MATHEUS PACHECO CARLOS

ENCARGADO DEL PODER EJECUTIVO.-Nació en Guayaquil el 10 de Diciembre de 1840. Hijo legítimo de José Rito Matheus y Vasmezón, comerciante importador y armador de barcos que en Enero de 1842 solicitó con Horacio H. Cox y otros, la creación de un Banco en Guayaquil. En 1850 planeó con el Dr. Pablo Merino y Ramón Benítes arrojar fuera del país a los Generales Urbina y Robles para precaver futuras revoluciones; y de Angela Pacheco de Saavedra, guayaquileños. Recibió la primera educación de su madre en la vieja casa colonial que se quemó para el Incendió Grande el 5 de Octubre de 1896 situada en la esquina de Aguirre y Malecón con frente a la Gobernación. Estudió en el San Vicente del Guayas y en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central de Quito, graduándose en corto tiempo merced a la libertad de estudios decretada por el Presidente Urbina. En 1860 fue enviado por su padre a Europa, aprendió inglés y francés, adquirió la imperturbabilidad inglesa y el sprit francés. De regreso visitó Italia, Grecia, el cercano oriente y el norte del África. Era culto, amaba el baile (1) tenía una conversación llena de expresiones felices que mantenía a sus oyentes extasiados, sobretodo cuando hablaba de los países recorridos. Blanco, sonrosado, nariz aguileña, pelo rubio y liso, ojos grandes y azules, estatura pequeña, manos finas y mesurado en todos sus actos. En 1862 contrajo matrimonio con su prima hermana Concepción García Matheus con larga descendencia en Quito. En 1863 viajó a Quito como Secretario particular de su tío político el Presidente García Moreno. El 65 le acompañó en la aventura naval contra los urbinistas, presenció la toma de los barcos enemigos en Jambelí y el fusilamiento de 27 prisioneros. En 1865 compró en Quito una casa grande y esquinera en la plaza de la independencia y puso en los bajos un almacén de vinos y telas importadas que después pasó a propiedad de su hijo Carlos Matheus y García (2) en sociedad con el francés Louis Gouin. Tuvo otra casa al lado del Beaterio donde falleció su esposa y en sus bajos instaló una moderna Imprenta traída de Europa. En 1869 fue uno de los treinta y seis miembros Administradores de la Caja de Ahorros de Quito designado por sus depositantes, pero no se tienen detalles sobre los resultados, como tampoco sobre las Cajas de Ahorro fundadas en Cuenca y en Guayaquil. En 1878 el Presbítero González Suárez requirió ayuda para la edición del “Estudio Histórico sobre los Cañaris”. Sus anteriores obras habían salido en la Imprenta del Clero de Cuenca, pero esta debía llevar Ilustraciones y se necesitaban dibujantes. Por eso tuvo que viajar a Quito y se valió de Joaquín Pinto – quien dibujó los objetos con admirable fidelidad y los grabó en láminas adecuadas. Matheus facilitó la prensa litográfica para la impresión de las ilustraciones. La edición solamente fue de cien ejemplares, apareció en Septiembre y despertó el gusto de la juventud del Azuay a los estudios arqueológicos, pero fracasó la venta por suscripciones a un sucre el ejemplar porque fueron pocas las personas que demostraron interés por las “cosas de indios” como entonces se llamaba a la arqueología.

En 1883 y por influencia de su amigo Plácido Caamaño salió Diputado por el Guayas, asistió al Congreso y votó por él para que ocupe la presidencia de la República. El 86 fue Director del Banco de Crédito Hipotecario.

El 87 ingresó a la Asociación de Caballero de la Inmaculada pues era un convencido católico aunque ajeno a las luchas que sostenían el Estado y la Iglesia en Europa y que ya habían llegado al Ecuador. Entre 1889 y el 95 ejerció la Senaduría por el Guayas. Por entonces pasaba largas temporadas con su esposa en Guápulo, buscando un mejor clima que el de Quito.

En 1890 vendió la casa grande a Gouin y pasó con los suyos a la Casa propia cercana al beaterio en las calles Benalcázar y Olmedo. Allí su esposa falleció de tuberculosis el 2 de Agosto de 1892 motivándole a fundar el 28 de Mayo 1893 la Sociedad de Beneficencia Olmedo. Poco después viajó a Estados Unidos y de regreso trajo los planos para la construcción de un Hospital.

