Salazar Arboleda Francisco Javier.

En Octubre de 1850 llegó García Moreno a Riobamba ¡Cual no sería su sorpresa cuando apenas desmontando de su caballo fue a su casa una escolta y lo aprehendió!. El Comandante Francisco Javier Salazar, había conseguido que le diesen cabida en el ejército de Quito, y luego había marchado a Riobamba con la comisión de permanecer allí hasta nueva orden, Natural es de suponer que había decaído el prestigio de García Moreno entre sus partidarios serraniegos, luego que supieron su separación de Castilla. El ejército de Riobamba no quería sostener a otro que al fuerte: tan grande era la corrupción de esos ya infames pretorianos, entre los cuales figuraba en primera línea Salazar. Nombraron Jefe a Salazar merced a las intrigas de él mismo, sin duda, y luego acordaron llamar al General Martínez Pallares, partidario conocido de Flores, con el objeto de que desempeñase el puesto, antedicho. Dióse la orden de que García Moreno fuera fusilado. Salazar se ocultó en Quito en casa del Dr. Amadeo Rivadeneira, por el espacio de muchos meses, después de haber estado en la celda del Padre Andrade: escribió a García Moreno cartas muy lacrimosas y humildes, después publicó una satisfacción, en la cual no aparecía sino como un esclavo en demanda de misericordia de sus amos; y por fin García Moreno volvió a llamarle al servicio.

1876 Los Generales Darquea y Salazar se encontraban fuera de ella, desterrado aquel por Veintimilla.

(I5).