ARAUJO CHIRIBOGA JORGE

POETA Y COMPOSITOR.-Nadó en Quito el 27 de Febrero de 1892 por residencia ocasional de sus padres. Hijo legítimo del Coronel Ángel Araujo Ordóñez (Riobamba 1868 – Quito 1916) escritor, poeta, presidente del Concejo Cantonal de Guaranda, Gobernador del Chimborazo, Subsecretario del Ministerio de Gobierno, diputado y senador en varias ocasiones, Ministro del Tribunal de Cuentas en Quito. Su familia editó un folleto titulado “Lágrimas y Recuerdos” en 1917 y Obdulia Chiriboga González, naturales de Riobamba.

El segundo de una familia compuesta de cinco hermanos que crecieron entre Riobamba y Quito y que destacó por su producción poética y su destreza musical. Inició sus estudios en Quito, pasó a Riobamba y entró a la secundaria en el Colegio Maldonado, que dejó por el San Felipe Neri de los jesuitas donde se bachilleró.

Desde pequeño hacía versos en las estampas de primera comunión de sus compañeritos, estimulado por su padre y tíos paternos. Todos le decían El Gato por sus ojos verdes y como tocaba de oído el piano, la guitarra y el bandolín, era sociable y extrovertido, siempre tuvo muchos amigos y lideraba los grupos. A los trece años compuso la primera de sus cincuenta canciones, titulada “Con tus Desengaños”

A finales de 1911 intervino en la campaña constitucional, combatió en Huigra y Naranjito y logró el grado de Teniente. En 1913, al finalizar el tercer año de Derecho, entró al ejército, sería enviado a la provincia de Esmeraldas durante la revolución del General Carlos Concha Torres y actuó del lado del gobierno. Allí compuso una de sus poesías más sentimentales que tituló “Ausencias.” Su padre, que también era poeta, le dedicó la siguiente composición: Carta a mi Hijo. // Hijo de mis amores, cuanto diera / por hacer todos míos tus pesares, / y por verte dichoso recorriera / sobre espinas las selvas y los mares. // Recibí tu misiva, que de Jama / me hace saber que tu salud es buena / que el entusiasmo todo pecho inflama / que la hueste patriota va serena. // I la esperanza que conforta hoy día / de tenerte triunfante entre mis brazos / ya que sin ella tu ausencia mataría / mi pobre corazón hecho pedazos. // Tu madre al cielo implora por tu vida / tus hermanos te lloran con exceso / mas la Patria te mira agradecida / y tu padre bendice tu regreso. //

En 1915 y con el grado de Capitán obtenido en la Campaña, fue Instructor del Colegio Militar Eloy Alfaro de Quito. Por esta época mantuvo un largo compromiso, con dos hijos que terminaría de criar en el hogar que formó años más tarde con la joven actriz y cantante de música nacional Carlota Jaramillo.

En 1919 colaboró en la revista Acuarela fundada por Miguel Ángel León y fue testigo de cómo este gran poeta escribía en papeles cualesquiera y con pequeños lápices, guardando luego cuidadosamente los papeles en los bolsillos de su chaleco.

En 1920 colaboró en la Revista de la Sociedad de Estudios Jurídicos y editó la letra y música de su albazo “Terciopelo Negro, si tú me olvidas” el 22 fue miembro de la Junta de Centenario por la Universidad Central de Quito y actuó como galán joven y director de escena en la obra teatral “Los estudiantes bohemios” compuesta por Carlos Velasco Montesdeoca y estrenada con motivo del centenario de la batalla del Pichincha en el teatro Sucre, sin que se conozca los parlamentos por haber permanecido inédita. Ricardo Descalzi, en su Historia Crítica del teatro ecuatoriano” dice que trata sobre la vida de los estudiantes universitarios de provincia residentes en Quito, con pasajes llenos de gracia por sus situaciones apremiantes.

