Salas Juan

Sacerdote, vivía en Quito, en el Convento de la Merced, de muy buen espíritu, que había servido muchos años de doctrinero en la provincia de los Yumbos y también en los pueblos de Tulcán y de Huaca, cuyas iglesias había edificado desde sus nacimientos. Este Padre había manifestado mucho tino y habilidad para adoctrinar a la gente rústica; pues, en Huaca transformó a los indígenas, inspirándoles afición a las prácticas de urbanidad cristiana y vida civilizada, elegido Comendador del convento de Quito, hacia 1957, ofreció que tomaría de su cuenta el enviar misioneros a la provincia de Esmeraldas y destinó para tan santo ministerio al Padre Gaspar de Torres y a otros dos religiosos más.

Fue comendador de Cali y doctrinero en la montaña de Gualea, con cuyo motivo descubrió la facilidad que había para hacer un camino que pusiera en comunicación a Quito con Esmeraldas transmontando el Pichincha.