Roca Y Rodriguez Vicente Ramon

Es una de las figuras de mayor relieve en nuestra Independencia. Nació aquí en 1792 y murió en 1858, sepultado en la antigua Iglesia de San Agustín. Sufrió persecuciones desde 1818 y vigilaba a toda su familia. Actúa en todos los acontecimientos políticos. Entre los muchos cargos desempeñados, era Tesorero de la Sociedad Económica de Amigos del País en 1828. Llegó a ser Presidente de la República. Era casado con Juana de Andrade y Fuente Fría.
Va a terminarse la administración de Rocafuerte. El 15 de Enero de 1839 reúnese la Legislatura. Rocafuerte le envía un mensaje magnífico, en el cual entre otras cosas, condena “el inoportuno liberalismo” de las instituciones ecuatorianas. ¿Quién le sucederá? El dueño de la situación es el General Flores. Sábese que ha ofrecido la Presidencia a Don Vicente Ramón Roca. Pero opta por hacerse elegir el mismo, por segunda vez. Eso lo hace la Legislatura el 15 de Enero, y el 30 de Enero Flores asume el mando. A mediados de Febrero de 1845. El Gobernador del Guayas “un señor que lleva el espanto apellido de Espantoso” (Gálvez), huele el movimiento y destierra a Roca y a un coronel de los conjurados Roca, entonces, hace estallar la revuelta. “No le mováis de su puesto a nuestro Zambo Roca, brillante por su modestia y su tolerancia más que todos los Césares de oropel”. (Abelardo Moncayo). Don Vicente Ramón Roca, vio la luz en la “Perla del Pacífico” el 2 de Septiembre de 1792. Recibió su primera educación guiado por sus padres en su ciudad natal. Era muy jóven cuando el comodoro Brown atacó la plaza a principios de 1861, y entonces se formó en las filas de los 150 voluntarios organizados en compañía a órdenes de Villamil, el que hizo saber la aparición de la escuadrilla enemiga en aguas de Puná. Con este ensayo afortunado el soldado se transformó en conjurado para la independencia de la ciudad “de Guayaquil”, años después. Cumplidos los veinte años viajó por varios países hasta Jamaica, regresando al mismo sitio al cabo de tres años de ausencia donde prefirió dedicarse a la carrera del Comercio la cual no dejó sino para manejar las armas en la época de la Independencia. Vemos su firma en primer lugar en la representación popular enderezada al libertador el 28 de noviembre de 1828. Como consejero de Estado fue un frío espectador en el Palacio en la noche trágica del 19 de Octubre de 1883 en Quito. En Guayaquil cuando la prisión de Rocafuerte por Flores, contribuyó más que nadie al pacto de alianza entre el primero y el segundo, por medio del convenio del 19 de julio de 1834. Patriota ardiente, hombre de carácter aunque por sus venas corrían algunas gotas de sangre negra, atrajo al General Ayarza a la revolución del 6 de Marzo de 1845, y lo consiguió. En el pronunciamiento popular resultó nombrado miembro de la Junta de Gobierno de Guayaquil. Reunida la Convención en Cuenca, disuelta el 3 de Febrero de 1846, lo nombró Presidente de la República. El 22 de Febrero, hizo el nuevo Magistrado, con la mayor pompa su entrada en la Capital, siendo recibido en la iglesia catedral bajo palio y con solemne “Te Deum”. En cuanto a Roca, el demócrata de buena ley, terminado su período, regresó al puerto principal. Conoció el destierro en 1850; y abrumado de sinsabores, falleció en 1858, a los 66 años de edad en su ciudad natal.
Gobierno Provisorio, Vicente Ramón Roca: Octubre 3 de 1845 a Diciembre 8 de 1845. Señor Vicente Ramón Roca. Presidente Constitucional 4 años Constitución de 1845. Diciembre 8 de 1845 – Octubre 15 de 1849.
Gobierno Provisorio. Vicente Ramón Roca. Marzo 6 – Diciembre 8 de 1845.
E6