MORENO ALCIVAR VICTOR

INVESTIGADOR.- Nació en Guayaquil el 17 de Septiembre de 1967 y son sus padres legítimos el Ingeniero Civil Víctor Manuel Moreno Lituma, guayaquileño que trabajó veinte añoscon el Ing. Jorge Nuques Cobo en ingeniería de suelos, profesor de la Facultad de Ingeniería y Director del laboratorio de Mecánica de suelos de la Universidad de Guayaquil y la Abogada penalista Delia Alcívar Escovar natural de Esmeraldas, con oficinas en el edificio El Forum de Guayaquil.

Le trajo al mundo el Dr. Octavio Paladines y es el segundo de una familia compuesta de seis hermanos, vivían en una casa alquilada en Aguirre y Avenida del Ejército propiedad del Lic. Leopoldo León Pizarro, después su madre gestionó la adquisición de una villa en la Ciudadela Las Acacias al sur de la ciudad.

Niñez feliz con vacaciones en casa de su abuela Mariana Escovar Naranjo en Esmeraldas y con su tío el Ingeniero Cayetano Alcívar Escovar con quien compartió viajes al oriente, de suerte que conoció diversas poblaciones desde muy joven.

Estudió la primaria en el International School de la profesora Concepción Romo en el barrio del Centenario y el 82 pasó al Primer año de secundaria en el Colegio Vicente Rocafuerte, pero salió al terminar el cuarto curso porque el rectorado del plantel ordenó una colecta entre los alumnos, que debían entregar S/. 100 cada uno como ayuda voluntaria para la construcción del estadio; pero, al finalizar el año, aparecieron unas cuentas alegres y hubo protestas, de suerte que al siguiente curso la superioridad negó la matrícula a más de cincuenta, acusándoles falsamente de revoltosos. (1) Entonces se cambió al Guillermo Rhode Arosemena de los padres Capuchinos y halló un excelente ambiente, mucho orden y disciplina, profesores competentes y experimentados.

En 1989 logró el bachillerato en la especialidad de Químico Biológicas aunque por falta de una certificación no pudo ingresar a la Facultad de Medicina y se quedó sin matrícula: sin embargo, subsanado el escollo pudo el 90 iniciar la carrera y sus compañerosle eligieron tesorero de la Asociación Escuela. El 95 fundó la Confraternidad de estudiantes Alejo Lascano, consiguió que se impusiera su nombre a la Facultad de Medicina, se interesó por el centenario de la Asociación Escuela y trató de localizar toda información útil tomando los datos de diarios, periódicos, revistas, actas y boletines. Para complementar este trabajo escribió una biografía sucinta de Temístocles Arauz Rojas el primer estudiante en ocupar la presidencia de la Asociación Escuela, resultando un valioso folleto en 69 págs con datos inéditos sobre los primeros cien años de labores. Su lanzamiento constituyó el número cumbre de los festejos y recibió la felicitación del decano.

Ese año pasó Interno en el Hospital Guayaquil, fue electo presidente de la Asociación de Internado y tras varias gestiones con los miembros de la Asociación Nacional de Internos (ANIR) obtuvo el aumento de los sueldos y algunos cambios en convenio que la Asociación de Facultades de Medicina de Ecuador (AFEME) mantiene con el Ministerio de Salud Pública. Entretanto había comenzado una tesis doctoral “Ensayo histórico de la Escuela de Medicina” para lo cual consultó diversas bibliotecas públicas, especialmente la de la Universidad de Guayaquil que conocía porque de pequeño solía acompañar a su padre cuando éste tomaba apuntes para sus clases. El trabajo principió con las biografías de los seis profesores fundadores, todos ellos llegarían a ser considerados médicos ilustres, luego amplió la cobertura y profundizó en los detalles, fue aplaudido por sus profesores y mereció el Premio Universidad de Guayaquil consistente en diploma y en la impresión de la obra. Desde entonces ha venido ampliando el tema hasta formar un libro de 250 págs. que finalmente apareció el 2005 en la imprenta Flores de Tena, provincia del Napo.

El 97 realizó la Medicina rural en el hospital San José ubicado en Taisha, provincia de Morona Santiago, administrado por la misión salesiana

mediante convenio con el Ministerio de Salud Pública. Dentro del hospital instauró un Plan de Salud para combatir el desorden imperante y con la comunidad puso en práctica un Plan de trabajo comunitario. También realizó contactos con los grupos de Promotores de Salud shuaras y ashuaras y en la Asamblea de Médicos Rurales realizada en Sucúa, por su constante interés y solidaridad para con sus colegas fue electo Presidente de la Asociación Nacional de Médicos Rurales ANAMER, lográndose la vacunación contra la fiebre amarilla para los médicos rurales en el oriente.

El 98 trató en el hospital a la Doctora en Medicina y Cirugía Rocío Chicaiza Cuenca, natural de Riobamba, con quien contrajo matrimonio ese año en dicha ciudad. El 99 la Contraloría revisó las cuentas del hospital y al encontrar ciertas incorrecciones dictó unas glosas contra el Director, que para defenderse empezó a recoger firmas entre el personal, pero Víctor se negó pues jamás ha condescendido con la sinverguencería y notando que por esta causa principió un mal ambiente en su contra, prefirió solicitar su traslado y el de su esposa al Jefe de Personal, Angel Velin, quien les dio el pase al Hospital Misereor en Gualaquiza, donde investigó los primeros casos de dengue en la provincia (2) La Dra. Aracely Alava realizó la serología en el Instituto Nacional de Higiene en Guayaquil y ambos trabajos fueron presentados al I Curso Amazónico Internacional de Medicina Tropical, Parasitología, Virología y Ofidiotoxicología celebrado en Agosto en Macas; mas, algunos colegas negaron la existencia de dicha enfermedad en el oriente ecuatoriano y tuvo el Dr. Ramón Lazo Salazar que confirmar los hallazgos en una conferencia radiodifundida a través de las ondas de “La Voz del üpano”. En dicho Curso Víctor presentó dos trabajos más titulados: Cuadro infeccioso en Gualaquiza y el diagnóstico de laboratorio y Contribución para la historia de la medicina alternativa en Ecuador.

El 2000 se trasladó como Médico General del hospital de Tena, comenzó a escribir la “Historia de la pediatría ecuatoriana”, “Crónicas de la fiebre amarilla” y editó la revista “La Publicación”. Además describió once casos de dengue clásico en la ciudad cuya serología fue confirmada por la Dra. Aracely Alava y los Dres. Carlos Mosquera y Javier Vargas del

Instituto Nacional de Higiene en Guayaquil y comenzó una Maestría en Epidemiología en la Universidad de Machala y espera realizar la pasantía en La Habana.

Alto, grueso, trigueño, ojos, pelo y bigotes café, de maneras afables y corteses que denotan su buena predisposición para ayudar al prójimo y su talento de investigador conciente y capaz. Su Historia de la medicina Ecuatoriana le recomienda como investigador profundo y sus nuevos trabajos abrirán huellas a seguir.