Salvador Daniel.

Miembros de la Junta o Asamblea que designó Pres. Interino a García Moreno

2) En Enero de 1869 el Presidente de la Asamblea, Rafael Carvajal, El Secretario Nicolás García, Gral. Julio Sáenz, Crnel. Francisco J. Salazar, Timoleón Flores, Crnel. Daniel Salvador, Pablo Herrera, Crnel. José A. Polanco, Pablo Bustamante, Pablo Villacís, Manuel Polanco, Manuel Pallares, Eusebio Conde, Juan Maldonado, Benjamín Chiriboga. José M. Echanique, José M. Peñaherrera, Antonio Rivadeneira, Francisco Espinosa, Justiniano Estupiñán, José M. Calisto, Mariano Calisto, José M. Guerrero, José A. Correa, Manuel Avilés, Manuel León Echerri, Francisco Antonio Arboleda, Luis Pólit, José M. Cevallos, Reverendo Joaquín Ariza, Miguel Dalgo, Rafael Salvador, José M. Ante, Manuel F. Fernández, Ramón Zambrano, Sebastián Pérez, Javier Borja, Antonio Flores, Francisco Octavio Escudero, Javier Salvador.

1) El 4 de Septiembre de 1859 se levantó de nuevo en Quito la bandería proclamada en el 1 de Mayo; pero no ya como entonces, más aún embistiendo a los cuarteles. Gobernador era el Dr. Juan Borja, Comandante de la Plaza el Coronel Felipe Viteri. El Comandante Daniel Salvador, el vencido por el General Ríos en Cuenca, comprometió a muchos de sus amigos para que acudieran a su casa en la noche del 3 de Septiembre: de allí fugó con sus compañeros a la colina de San Juan, porque fue descubierta la reunión. Al amanecer del 4, con sólo diez y seis hombres armados, apareció en los declives del Pichincha, donde fue atacado por las tropas de Viteri, A poco descendieron éstas, visto que sus descargas carecían de eficacia, movimiento que fue tenido por el pueblo como una derrota. Entonces se incorporó a la como escolta que mandaba Salvador, multitud decente desarmada, y éste dio la orden de descender a la ciudad por no desperdiciar el entusiasmo del pueblo.

Combatieron cosa de una hora en vano, hasta que Viteri dio orden a su gente para que se replegara a los cuarteles. Borja combatió en aquel día en la lonja del palacio con un denuedo memorable. El pueblo se avalanzó contra el cuartel, el cual se rindió al fin. El Coronel Viteri había entregado su espada en el palacio de Gobierno; pero fue asesinado en la escalera por un hombre del pueblo. El hecho fue que triunfó el Coronel Salvador.