Vargas Arevalo Jose Maria

Nació en Chordeleg el 9 de Nov. de 1912, Cantón Gualaceo, H.L. de Luis Vargas Jara, agricultor y de Dolores Arévalo Marín, ambos de Chordeleg.
Estudió en la escuela de los Hermanos Cristianos en Chordeleg, donde también recibió contabilidad. En 1917 pasó a Quito a seguir estudios de secundaria en el Colegio de San Luis Beltrán, de los padres dominicanos. El año 21 vistió el hábito y prosiguió la carrera con estudios de Filosofía y Teología. En diciembre del 28 se ordenó de sacerdote. Como estudiante recibía la pensión mensual de sus padres, por conducto de José Gabriel Navarro, cuya hermana Victoria Navarro, era dominicana terciaria y dirigía el Hospital de Gualaceo y lo había recomendado, se especializó en cuestiones de arte. El 60 Luis Ponce Entíquez le encargó que escribiera la historia del Arte para la Biblioteca Mínima y Navarro criticó varios de esos capítulos.
Cuando era corista, Jijón Caamaño se ocultó en el convento y se hicieron amigos. Los padres José Maria Baca Lazo e Inocencio Jácome me nombraron en 1929 director de los Coristas y me entró la preocupación de presentar un modelo de formación espiritual a los jóvenes, por lo que se me permitió abrir los cajones que contenían el Cedulario Vacas Galindo y escribí la vida del Padre Bedón, que publiqué enseguida. La Academia de la Historia me aceptó enseguida en su seno y entré con la biografía de Fray Domingo de Santo Tomás, autor de la primera gramática quechua que se conoce.
En 1962 realicé el Índice total de la Colección Vacas Galindo que pasa de los 150 tomos empastados en España. El Índice se publicó en el Instituto Panamericano de Geografía e Historia con sede en México.
Fui prior del Convento en 1941, tocandome celebrar el IV Centenario de la Fundación del Convento.
El Cedulario se compone de: 1) Las copias o Probanzas de Conquistadores.- 2) El Cedulario propiamente dicho, que contiene las leyes.- 3) Los Documentos sobre la Iglesia y 4) Los Documentos civiles de la Real Audiencia.-
La parte tercera fue tomada de los archivos de la Curia Generalicia en Roma por el propio Fray Enrique Vacas Galindo.
Quienes influyeron poderosamente sobre mí, en mi etapa de niñez, fueron el Canónigo Nicanor Aguilar, amigo de la casa de mis padres. Los padres dominicanos de Cuenca Ceslao Moreno y Antonino Alarcón, que pasó a Guayaquil donde construyó el actual templo y se inmortalizó. Un óleo de él se exhibe en esa iglesia. También influyó la Madre Victoria Navarro.-