Ya para entonces se había volcado casi totalmente al arte, escribía versos, componía música. Ese año 2l produjo el texto y la música de los conocidos pasillos “Cuando me miras” y “Ojeras” y actuaba en obras de teatro sin perder esa actividad tan propia de su personalidad social que le llevaba a ser un líder en las reuniones y un chulla de los más conocidos en la capital. Del 23 es su poema “La Tragedia del Gólgota” que le valió el calificativo de poeta rebelde.

El 24 el maestro Rafael Ramos Albuja fundó el “Orfeón Quito”, conjunto teatral de operetas y zarzuelas, con Eva Raquel Echeverría, Maria Victoria Aguilera y otros cantantes y músicos. Otro actor extranjero – Carlos Reboredo – dictó un Curso de Declamación en el Conservatorio Nacional al que asistió Araujo y al crearse la “Compañía Dramática Nacional” formó parte de ella como galán joven ny director de escena.

En Enero del 25 el padre de Jorge enfermó de gravedad y éste organizó una función a beneficio en el teatro Sucre, presentando el sainete cómico “Las Suegras”. Ese año participó en las primeras programaciones de la Radio El Prado de Riobamba. En Mayo del 26 Victoria Aguilera constituyó la “Compañía de Operetas y Zarzuelas” con los mismos componentes del “Orfeón Quito” y con nuevos actores, quienes pusieron en boga obras extranjeras.

En Septiembre Rafael Ramos Albuja formó la “Compañía de Revistas más Variedades” y al poco tiempo, tras una exitosa presentación en Cuenca se dividieron sus miembros. Jorge Araujo y las hermanas Inés y Carlota Jaramillo como primeros actores y cantantes formaron la “Compañía de Comedias y Variedades” con Tita Merizalde y Telmo Vásconez. Parece que fue en esta temporada cuando tomó a su cargo y comenzó a guiar al joven Ernesto Albán Mosquera, decidiendo su carrera por el teatro.

Marina Moncayo y Marco Barahona fundaron a su vez la “Compañía Dramática” y se turnaban semanalmente en el teatro Sucre, dando largas temporadas artísticas y atrayendo enorme público. Finalmente Marco Barahona formó la “Compañía Nacional” estrenando obras europeas y americanas salpicadas de pronto con piezas de autores nacionales.

El 36 apareció su poema “Rebeldía” que le trajo la oposición de los espíritus pacatos que nunca faltan y fue musicalizado al igual que “Amor grande y lejano”, “Almas Gemelas”, “Nunca” y “Tinieblas”.

Mientras tanto se había enamorado de Carlota Jaramillo de solo veinte y dos años de edad cuando él frisaba los cuarenta y siete, por eso soportó la oposición de los familiares de ella que consideraban dichos amores simplemente una locura, de maneras que se atrevió a escribirle Sendas Distintas (cuya letra consta en la biografía de ella en este Diccionario) y Sé mía sin luchar, poema que por su actualidad no ha pasado de moda y dice así // Dame tu cuerpo trémulo de ardores / y en espasmos frenéticos gocemos / del sumun del amor, así podremos / sustituir con placer nuestros dolores. // Hagamos realidad nuestros amores; / es inútil el tiempo que esperemos / sé mía, sin luchar, así sabremos / ver el mundo sin odio ni rencores. // ¿Por qué esperamos más? nos ilumina / el fuego en que se prenden las pasiones / sé mía, sin luchar, es la doctrina / que acrecienta la dicha en las acciones. / Amor con posesión jamás declina / amémonos así, sin restricciones. // Finalmente todo terminó en 1937 con matrimonio en Ibarra

