Rivet Paul de

antropológicas de los indígenas de diversas regiones del país; sus usos, sus costumbres y supersticiones. Reunió un preciso material que iba a servirle más tarde en sus múltiples trabajos,

Los primeros estudios científicos que publicó fueron sobre los indios de la región de Riobamba artículo que dio a luz en el Journal de la Societé des Américaniates, en 1903; y un estudio sobre el “Huicho” de los indios Colorados que vio la luz en el Boletín y Memorias de la Sociedad de Antropología de París. Siguieron varios otros estudios sobre los indios de Mallasquer, sobre los Colorados, sobre el Cristianismo de los indígenas, etc. Pero el aprovechamiento de sus notas etnográficas, arqueológicas y linguísticas lo haría en el transcurso de muchos años después de regresar a Francia. Más de cuarenta estudios y monografías de inmenso valor científico he podido anotar en mi Bibliografía Científica del Ecuador, debidos a la pluma de Rivet. Algún día ha de hacerse el estudio crítico de tan vasta como importante producción científica.

En unión de Verneau, de Beachat, del Marqués de Crequi-Montfort y de Tastevin, publicó también trabajos filológicos y prehistóricos de gran interés. Pero sin lugar a duda la obra más importante para nuestra Patria fue la “Ethnographie Ancienne de L´Equateur”, Tomo sexto, en dos volumenes de las publicaciones de la Misión Geodésica, hechas por el Ministerio de Instrucción Pública de Francia.

Entre los descubrimientos más notables de Paul Rivet debe contarse el de los restos humanos principalmente cráneos, hallados en las cuevas de Paltacalo. Después de muy detenido estudio Rivet encontró que aquellos restos correspondían a los de la raza de Lagos-Santa en el Brasil acaso los primeros pobladores de Sud América.

Después de fructífera labor en nuestra Patria durante cinco años, volvió a Francia con un bagaje inmenso de conocimientos y abundante material para su ingente obra científica. Inmediatamente fue nombrado Subdirector del Laboratorio Antropológico de Museum de Historia Natural.

Hasta 1928 siguió el Dr. Rivet dictando clases en e Museum, Sus trabajos científicos ya no se referían únicamente al Ecuador, sino que abarcaban problemas arqueológicos y linguísticos de toda la América española. En aquel año fue nombrado Rivet, Director del Museo del Hombre, organización magnífica que se debe a su ciencia y que es uno de los más altos exponentes culturales de Europa. Ya Rivet era el sabio de fama mundial, autoridad respetada en todas las cuestiones americanas, de los más ilustres miembros de los Congresos científicos internacionales. Muchos centros de Europa y América solicitaban sus conferencias y sus libros eran ya conocidos en todo el mundo. El mismo año de 1928 tuve el gusto de volver a escuchar sus sabias disertaciones en la Universidad de La Plata, en la República Argentina.

Por esa época Paul Rivet fue nombrado Secretario General del Instituto Etnológico de la Universidad de París y en 1935, Miembro del Concejo Municipal de dicha ciudad. Muy largo sería enumerar las instituciones que le contaron como Miembro de Honor y las condecoraciones otorgadas por diversos Gobiernos en reconocimiento de su gran labor científica.

Al cabo de cincuenta años volvió al Ecuador, país al que estaba vinculado por mil lazos afectivos. Había contraído matrimonio con distinguida y bella dama cuencana y aquí tenía muchos de sus más fieles amigos. La prensa toda del país le saludó entusiasta. Dictó dos interesantes Confe