballero modesto, cumplido y jovial como correspondía a su altísima posición intelectual pero al ser elegido diputado por el partido Socialista abandonó su Museo, después ocupó la alcaldía de Paris. En 1946 editó “Metalurgie précolombienne” conteniendo un importante capítulo escrito en los años veinte sobre Metalurgia del platino en la América precolombina,

En 1947 presidió el Congreso Internacional de Americanistas reunido en Paris. En 1950 publicó un pequeño libro llamado “Trois lettres, un message, une adresse” en México, con textos de 1940, en oposición a la política asumida en su Patria por el Mariscal Petain.

En 1951 regresó al Ecuador después de una larguísima ausencia habiendo superado los conflictos emocionales y sociales que motivaron su intempestiva salida de Cuenca cuarenta y cinco años antes. Fué agasajado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana que lo designó Miembro de Honor. La Academia Nacional de Historia lo recibió entre sus miembros, las Universidades Central y de Cuenca le confirieron sendos doctorados Honoris Causa y el gobierno la Gran Cruz de la Orden Nacional al Mérito y la Medalla “Abdón Calderón” por méritos de guerra.

En aquel viaje declaró que el Ecuador era su segunda patria a la que lo ligaban cincuenta años de vida. Era “un viejecito afable, sencillo y bondadoso, de cutis rosado, calvo, de manos ágiles y ojos por demás

expresivos, de pequeña estatura, se movía con cierta rapidez y hablaba un español fuertemente acentuado”.

Ese año dio a la luz “El Racismo frente a la ciencia” y “Costumbres funerarias de los indios del Ecuador”. En 1952 “Affligités du kofan”. En 1954presidió el Congreso Internacional de Americanistas reunido en Sao Paulo. En 1957, en unión de Csetmir Loukotka, editó “Langues de 1’ Amérique de sud et des Antilles” Ese año representó a Francia ante las Naciones Unidas y asistió al período de sesiones celebrado en New York.

En 1957 editó en francés “Les origines de 1 ́ hombre americain” y “Bibliografía del aymará y quechua” en cuatro tomos, ambas publicaciones están consideradas obras maestras en sus géneros.

Desempeñaba la secretaría general de la Sociedad de Americanistas y presidía la Sociedad de Defensa de los Derechos Humanos, se declaraba ateo, humanista y políticamente progresista, vivía con su esposa en un departamento ubicado en el último piso del Museo del Hombre, en la plaza del Trocadero y a pocos pasos de la Torre de Eifel. Era un centro de conversatorios y estudios al más alto nivel, reconocido como un grancientífico mantenía correspondencia con los mayores cerebros del mundo.

A principios de marzo de 1958 sufrió un resfrío que agravó su condición de asmático y falleció el 18 de Abril en Paris de ochenta y un años de edad poseyendo la Medalla de oro de la Sociedad de Geografía de París.

Carlos Manuel Larrea publicó en Quito un hermoso estudio biográfico con el título de “Nota Necrológica” y al conmemorarse el Centenario de su nacimiento en 1976 la Casa de la Cultura Ecuatoriana editó en su homenaje un grueso volúmen con una “Selección de Estudios Científicos y Biográficos”. En 1987 un grupo de artistas cuencanos presididos por el ceramista Eduardo Vega y la crítica Alexandra Kennedy decidieron honrar su nombre con una fundación destinada a la cultura y el desarrollo sostenible a través del arte y la artesanía de la región pues su recuerdo se conserva en el país con veneración.