Manrique Sabla Francisco.

Sinopsis biográfica del Señor Francisco Manrique Sabla.

El señor Francisco Manrique Sabla nació en Guayaquil, el 29 de Enero de 1903. Sus padres fueron don Ricardo Manrique Jaramillo y doña Rosa Elena Sabla Morales, de quienes recibió los primeros y más virtuosos ejemplos de rectitud.

Huérfano de padre a muy corta edad, con mucho esfuerzo y sacrificio, inició los primeros años de su educación primaria en la Escuela de los Hermanos Cristianos de La Salle, de la que pasó, luego, a la Escuela “Tomás Martínez”, regentada por el reputado Profesor señor José Elías Altamirano. Posteriormente, estudió la Secundaria en el Colegio Nacional Vicente Rocafuerte de Guayaquil.

Concluída su enseñanza escolar, a finales de 1920, llevado por su hermano mayor don J. Ricardo Manrique Sabla, que a la época desempeñaba el delicado cargo de Contador del Banco de Descuento, don Pancho Manrique inició su larga y provechosa carrera bancaria en aquella Institución de Crédito, recién fundada por el respetado banquero guayaquileño señor Carlos Julio Aresemena Tola, ilustre hombre público y caballero de imperecedera memoria.

Posteriormente, el señor Manrique, al cabo de muy pocos meses, formó parte de aquella élite de acreditados jóvenes guayaquileños que laboraron en la más importante Institución Bancaria de la época, el Banco Comercial y Agrícola, dirigida por el ilustre banquero señor Francisco Urvina Jado; institución en la que permaneció hasta el 9 de Julio de 1925 en que fue arbitrariamente ocupada y liquidada por la Dictadura que derrocó al Presidente Gonzalo S. Córdova y sometió a las principales entidades guayaquileñas al más injusto y discriminatorio tratamiento.

Del Banco Comercial y Agrícola pasó a laborar en La Previsora, Banco Nacional de Crédito, que había sido fundada y era dirigida por su Gerente, señor Víctor Emilio Estrada, ilustre ciudadano que se destacó por su talento y capacidad y por su insuperada condición de guayaquileño insigne.

Luego de un corto período en la Sección Bancaria de la Sociedad General, dirigida por don Juan Francisco Marcos y Aguirre, el señor Manrique ingresó en 1930, a prestar sus servicios en el Banco Italiano, entidad bancaria extranjera, subsidiaria de la famosa Banca Nazzionale di Lavoro, en donde, al cabo de muy corto tiempo, debido a su probada capacidad y a sus atributos de bien, fue promovido al cargo de Sub-Gerente, siendo el único ejecutivo de nacionalidad ecuatoriana que llegó a ejercer funciones directivas en la historia de tan prestigiosa y acreditada institución internacional.

En 1939 se inició la Segunda Guerra Europea; y, un año después, convertido el conflicto en conflagración de nivel mundial, el Ecuador, como parte de las naciones occidentales aliadas a Inglaterra, Francia y Estados Unidos, que luchaban contra los países del denominado Eje Roma-Berlín, se sumó a la declaratoria de guerra y dispuso la liquidación legal de todas las empresas y negocios de nacionalidades alemana e italiana que funcionaban en el país.