Ese año fue electo Presidente de la Cámara del Senado y a raíz de que se conociera el negociado de la venta de la bandera comenzaron a insurreccionarse las diferentes regiones del país desestabilizando al régimen. En Quito corrió sangre el miércoles Santo 10 de Abril de 1895 al grito de Viva Ponce, pues los conservadores quisieron tumbar al gobierno de los progresistas. EI Presidente Luis Cordero luchó con el arma al hombro al lado de sus dos hijos y auxiliado por sus leales pudo sofocar la revuelta, pero comprendiendo que por culpa del Gobernador Caamaño en el Guayas se había desprestigiado, renunció el día 15.

El Consejo de Estado le reemplazó al día siguiente con el también progresista Vicepresidente Dr. Vicente Lucio Salazar, que formó su Gabinete de la siguiente manera: Ministro del Interior Dr. Camilo Ponce Ortíz, que se excusó pues al momento de publicarse el Bando hubo gritos en su contra por ser conservador y fue reemplazado por su primo hermano el Dr. Arístides Rivadeneira Ponce, Instrucción Pública Dr. Carlos Pérez Quiñónez, Relaciones Exteriores Rafael Barba Jijón, Hacienda Pedro Ignacio Lizarzaburo, Guerra y Marina José Maria Sarasti.

El 11 de Mayo Salazar convocó a un Congreso Extraordinario y llamó a elecciones presidenciales, pero una parálisis que de algún tiempo atrás le aquejaba, vino a agravarsele repentinamente, al punto de no permitir apersonarse.

Matheus era progresista y había sido el último Presidente de la Cámara del Senado. El 5 de Junio Guayaquil proclamó la revolución liberal.

La noticia se supo al día siguiente en Quito pues ya existía el telégrafo entre ambas poblaciones. El 9 de Junio asumió interinamente el poder, el 10 despidió a la División comandada por el General José María Sarasti que se dirigió a ocupar la plaza de Riobamba, abandonada por los liberales del Coronel Víctor Fiallos que se replegaron a Gatazo, pero los conservadores viendo la situación desesperada, presionaron sobre el valentudinario Salazar y luego sobre Matheus para colocar a un miembro de su partido en el poder. Por ello, solo se sostuvo algunos días más en el poder y terminó por renunciar el 15 de Junio tras una semana en el cargo, ante la presión de los conservadores que habían postulado al Dr. Camilo Ponce Ortiz a la presidencia de la República y necesitaban un encargado incondicional y fue sucedido por Aparicio Rivadeneira Ponce, a quien correspondió hacer frente a la revolución liberal. Matheus se retiró a la vida privada. Tenía por entonces dos propiedades más, una casa en la García Moreno cercana al Instituto Mejía y otra pequeña detrás del palacio arzobispal y vivía cómodamente de sus rentas.

El 15 de Agosto de 1895 se enfrentaron las fuerzas revolucionarias con las del gobierno en Gatazo. El Presidente provisional Aparicio Rivadeneira Ponce conoció la derrota del gobierno y el 16 y se aprestó a huir hacia Tulcán donde esperaba hacerse fuerte para seguir resistiendo. Matheus envió un propio a Vicente Lucio Salazar haciéndole saber que tenía la obligación de retomar el poder, pero éste se encontraba demasiado enfermo para ello. Alfaro entró triunfador en Quito y Matheus salió hacia Guayaquil, donde visitó a los suyos, a quienes no veía en años y de allí emprendió viaje a Europa.

