Villamar Alejandro

En 1732 se registra en Guayaquil de cirujano ROMANCISTA, el cabildo lo acepta por no haber otro, siendo solamente un práctico, o sea, un cirujano sin título ni toga que no sabía latín.