Rebelo Francisco

En 1588 era guardián del Convento de San Francisco de Loja el Padre Francisco Rebelo, quien con el objeto de probar jurídicamente la pobreza y necesidad en que se hallaba dicho Convento, y a fin de conseguir la ayuda que había solicitado, presentó una información de testigos, la que es autorizada por el Teniente de Corregidor, con la intervención del Escribano Cosme del Castillo, con el siguiente interrogatorio: Si saben que el Convento de San Francisco de esta ciudad de Loja, a muchos años que se pobló y fundó, y que siempre ha estado en servicio; que los religiosos de la orden de San Francisco fueron los primeros que adoctrinaron los naturales de este distrito; y que en dicho Convento hay de ordinarios cantidad de frailes, y al presente hay ocho, y los seis sacerdotes; y que lo susodicho es público y notorio.