ANDRADE MORENO RENE

POLITICO. Nació en Guayaquil el 22 de diciembre de 1926 y fueron sus padres legítimos Alfonso Andrade Andrade (1897 1964) de ideas liberales radicales, participó a favor de la revolución de Concha en diversos combates realizados en Esmeraldas en 1914, en uno de ellos fue herido de bala en el homóplato izquierdo y curado por un peluquero pasó a convalecer a Guayaquil, donde trabajó como redactor de “El Telégrafo” por varios años. El 23 casó con Hortensia Moreno Andino, ambateña guapa, llegada a Guayaquil poco tiempo antes, viuda de Luis Aurelio Mantilla Palacios, con tres hijos. El 26 colaboró para la revista “Savia” de José Maria Aspiazu Valdés donde escribían Luís Gerardo Gallegos, José de la Cuadra, Miguel Augusto Egas (Hugo Mayo ) José Antonio Falconí Villagómez y presentó a sus primos Raúl y Carlos Andrade Moscoso ( Kanela ) El 35 entró de Fiscalizador de Rentas y llevó a los suyos a Quito inculcándoles la sana rebeldía democrática de los Andrade, familia donde el patriotismo, el talento y el honor es constante. Tuvo vida sacrificada en honorable pobreza a través de una larga carrera administrativa que concluyó con su jubilación en 1962. Dos años después falleció de cáncer a los bronquios por fumar.

René fue el segundo de la familia y nació en una casa situada en Diez de Agosto y García Avilés, luego pasaron a otra alquilada a los Reina Drouet en Chimborazo y Francisco Marcos. Un señor Martínez le enseñó las primeras letras en Guayaquil y desde 1935 cursó la primaria en el Centro Escolar Eloy Alfaro de Quito y alquilaban en la plazoleta de San Marcos hasta que su padre adquirió una vivienda en la Belisario Quevedo donde aprendió a jugar ajedrez con su vecino Galo Leoro Franco. En 1942 empezó la secundaria en el Mejía, cambió la enseñanza de inglés por francés, pero abandonó los estudios por los idiomas. Entonces su padre lo llevó al Abraham Lincoln bajo el rectorado del Dr. Verdesoto Salgado, tuvo excelentes maestros como Gonzalo Rubio Orbe, Lígdano Cháves, Hipólito Yepes, Julio Tobar Baquero, etc. A finales del 45 entró de Amanuense a la Jefatura de Ingresos y cuando el 30 de Marzo del 46 el Presidente Velasco Ibarra declaró su dictadura civil, protestó en las calles, fue cancelado y detenido pero solo estuvo tres días preso por ser menor de edad.

En plan de aventurero viajó a Guayaquil e instalado en la pensión de Blanca Lafronte Moscoso en Mendiburo y Panamá, fue empleado temporal donde Vignolo a órdenes del Contador Mórtola y terminadas las vacaciones volvió a Quito. El 47 regresó a Guayaquil, entró como corrector de pruebas al diario El Telégrafo con un sueldo muy bajo que a duras penas le alcanzaba para vivir, y dada la enfermedad de su madre, que falleció el 49, regresó a Quito.

Allí vivió una etapa matizada con lecturas en la biblioteca Municipal pues desde la edad escolar había amistado con los directores Enrique Terán Vaca, Jorge Icaza Coronel y Eliécer Enríquez Bermeo, y empezó a enviar artículos al periódico “El Día” de Ricardo Jaramillo y a “La Tierra” de propiedad del Partido Socialista. Después se haría de numerosos lectores en “El Sol” de Benjamín Carrón.

Era un escritor joven, intelectualizado, libre, rebelde, bohemio, tenía un estilo fácil, agradable y como ajedrecista ganó el torneo de primera categoría que se jugó en el Club Alfil de Dama ubicado cerca de San Agustín, superando a Alfredo Blum Flor, a Jacobo Witt y a Félix Crow que ocuparon los puestos siguientes.

