456. El Mago Jefa (El Venerable)

Aunque Jorge Elías Francisco Adoum (Libano 1.897 – Brasil 1.958) fue un prolífico escritor no se conoce ningún currículo suyo. Su infancia debe haber sido difícil pues la ocupación turca revistió extrema crueldad en lascomunidades cristianas maronitas del medio Oriente.

Durante la guerra del 14 se unió al emir Faisal de Siria como su secretario luchando por la independencia de su país, una frase inoportuna suya había cambiado su vida y tal vez la de su país, agregando: «El emir me invitó a volver con él cuando me ubicó aquí, pero ya era demasiado tarde».

Hacia 1.916 abandonó Líbano y ningún conocido volvió a saber de él. Vivió en Francia y debió estudiar medicina ya que desde su infancia tenía gran facilidad para provocar sanaciones milagrosas con la simple imposición de manos.  El 24 arribó a Guayaquil practicando medicina naturista, magnetismo, hipnotismo y sugestión, pero con su salud quebrantada, por eso los médicos le recomendaron que viva en Ambato donde casualmente se enteró por un paisano que acababa de enviudar en Machala Juana Aud Barciona, se escribieron y terminaron casados por poder. Con ella procreó sus cinco vástagos.

Inicialmente trató de sobrevivir con el comercio, pero descubrió que no tenía aptitud para esa rama y a fin de combatir el tedio aprendió a tocar música clásica en violín, tradujo y publicó «Las Alas Rotas» de Khalil Gibrán, dando a conocer por primera vez en Ecuador a este renombrado poeta así como «La Moderna Eva» de Nicolás Haddad, otro notable escritor libanés.

En 1.935 se mudó con su familia a la capital y adquirió una pequeña casa en la Diez de Agosto y Dieciocho de Septiembre. Allí, con mejores elementos culturales pudo desarrollar su capacidad y publicó una revista teosófica llamada «Yo Soy», cuya circulación se producía en el exterior. El 36 curó al Jefe Supremo Federico Páez Lemus de asma y éste le preguntó ¿Qué desea Doctor? Pídame lo que quiera. Deme la autorización para ejercer libremente en Quito…I pudo instalar un pequeño consultorio en el pasaje Miranda.

Entre las importantes curas que realizó está la de una señora llamada María de León, quien sufrió por años de terribles ataques de asma. Adoum le dio un tratamiento de hipnosis y prescribió que a las cinco de la mañana camine sin zapatos sobre el césped de El Ejido. Al cabo de pocos meses dejó de tener sus ataques pues se benefició de los rayos cósmicos lunares que se depositan de noche y son absorbidos por el sol de la mañana.

Estos tratamientos y los éxitos que alcanzaba con la hipnosis, la imposición de manos, etc. le granjearon fama de santón, sus más humildes pacientes cuando lo veían en la calle se le arrodillaban, otros le besaban las manos en señal de agradecimiento.

Hacia 1.940 publicó en Quito su primer libro: «Poderes,» empleando el seudónimo de «Mago JEFA», que identificó su producción literaria posterior y consiste en las iniciales de su nombre, más la del nombre de pila de su padre según la usanza de los árabes. J por José, E por Elías, F por Francisco y A por Adoum. JEFA. La obra despertó un gran interés en Latinoamérica y escasa atención en Ecuador. A éste siguieron «Las Llaves del Reino Interno» (1.941) «Adonay» (1.942) «La Zarza de Horeb» (1.943) y «Revivir lo Vivido» editado en 1.945 como la última suya cuya primera impresión aparecida en Quito.

En 1943 se independizó el Líbano y Adoum fundó y presidió en Quito el Centro Cultural Árabe» cuyo órgano de publicidad fue la revista «Oasis» a fin de fortalecer la identidad libanesa y lograr el reconocimiento de los grupos sociales del país. El 45 era una figura conocida en el continente sudamericano por sus obras herméticas y esotéricas y recibió una invitación para dictar conferencias en Santiago de Chile. Allí apareció «El Pueblo de las Mil y Una Noches» (1.946) 

Siguió a la Argentina donde encontró amplísimos horizontes, y su vida fue desde entonces llena de satisfacciones personales en el campo espiritual y la admiración que sus discípulos tenían por él rebasaba toda ponderación. La generosidad de éstos hizo que las estrecheces económicas que sufrió en Ecuador se superaran sin esfuerzo en giras entre Argentina y Brasil. El 50, decidió establecerse en Río de Janeiro, pero visitaba otros países. La venta de sus obras se multiplicó y continúan siendo éxitos de librerías en América Latina pues la Editorial Kier de Buenos Aires publicó una colección de cuarenta y un títulos traducidos al portugués y a otros idiomas.

En vida suya se constituyó en Brasil la «Camissáo Divulgadora das Obras do Dr. Adoum», cuya sede está en Santos Dumont, estado de Minas Gerais y se ocupa principalmente de la difusión de las enseñanzas y escritos de quien ha sido considerado un maestro en ese tipo de investigaciones.

El 53 murió su esposa en Quito. El 4 de mayo de 1.958 falleció EL MAGO JEFA en Río de Janeiro a causa de un derrame cerebral y cumpliendo su voluntad está enterrado en la ciudad de Petrópolis, Brasil, donde le recuerdan como «JEFA EL VENERABLE».

Su vida fue una desgarrada búsqueda por lograr su vocación que al final encontró y abrazó totalmente. Sus casi cien libros tratan de las fuerzas interiores que, sin conocer de poseerlas, tiene el hombre. Varias de sus obras descubren significados ocultos en las escrituras sagradas de todas las religiones, particularmente del cristianismo.   Podía magnetizar e hipnotizar a voluntad. Como inocente pasatiempo solía practicar la lectura de la suerte a través de la ceniza de los cigarros y los conchos de las tazas de café, técnicas muy antiguas en el Oriente. Es autor de los nueve libros iniciáticos de la Masonería Universal.