IBARBOUROU JUANA

POETISA.-Nació en la población de Melo, Departamento de Cerro Largo, Uruguay, el 8 de Marzo de 1895 y llamó Juana Fernández Morales.

En 1914 contrajo matrimonio con José Ibarbourou y desde entonces empezó a firmar sus poesías con ese nombre en el diario de su pueblonatal, composiciones que le abrieron de inmediato el ancho camino de la fama, pues se hizo conocer en toda América conjuntamente con Gabriela Mistral, Delmira Agustini y Alfonsina Storni, constituyendo el grupo generacional de poetisas americanas de los años 20 al 40, cuyas composiciones recorrían América a través de las voces frescas de numerosas recitadoras como Bertha Singermann.

De su numen son las siguientes colecciones de versos y de prosa poética, a saber: Las Lenguas de Diamante, Raíz Salvaje, La Rosa de los Vientos, Perdida, Azor, Romances del Destino, Elegía, Oro y Tormenta, La pasajera, Loores a Nuestra Señora, Estampas de la Biblia, Chico Carlo,Los Sueños de Natacha (teatro infantil) y El Cántaro Fresco. También fue autora de textos de enseñanza de literatura.

En 1929 sus compatriotas le tributaron un apoteósico homenaje en el Palacio Legislativo de Montevideo y fue aclamada “Juana de América”.

Caracterizada por su acción cultural fue presidenta en 1950 de la Sociedad Uruguaya de Escritores. Gozó de la amistad y admiración del Dr. José Maria Velasco Ibarra quien le hizo fijar una modesta pensión mensual del gobierno del Ecuador, que se pagaba a través de la Embajada en elUruguay. Falleció en Montevideo el l5 de Julio de 1979, de 84 años de edad.

// Vida Garfio. (Fragmento) // Amante, no me lleves, si muero, al camposanto, / a flor de tierra abre mi fosa, junto al riente / alborotodivino de alguna pajarera / o junto a la encantada charla de alguna fuente.

// A flor de tierra, amante. Casi sobre

la tierra / donde el sol me caliente los huesos y mis ojos / alargados en tallos, suban a ver de nuevo / la lámpara salvaje de los ocasosrojos. // Arrójame semillas. Yo quiero que me enraícen / en la greda amarilla de mis huesos menguados, / I por la parda escalera de las raíces vivas / yo subiré a mirarte en los lirios morados! //