Rocha Aguinaga Octavio Justino.

Rvmo. Sr. Dn. OCTAVIO JUSTINO ROCHA AGUINAGA.
Nació en 1914 en la cabecera cantonal de Atuntaqui, provincia de Imbabura.
Terminados sus estudios de primaria y llamado por Dios al estado sacerdotal, viajó a Guayaquil para estudiar en el Seminario “Santa Teresita”, de Guayaquil. Concluida la secundaria, se dirigió a estudiar en el Seminario Mayor “San José” de Quito, por cuenta de la Diócesis de Guayaquil.
Concluidos sus estudios teológicos, fue ordenado sacerdote en Guayaquil, el 16 de octubre de 1938, de manos del Excmo. Mons. José Felix Heredia.
Al año siguiente, Monseñor Hereida le nombró Párroco de El Pasaje, en la provincia de El Oro, en donde trabajó sacerdotal y patrióticamente, desde el 4 de mayo de 1939 hasta febrero de 1942. Cuando servía en esta feligresía, ocurrió la invasión al Ecuador por parte de las tropas peruanas. Con motivo de esta desgracia para el Ecuador, el P. Rocha tuvo una lúcida actuación patriótica. Antes, pidió permiso a Monseñor Hereida por medio de un atento telegrama, al que contestó el Obispo de Guayaquil en los términos que se dirá más adelante, contestación que fue entregada en la Oficina de Guayaquil por el que escribe estas líneas en aquel anochecer del 6 de julio de 1941.
Luego, fue promovido a Vicario Foráneo de Machala, en donde laboró desde el 25 de noviembre de 1942 hasta el 30 de septiembre de 1943.
De nuevo fue nombrado Párroco de El Pasaje, desde el 18 de marzo de 1944 hasta el 11 de marzo de 1948.
Pidió Letras de excardinación que le concedió Monseñor Heredia, y pasó al Clero de la Arquidiócesis de Quito. El Excmo. Sr. Arzobispo Carlos María de la Torre le nombró Párroco de Chimbacalle en donde trabajó con abnegación haciendo labor eficaz en todo sentido, desde 1952 hasta 1963.
Luego en 1963 ya se lo ve de Párroco de Uyumbicho, en la Vicaría Foránea de Machachi, hasta 1965.
Desde 1965 está al frente de la Parroquia Sucre, en la Vicaría de Jipijapa, Diócesis de Portoviejo, hasta el día en que tuvo que salir a causa de su grave enfermedad que le llevó a la Clínica del Seguro, en Quito, para luego, fenecer el 1° de febrero de 1969.
A continuación extracto de un reportaje de Dn. Francisco C. Arancelles, aparecido en la edición del 9 de febrero de 1969, del Diario “El Universo”, de Guayaquil, cuyo texto es el siguiente:
“SUCESOS DE EL ORO”
MURIÓ SACERDOTE PATRIOTA!
Noticias recientes dieron a conocer que en la Capital de la República dejó de existir, el 1° del actual, el Rvdo. Padre Octavio J. Rocha, sacerdote dinámico y patriota, a quien tuvimos el agrado de conocer cuando ejercía el Curato en la ciudad de Pasaje en la 5a. década del presente siglo, en donde fue muy querido por la feligresía y por todo el pueblo, debido a su espíritu amplio, emprendedor y constructivo.
El Padre Rocha – ya lo dijimos-, fue muy querido de todos, razón por la cual, en el cumplimiento de su sagrado ministerio tuvo campo abierto para actuar y para formar conciencia y fe cristianas, adentrándose en el alma popular. Fundó la primera Escuela católica de Pasaje, y a través de esta fundación, conquistó almas e hizo una amplia campaña de divulgación de la Doctrina del Divino Redentor.
Durante el desarrollo de su labor sacerdotal, la Patria se vio abocada a la difícil situación con el Perú, en su secular Problema limítrofe. La época tensa que se vivía presagiaba los duros y amargos días que después vinieron. La Nación toda se agitó intensamente, y la preocupación cundió a causa de la impopularidad del Gobierno de entonces. La Provincia de El Oro – al igual que el resto del país – vivía también días tensos. Sobre todo este sector de la Patria por ser zona limítrofe y porque, como tal, constituía la verdadera avanzada de la ecuatorianidad….