El 52 fue secretario de la candidatura presidencial de Eduardo Salazar Gómez, quien renunció días antes de realizarse las elecciones tras recibir una pedrada en la frente al ingresar a Tulcán. Después de la victoria velasquista, fue molestado y tuvo que viajar a Guayaquil, empezó a asistir al Círculo de Ajedrez que funcionaba en un edificio antiguo y de madera con frente a la plaza San Francisco, compitió en el Campeonato Nacional de Ajedrez que se llevó a cabo en el Yacht Club y dio la sorpresa al ganar al triunfador del certamen, el alemán Bruno Moritz, propietario de la Librería Científica, segundo quedó el Dr. José Sierra Jaramillo, las siguientes posiciones fueron ocupadas por el Ing. Santiago U. Morales, Francisco Aguirre Vélez, Eduardo Arias Michi y por René, mientras tanto era corrector de pruebas. El 53 mantuvo una muy leída columna ajedrecística y con Rafael Pacheco y Hugo Larrea Benalcázar sacaron tres números de la revista “Ahora”. El 55 como corresponsal de “La Nación” escribió diez artículos sobre la caída de Perón. El 56 fue activista en la campaña presidencial del Dr. Raúl Clemente Huerta, candidato del Frente Democrático Nacional.

Entre el 56 y el 57 representó los negocios de Carlos Garaycoa Peña en Machala, alquilaba los bajos de la casa de Matilde Hidalgo de Procel frente al parque central, fue una época exitosa, viajó hasta el Callao, vendió muchas cocinas Acme, máquinas de coser Singer, de escribir Burrought, radios Cenit en pleno boom bananero y en el Club El Trébol de Zaruma dio una simultánea de ajedrez en dos tableros a ciegas y ganó en ambos a los hermanos Gallardo Añazco de Piñas.

El 58 pasó con su familia en Quito. A principios del 59 regresó a Guayaquil, instaló un negocio de filatelia y numismática y amistó con el historiador Clodoveo González, que tenía su negocio de fotografía en la plaza de San Francisco. El aciago 3 de Junio, tras la matanza de estudiantes guayaquileños, estuvo entre los fundadores de la “Unión de Juventudes Revolucionarias Ecuatorianas” URJE y fue designado Coordinador Nacional. Viajó por todo el territorio nacional, cayó varias veces preso y el 60 fue miembro del staf electoral del candidato presidencial Dr. Antonio Parra Velasco. Sesionaban en una casa de madera situada en Pedro Moncayo y Vélez propiedad de Juan Manuel Uraga Parra. En Julio asistió a la Convención Nacional de URJE celebrada en Quito, que eligió Presidente a Jaime Galarza Zavala, Vicepresidente a Edison Carrera Cazar, Tesorero a Marco Alvarez Fiallos y continuó de Coordinador General. Los Vocales fueron Mario Vera Arrata, Lenín Bohorquez, Katty Romo Leroux. El 60 fue secretario de Clodoveo González quien iba a patentar su método musical en Europa, pero al comentar con René la biografía de Juan Montalvo por Oscar Efren Reyes, decidió quedarse para escribir una refutación. Fueron 45 días de trabajo intenso, visitaron diversas bibliotecas y la Casa de Montalvo en Ambato. René corregía los borradores y pasaba en limpio los originales que salieron demorados en la Editorial Atahualpa de Quito bajo el título de “San Juan Montalvo”.

Después trabajó como contratista de obras municipales y ayudaba al Secretario del tribunal de Menores a llevar las cuentas, los sábados de tarde mantenía un programa literario en Radio Atalaya y vendía la publicidad. Durante la invasión a bahía de Cochinos los urjistas colocaron mesas en el centro de la ciudad solicitando voluntarios para viajar a Cuba en calidad de combatientes, médicos y enfermeras. Pronto hubo más de un millar inscritos, pero el asunto terminó en 48 horas y los voluntarios se quedaron sin viajar. En esa época fue perseguido y apresado varias veces cuando el gobierno de Carlos Julio Arosemena Monroy se dejó imponer la ruptura de relaciones con Cuba.