En 1899, tras cuatro años de exilio voluntario, regresó a Quito creyendo que podría vivir en paz, pero en Octubre el Presidente Alfaro sancionó la ley de cultos que arrebató los bienes de las comunidades religiosas y de ciertas instituciones de beneficencia como la Sociedad Olmedo de Quito. Matheus y Fernando Pérez Quiñónez protestaron y Alfaro les confinó a la isla Puna. Allí trató nuevamente a su sobrina Isabel María Yerovi Matheus, joven de solo veinticuatro años de edad con quien casó; pero al subir al buque que los conduciría de luna de miel a Europa en unión de su cuñado y ahora también suegro el Dr. Agustín Yerovi Orejuela, sufrió un atentado criminal de parte del antiguo novio de su esposa, que no se conformaba, salvando milagrosamente la vida aunque con una ligera herida de bala en la pierna. Durante el viaje la recién casada empezó a sentir ciertos achaques y consultado el médico del barco, tras un corto chequeo, este le dijo a Matheus: Señor, su hija está embarazada, causándole doble sorpresa. De este segundo enlace a los sesenta años de edad, nacerán tres hijos.

Entre 1900 y 1904 residió en Guayaquil. Ese último año se trasladó con su nueva familia a Quito y vivieron en la casa de la García Moreno pues la principal seguía habitada por su hijo mayor. Entre 1912 y el 15 vacacionó en Lima. Alquilaba una casa en el centro y para las temporadas de verano un chalet en el Callao.

En 1915 regresó a Guayaquil tras largas ausencia, ocupando su tiempo en vigilar la crianza y educación de sus nuevos hijos. Por las mañanas asistía a las oficinas del Banco Hipotecario pues era miembro del Directorio. Por las tardes realizaba una que otra visita cuando era necesario, nunca dejó de ser uno de los más compuestos y nítidos caballeros de la ciudad.

No era millonario pero tenía más que suficiente para vivir bien pues gozaba de numerosas rentas. Su esposa realizaba diversas actividades en las iglesias, especialmente en la de los jesuitas de San José porque siempre había tenido temperamento religioso.

El 24 de Diciembre de 1921 presidió el Comité que colocó una artística placa de bronce en el sitio donde estuvo la casa en que nació Gabriel García Moreno en Guayaquil y decía: “La Patria agradece al más grande de sus hijos. Este lugar ocupaba la casa en que nació el inmortal magistrado.

Honor de la Nación, Gabriel García Moreno, el 24 de Diciembre de 1821. Inaugurada por el Comité García Moreno de esta ciudad, el 24 de Diciembre de 1921”. Este fue el último acto público de su vida pues acababa de cumplir los ochenta y un años de edad y aunque gozaba de perfecto estado de salud, ya no salía a la calle.

En la madrugada del 24 de Febrero de 1924 su esposa e hija Esperancita se encontraban vestidas para tomar el tren a Quito. Ya la niña estaba con su aya en los bajos y al ir su esposa a despedirse al dormitorio de él, le notó con preocupación que tenía una pequeña tos, que ella confundió con un principio de resfriado.

Entonces decidió quedarse y le dijo “Viejito, no me voy”. El estaba aún en la cama pero se sobresentó y empezó a protestar alegando que no sentía nada; sin embargo, a los pocos minutos falleció sin agonía, posiblemente de un violentísimo infarto, la tos había sido cardiaca. Eran las 4 y 45 minutos de la mañana, aún no amanecía.

Tenía ochenta y cuatro años de edad y siempre había gozado de una salud de hierro. Su antigua fortuna, dividida entre sus dos familias que habitaban en Quito y Guayaquil, quedó disminuida.

Su retrato consta en la Sala de Hombres Ilustres del Museo Municipal de Guayaquil desde 1978.

  1. (1) García Moreno había comentado en cierta ocasión que no comprendía cómo siendo el joven Matheus tan cabal, le gustara el baile y lo hiciera tan bien y con tanto placer. García Moreno tenía sus complejos por haber madurado en la pobreza, como quien dice a fuerza de las circunstancias y se le hacia difícil imaginar que un joven pudiera ser tan natural, es decir, tan normal.
  2. (2) Como curiosa anécdota aún se cuenta en la familia Matheus que años después de haberse formado la sociedad con Gouin, cayó un rayo sobre la casa sin que sucedieran desgracias personales, pero que a la mañana siguiente al revisarse las bodegas del sótano llenas de botellas de vino, se encontró que la mayor parte de ellas se habían destapado por la fuerza de la explosión cósmica, aunque no habían roto. El vino se encontraba regado. Sobre todo, se notó que en los plafónde las lámparas del techo, que eran curvos, había gran acumulación de vino.