En 1938 fue invitado con su esposa y su hermano Ángel Leonidas Araujo, quien también era compositor, a realizar las primeras grabaciones de discos en el país. Tan importante suceso ocurrió en la Radio El Prado, fundada en Riobamba en 1925 por Carlos Cordovéz Borja. El 42 grabó para el sello Ifesa de Luís Pino Yerovi en Guayaquil. Para entonces había compuesto numerosos pasillos y yaravíes de fama nacional, tales como Adiós, Solo por tu Amor y Morena la Ingratitud, así como Si Tu me olvidas o De Terciopelo Negro, que años más tarde fue utilizado sin su consentimiento como tema musical de fondo en la película francesa “Mourir DAimer”, originando un largo litigio que finalmente ganó su viuda. El 44 editó su poemario “Huerto Olvidado”, al siguiente año instalado en Bogotá ganó el Primer Premio en el concurso literario promovido por la revista “Estampa” con su poema “Sendas de Pesadilla”, editó su libro “Aguafuertes” prologado por Justino Cornejo. La firma disquera RCA Víctor había grabado su pasillo “Ojeras” con el nombre de “Recuerdo Angustioso” atribuyéndolo a los hermanos López. Entonces presentó un formal reclamo y la empresa le propuso grabar doce de sus poemas con música de Francisco Paredes Herrera. La grabación la realizó la cantante Martha de los Ríos en Buenos Aires y fue un éxito.

Entre 1948 y el 51 trabajó como Cajero de los Estancos en Ambato por designación de su amigo el presidente Galo Plaza Lasso. En 1952 fue Director del Panóptico.

Al cumplir los setenta años en 1962 escribió // Sobre los siete plintos de mis catorce lustros / se sostiene mi vida con dignidad serena, / el barro de la carne ha envejecido mucho / mas la luz del espíritu supera esta condena. / Soy igual que a los 20, de hace 50 inviernos; / jamás una palabra con intención de herir; / tomo la vida en broma, será talvez por eso / que hay tantos resentidos en mi largo vivir. // Setenta años ¡Qué lejos¡ me parece la vida / la vida que quisiera, la que antes he vivido / con amigos y mutuo respeto y atención; / hoy ya no tengo amigos, me soportan apenas / como un mal que muy pronto será quietud y olvido / o a lo más un recuerdo… sin ninguna emoción..¡//

De todas sus composiciones la que alcanzó fama internacional fue “De Terciopelo Negro o Si tu me olvidas” nombre que le puso originalmente. Primero se cantó con éxito en el Ecuador y al poco tiempo se conocía en México y los Estados Unidos. La compañía de Estampas Hispanoamericanas y Españolas del coreógrafo argentino Joaquín Pérez Fernández la hizo conocer en Paris, donde electrizó al público como parte de un disco long play con Aires Incásicos o Sortileges de la flaute des Andes. Las compañías disqueras hicieron dinero en repetidas grabaciones con letras en francés y bajo diversos nombres CEtait pour morir o De Volours Noir, creyendo que se trataba de una composición muy antigua, de autor desconocido. En algunos casos la traducción era tan libre que resultaba nueva aunque conservando el airecito quejumbroso y dulzón del tema; sin embargo, el diario France Soir de Paris descubrió que el autor era ecuatoriano y vivía en Quito. Para entonces el cine ya la había utilizado como banda sonora en la película Morir de Amor. El Gato Araujo inició una acción judicial de reclamación de sus derechos, finalmente la Sociedad Editora de Novedades Musicales Internacionales de Paris le hizo justicia, anotando su autoría en los Registros especializados. Honor grande, antes no concedido a ningún compositor ecuatoriano, pero el reclamo económico se volvió tedioso y nada se consiguió.

A los setenta y seis años, sin enfermedad o molestia alguna, se inspiró para escribir una Carta de Ultratumba que dedicó a su adorada esposa. Falleció de un fulminante infarto a las cinco de la mañana del 27 de Febrero de 1970, justamente el día que cumplía setenta y ocho años de edad. Fue alegre y liviano, nunca malintencionado en sus bromas, tuvo talento, espíritu elevado y vivió adorando a su esposa, a quien quiso con ternura.