Instalada la dictadura de la Junta Militar de Gobierno el 11 de Julio del 63, esa noche tuvo que esconderse en casa del Econ. Luis Guzmán Vanegas pero hasta allí lo fueron a apresar. Enrique Medina Veintimilla, que había jugado el papel de doble agente, pues era de URJE. y de la CIA. entregó a René Mauge y a Alfredo Vera. Estuvo preso en el Cuartel Modelo hasta diciembre que lo soltaron dada su poca peligrosidad, pero al volver al departamento que alquilaba en Riobamba y Urdaneta constató que la policía había destruido su biblioteca por contener literatura comunista, según le dijeron. Entonces viajó a Quito pues estaba prácticamente en la miseria.

A principios del 64 entró a trabajar como ayudante de secretaría en la Caja del Seguro donde realizó una brillante carrera administrativa y tras 25 años de labores continuas se jubiló en 1989 como Instructor del Centro de Capacitación. En agosto del 64 se había realizado el Campeonato de Ajedrez en Esmeraldas que ganó Olavo Yepes, segundo quedó Napoleón Garcés León, tercero Trosky Yépes y cuarto René. En octubre estuvo entre los seleccionados nacionales para viajar al Campeonato Mundial de Ajedrez pero la grave enfermedad de su padre, que falleció en Diciembre, se lo impidió. Paul Klein viajó con la delegación en calidad de Juez Internacional.

El 65 casó con Rosa Ferrando Beltran natural de Ventanas, tuvieron dos hijos, pero ella falleció el 68. El 70 casó con Elisa Santander Santander, con dos hijos. El 71 editó “Rectificaciones Históricas” primero de sus libros, demostrando versación en diversos temas nacionales. El 72 adquirió una villa dúplex en la Ciudadela Rumiñahuy con hipoteca al IESS. El 75 apareció su poemario “Recordando mis días” con 30 poemas autobiográficos. Entre los 70 y los 90 realizó viajes a Colombia, colaboró esporádicamente en los diarios “El Comercio” y “La Hora” de Quito y se dedicó casi por entero a la educación de sus cuatro hijos, a quienes ha formado bien, al punto que todos han logrado títulos universitarios. Su esposa se graduó de Abogada e instaló estudio profesional.

Entre el 93 y el 94 entregó su valioso archivo inconográfico para la edición de la Autobiografía de su tío Roberto Andrade en dos tomos, cuyas pruebas corrigió. La obra apareció entre el 94 y el 95 y fue un éxito de librería.

El 95 se opuso tenazmente a la malhadada “Ley de Libertad Educativa de las familias en el Ecuador” que fue declarada inconstitucional por el Tribunal de Garantías Constitucionales, resolución revocada por la tristemente célebre Sala de Garantías Constitucionales de la Corte Suprema que hizo lo que le dio la gana. En protesta por este abuso renunció la Ministra de Educación Dra. Rosalía Arteaga; mas, la mencionada ley, que destruía el sistema laico del país, no pudo ser puesta en práctica por la resistencia del profesorado del país que se opuso decididamente a tanto fanatismo; sin embargo, como no ha sido revocada, allí está amenazante como la espada de Damocles, sobre la conciencia liberal del país. El 2001, por fin dio termino y salió a la luz “A Dios rogando y con el mazo dando” en 238 págs., libro ensayo de connotaciones filosóficas y religiosas, refutando dos mil años de sofismas y dogmas constantes en el catolicismo y en las diversas sectas cristianas. Esta fue su respuesta a la dichosa Ley de Libertad religiosa.

El 2006 editó los pormenores de la polémica periodística llevada a cabo entre 1959 y el 63 sobre el monumento a García Moreno en Guayaquil, en 552 págs. Falleció el día 10 de octubre del 2014 de setenta y siete años de edad.

Delgado, blanquísimo, más bien bajo, pelo y ojos café, barba blanca. Menudo y delgadito, ágil y de temperamento nervioso, ha trajinado por la izquierda ecuatoriana sin renuncias ni declinaciones y por eso es un ejemplo de civismo democrático.