Requena y Herrera Francisco.

“Descripción de la provincia de Guayaquil hecha en 1774 por el Mariscal de Campo D. Francisco Requena, acompañada de un plano”. Dicha relación y plano en color, se encuentra conservada en la Biblioteca del Palacio Real en Madrid. Francisco Requena y Herrera sirvió en Guayaquil desde 1770 hasta 1775, dedicándose principalmente a la cartografía y levantamiento de mapas de la provincia de Guayaquil, ostentando el grado de teniente ingeniero extraordinario. Este soldado estrechó aún más sus lazos con Guayaquil, cuando el 22 de julio de 1772, contrajo matrimonio en dicha ciudad con María Luisa Santisteban y Ruis Cano, hija de Domingo Santisteban, alférez real y maestre de campo. De este matrimonio, nacieron seis hijos, todas mujeres, con la excepción del mayor, Francisco María Requena y Santisteban, nacido y bautizado en Guayaquil.

El 26 de enero de 1743 nació en Orán, en el norte de Africa, donde su padre se encontraba destinado como segundo contador de la Artillería. El niño Francisco fue bautizado el mismo día de su nacimiento. A los 15 años de edad, el 4 de Marzo de 1758, ingresó como cadete en el Arma de Infantería en su ciudad natal, permaneciendo en Africa hasta junio de 1763, fecha en que fue destinado a España como sub-teniente-ingeniero. Solamente un año pasó Requena en la península, entre Málaga, Almería y demás ciudades de la costa del Reyno de Granada, siendo destinado a las Indias en 1764. En febrero de ese mismo año recibió el título de Alférez de Ingenieros para la Audiencia de Panamá, trabajando en las fortificaciones de Panamá, Portobelo, Chagre y Darién durante casi cinco años. En 1769, fue destinado por nueve meses a las fortificaciones de Cartagena de Indias, regresando de nuevo a Panamá.

A principios del año 1770, Requena fue destinado a Guayaquil, en la Audiencia de Quito, donde levantó mapas de esta región. En esta época ya ostentaba el grado de teniente e ingeniero extraordinario. En 1772, Requena contrajo matrimonio en Guayaquil con María Luisa Santisteban. De este matrimonio, nacieron los mencionados hijos, y el mayor Francisco María, nacido y bautizado el 9 de Julio de 1773, siendo su padre capitán de ingenieros de Guayaquil. El año siguiente, Francisco Requena escribió su famosa Descripción de Guayaquil con su plano en color. Este mismo año fue destinado por seis meses a Cuenca para la construcción de los edificios reales.

En febrero de 1775, regresó de nuevo a Guayaquil, esta vez por un período de nueve meses, donde levantó fortificaciones. Desde noviembre de 1775 hasta mayo de 1779, estuvo destinado en los corregimientos de Quito, Latacunga, Ambato, Guaranda, Riobamba, Otavalo, Alausí, Macas y Cuenca, levantando mapas y trabajando en ingeniería general en la Audiencia de Quito.

Por Real Orden del 22 de octubre de 1778, Requena fue nombrado gobernador interino de Maynas y primer comisario de la Expedición de Límites en el Marañón. Por este reciente nombramiento solicitó aumento de sueldo “por desempeñar tres empleos: gobernador, geófrafo y primer comisario. “Su predecesor en estos cargos habría sido Ramón García de León y Pizarro, hermano del presidente de Quito, José García de León y Pizarro”. El 16 de septiembre de 1779, después de un largo viaje desde Quito, Requena tomó posesión del gobierno de Maynas y de la Comisión de Límites en la capital de las misiones de Maynas, San Joaquín de Omaguas, situada aproximadamente a cien kilómetros al suroeste de la ciudad de Iquitos, en la orilla norteña del río Marañón. “Requena dejó a su esposa con los seis hijos en Guayaquil al asumir su nuevo cargo en Maynas.” Debido al clima en Omaguas que era “ardiente y enfermizo”, así como por los continuos viajes que se vió obligado a realizar desde su llegada a América en 1764, la salud de Requena se quebrantó.

Por Real Orden del 1 de marzo de 1780, se le concedió en propiedad el gobierno del Marañón y el mando de la Expedición de Límites. “En junio del año siguiente se organizó la Cuarta Partida de los Límites en Maynas,