LÓPEZ PROAÑO EDUARDO

EJECUTIVO.- Nació en Quito el 19 de julio de 1902. Hijo único del Dr. Manuel Amonio López Lascano. Químico y Farmacéutico guayaquileño, fundador de la Droguería internacional ubicada en Luque y Chimborazo, que luego de su muerte fue vendida a los Dres. Holger y Glaeser, y de su cónyuge Mercedes Proaño Baquero, quiteña.

Sus primeros años transcurrieron felices y tranquilos en la casa de los Proaño, situada en la calle Bolívar diagonal a la plaza de San Francisco y estudió la primaria en el Pensionado del Dr. Borja, luego pasó al San Gabriel de los Jesuitas. En 1920 falleció su padre del corazón Ya vivía con los suyos en Guayaquil, en la casa familiar de los López, en General Córdova y P Ycaza. Su madre le puso a trabajar en la hacienda Taura donde existía un astillero, la montaña en explotación y bajos arroceros También fomentó la ganadería, pero en 1928 viajó a los Estados Unidos y siguió estudios en La Universidad de Loyola en New Orleans, en la rama de Economía.

En 1930 conoció al millonario Neus Heslin, quien le nombró su representante para los países sudamericanos del Pacifico. Poco después instaló las oficinas en Malecón y Elizalde y comenzó a importar tela de liencillo, utilizada por la fabricación de saquillos en un telar de Atuntaqui. El negocio fue bien porque no habla competencia. Ese año contrajo matrimonio con Teresa Baquerizo Roca y el 32 construyó una villa de cemento en Chile y Azuay.

En 1937 le ofrecieron la Gerencia de los negocios de Heslin en las islas Filipinas, coincidiendo con el fallecimiento de su suegra y no viajó por acompañar a su suegro, con quien siempre fue muy unido; sin embargo, la crisis mundial hizo que se cerraran los negocios y con el dinero ahorrado adquirió acciones en la compañía formada en 1918 por Rafael Guerrero Martínez, dueña de los terrenos del antiguo hipódromo, que pasó a llamarse “Barrio del Centenario” desde entonces, Asociado a! ingeniero

italiano Francisco Macaferri, llegado a Guayaquil para la construcción del Palacio Municipal, dio gran impulso al barrio, con nuevas y hermosas villas para residencias familiares.

Durante la n Guerra Mundial se conectó con varias casas norteamericanas para hacer trueque de tejidos extranjeros por tagua nacional. El 46 fue designado Consejero Provincial del Guayas y ocupó la Vicepresidencia de esa Corporación, correspondiéndole la Comisión de Penitenciaria. Entonces recibió una invitación a los Estados Unidos y tuvo oportunidad de visitar la célebre prisión de Alcatraz, que le impresionó desfavorablemente por la rigidez de sus normas (un solo color dentro y fuera del edificio, tos presos únicamente podían hablar cuatro veces al año con sus familiares, etc.) y regresó con el ánimo de construir un moderno centro penitenciario en Guayaquil, en reemplazo del vetusto edificio de la cárcel Publica Municipal, antihigiénico, estrecho y en estado deplorable. Una verdadera vergüenza, por eso el nuevo edificio deberla ser una Penitenciaría Modelo en Sudamérica y así lo denominó.(l)

Por esos días logró para la Penitenciaría un impuesto a las exportaciones del banano, pero cuando en 1952 ocupó la Alcaldía de Guayaquil el Dr. Carlos Guevara Moreno, echó mano al dinero guardado, que sumaba aproximadamente treinta millones de sucres, suma grande para aquella época y con el dio inicio a la construcción de las primeras Casas Colectivas que aún existen.

En 1951 habla acompañado a su suegro, el Dr. Alfredo Baquerizo Moreno al Medical Center de New York, donde falleció a consecuencia de una fuerte hemorragia. Entre el 56 fue visitador General de la Administración.

En 1960 ayudó a dictar la Ley sobre Televisión en el Ecuador y pasó a trabajar en la Agencia de Publicidad Norlop de propiedad de su amigo Presley Norton y cuando éste adquirió el primer Canal de Televisión comercial, llamado Canal 4, que había fundado el 60 Joseph Rosembaum, asesoró a la Gerencia y así surgió Telecuatro S.A. afiliado al sistema de Mundivisión.

Al quebrar Cana! 4 el 20 de Octubre de 1973 por deudas al IESS y terminarse la construcción de la Penitenciaria, se retiró de toda actividad, después ocurrió el deceso de su único hijo.

Vivió desde entonces con su esposa y sus nietos en una de las villas que construyó en el Barrio del Centenario, del que fue uno de más importantes propulsores, dedicado a sus libros y recuerdos. Hasta su fallecimiento por vejez el jueves 7 de Julio de 1994 a los 91 años y 11 meses de edad.

De estatura mediana, canela claro, ojos y pelo negro y de vivacidad y fortaleza a toda prueba para llevar adelante sus proyectos. En sus épocas fue uno de los ejecutivos de mayor prestigio en Guayaquil.