TOLA Y AVILES: Luis de


DE TENIENTE DE NAVÍO A OBISPO AUXILIAR DE LA DIÓCESIS Biografía de Luis de Tola y Avilés
Nació el 25 de marzo de 1811 en Guayaquil en el respetado hogar de Don Ángel de Tola y Salcedo y doña Catalina de Avilés y Carbo.
Nos indica su pariente e historiadora doña María Lola Castro Tola que probablemente su nacimiento se efectuó en la casa solariega de los Tola ubicada en la esquina N.O. de las calles de la Orilla (actual Malecón Simón Bolívar) y calle de La Merced (actualmente Víctor Manuel Rendón).
Fue su abuelo el capitán español don Luis de Tola y Fernández, natural de Toro. en España, y su abuela doña Gerónima Micaela Salcedo y Rodríguez Plaza.
Su padre don Ángel de Tola y Salcedo perteneció al Cabildo de Guayaquil, figuró entre los Próceres de la Independencia y revisando las Actas de la Convención reunida en Ambato en 1835, consta como Diputado por Guayaquil y firmante de la nueva Constitución expedida en ese año, en la cual también se eligió Presidente Constitucional a Vicente Rocafuerte, teniendo muchos nexos con el mismo, razón por la cual el Presidente Rocafuerte nombró su Edecán a Luis de Tola.
La misma señorita Castro Tola nos suministra muchos datos acerca de la primera Escuela Naval: “El Libertador Bolívar había accedido al pedido hecho por el Almirante Juan Illingworth, tendiente a fundar una Escuela Náutica en esta ciudad, y el Libertador en vista de la importancia de esta petición había dado todas las órdenes para la realización del proyecto”.
El Illingworth había sido Intendente del Departamento y el Capitán de Navío Tomás Carlos Wright se había hecho cargo de la Comandancia del Apostadero, y es entonces cuando se lleva a cabo la instalación de la Escuela Naval, que se inaugura el 9 de Octubre de 1822 a dos años justos de haber proclamado Guayaquil su independencia y luego de haber sido anexada a la Gran Colombia.
“Se funda provisionalmente en un local de la Casa de Gobierno, contiguo al que ocupaba la Capitanía del Puerto a cargo del Coronel Manuel de Luzarraga, vinculado a las esferas marítimas.
Ingresa, pues, Luis de Tola a la Escuela Naval; sólo cuenta con once años de edad. Piensa que tiene un brillante porvenir, pues en la Armada Británica, la mejor del mundo, a la cual se trata de seguir, ingresan sus Guardiamarinas entre los 8 y 10 años de edad”.
Concurre al sitio del Callao embarcado en la escuadra unida del Almirante Illingworth, sitio que termina en enero de 1820 Algún historiador nos relata que en ese as dio estuvimos representados por el Bergantín Chimborazo, construido en nuestros astilleros, la Goleta Guayaquileña y la Corbeta Pichincha, y que por las tardes los adolescentes guardiamarinas, entre los cuales se hallaba Tola, acostumbraban ir en bote atacar -dizque la fortaleza del Callao, sin darse cuenta del peligro que corrían. Pero en esa época caballeresca – dicen- que Rodil el defensor del Callao ordenó que no disparen “contra esos jóvenes cadetes, por su inexperiencia”. Gesto agradecido por Illingworth, quien ordenó severamente no repetir ese juego.
También se embarca Tola en la expedición naval Libertadora que el mismo Almirante lleva a Cuba, que no alcanza a llegar a su objetivo, por motivos de política internacional.
“En 1828, cuando el Perú rompe las hostilidades con Colombia bloqueando el Golfo de Guayaquil, Intendente de la plaza Almirante Illingworth, envía al Capitán de Navio Wright a pedir explicaciones al Comandante de la corbeta peruana “Libertad” quien por el contrario empeña combate con la nave gran colombiana en Malpelo. En anterior artículo he transcrito el parte de Wright reseñando la victoria obtenida”. Allí están dice la Srta. Castro – Luis de Tola junto con su hermano Agustín de Tola (otro alumno de la Escuela Naval que faltaba en la lista), Menéndez, José María Urvina, Francisco Robles, José Ignacio Gómez, Francisco Calderón y otros.”
Indica también la mencionada historiadora que terminada la primera Escuela Naval – Tola siente que se terminan sus sueños de gloria en la Marina y sin titubear un instante, ingresa al Ejército en calidad de Artillero…
Completa brillante hoja de servicios y es ascendido a Capitán, en cuyo rango es designado Edecán del Presidente Rocafuerte.
Debe haber estado poco tiempo en este cargo, porque el 2 de marzo de 1839 a los 28 años de edad, recibe la tonsura y las cuatro órdenes menores de manos del LImo. Dr. Francisco Xavier de Garaicoa y Llaguno, primer Obispo de Guayaquil, acto. que realizó “después de detenida y madura deliberación, consultando de antemano el asunto con Dios y con hombres sabios y prudentes”. El mismo Obispo, el 10 del mismo mes le confiere la sagrada Orden del Subdiaconado, el 17 la del Diaconado y el 22 de marzo la del Presbiterado”. Inmediatamente Obispo Garaicoa, teniendo que realizar la Visita Pastoral le encarga el gobierno de la Diócesis. En la misma época es nombrado. Fue canónigo, pero se resiste y quiere ser solamente Sacristán Mayor y Maestro de Ceremonias de la S. I. Catedral.