VILLAR, Paco


A partir de publicaciones en torno a la Historia de la Escuela de Teatro de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas, se nos subió la nostalgia, que nos permitió recordar, investigar, unir datos que, al parecer, corresponden a la prehistoria del teatro en la localidad. Por culpa de la cómoda sonrisa de Paco Villar, no quedan mayores informes de su fecunda y entusiasta labor en este campo artístico.
De aquella Escuela, donde se matricularon muchos de quienes seis años más tarde formarían «Agora», Paco Villar fue el iniciador… Con la colaboración de Luis Martínez en la Cátedra de Historia del Teatro; entre los enamorados de las tablas matriculados a aquella inicial (1952), recordamos a Estela Alvarez, André Valverde, Santiago Abalte, Fernando Cazón, Alfredo Vera, Humberto Moré, Hugo Salazar, Gastón Chiriboga, Luis Lupino, Carmita Villacís, Gerard Raad, Raymond Raad, Ramón Arias, un exalcalde cuyo nombre se me escapa… En ese clima de matasiete, propio de los planes piloto y con elemento así de virginal esperanzamiento, Paco Villar puso piezas de Chejov, Casona, O’Neil… No solamente la gratitud y el afecto comprenden que esta constelación de valores, que después resplandecieron en diversos cultivos intelectuales y estéticos, constituía la floración de aquella época, de cuando Paco Villar creó y dirigió el Grupo Teatral Estudiantil (1944-46), y con el alumnado de los colegios «Guayaquil» y «Vicente Rocafuerte»… Jorge Salvatierra, Raúl Campos, Pilar Estarellas, Pichusa Urrufia, Martha Alvares, Luis Martínez Moreno… Obras?… Lázaro, de Aguilera Malta: Casa de Muñecas, de Ibsen; Las Delicias del Hogar, Hennequin.
«Días van, días vienen», decimos los canos. 1953: Paco viajó al exterior, Luis Martínez Moreno (Zalacaín actualmente) retoma los pasos del iniciador y forma el Grupo Horizonte, de artistas y escritores. Nuevamente Estela, Cazón, Cachito Vera, Moré, Gastón Chiriboga, Hugo Salazar, Elsie Villar. Así el público pudo apreciar: De O’Neil, Aceite, Antes del Desayuno, Donde está marcada la cruz; de Casona, Mancebo que casó con mujer brava; Chejov: Canto del cisne, Demetrio Aguilera Malta: Dientes blancos.
1957: Paco Villar y Ezequiel González Mas crean el Teatro Universitario.
1958: Nueva etapa. Miguel Macié dirige el Teatro Círculo; con Manola. Garcés, Estela Alvarez, Luis – Arreaga, Alfonso Chiriboga (también inolvidable), Elsie Villar, Rosa Enma León, David Ledesma, Cecill Villar (que viene del grupo de Teatro Moderno (Quito), dirigido por Karl Lowenbert). Obras: Esquina Peligrosa, Presley, Otelo… Y en el mismo 58 se crea el Teatro Universitario con el nombre sugerido por Pipo Martínez Queirolo: «Agora», Paco Villar y Billy de Albán dirigen; Toty Rodríguez (a quien reclamamos su abandono del canto, de su bella voz de contralto), Magdalena Macías (¡terrible!), Ramón Arias, M. A. Albornoz, Gerard Raad, Raymond Raad, Pipe Martínez, Jorge Palacios… Nelly Benítez. Obras como Libre de Tenessy Williams. El Apolo, de Bellac de Girardeau. La versión de Browing de Rattigan; La llave en él desván, Casona. Entremeses de Cervantes, Réquiem por la lluvia de Martínez Queirolo. Giras a varias ciudades del país. Un Festival de Teatro en Quito.
En 1960 Emilio Díaz dirige El Baile, Edgard Nevile, con escenografía de G. Jiménez y actuación de Ana Julia Rugel, Ramón Arias y Jorge Palacios.
Resumen escueto de lo ocurrido en el teatro guayaquileño antes de 1952, y de este año en adelante sobre la creación de la Primera Escuela de Teatro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas.
Y manera de remitir aunque sea tardíos agradecimientos a la insistencia de Paco Villar por nuestro Teatro, y a la asistencia y colaboración de Luis Martínez Moreno.