Ribadeneira Nicanor

Al señor Nicanor Ribadeneira le decían «el Ahorcado Ribadeneira». Este hombre que muy bueno para el juego de la pinta y tenía gran suerte; refieren que una ocasión hizo hervir café quemando billetes; poseía una fuerza poderosa, a la prueba que de un cuesco mató a un pobre chapita, yendo a parar al panóptico, pero como la moneda es la que manda, salió libre. En el salón «LA PALMA! se desafió a duelo con el señor Espinosa, efectuándose el duelo en El Ejido, murió éste y su cadáver fue hallado por el señor Antonio Flores, Presidente de la República, al momento que éste se daba vueltas en la hierba, como era su costumbre.