QUINTERO LOPEZ RAFAEL

SOCIOLOGO.- Nació en Esmeraldas el 31 de Octubre de 1944. Hijo legítimo de Oscar Quintero Drouet, comerciante guayaquileño en el ramo de ferretería y domiciliado en Esmeraldas, dueño de la hacienda “Vainilla” al pié del mar y de un estero, en el cantón Eloy Alfaro al norte de la provincia; político liberal, diputado en 1940, luego presidente del Tribunal Provincial Electoral de Esmeraldas, y de su prima segunda Dorila López Rumbea, natural de Esmeraldas.
Fue el último de una familia de Siete hermanos y estudió las primeras letras en la escuela “21 de Septiembre”, la primaria en la escuela “La Salle” de los Hermanos Cristianos y la secundaria en el Colegio “Sagrado Corazón” de los padres Combonianos, y aunque siempre fue el mejor de su clase, durante el segundo curso acaudilló la primera huelga pasiva en su colegio, dejando de asistir a clases con sus compañeros, para que no les enseñaran latín como les habían ofrecido. El asunto trascendió a la prensa local y fue la comidilla de Esmeraldas durante algunos días.
En 1960 falleció su padre. Enrique, su hermano mayor, que era político velasquista, le tomó a cargo. El 63 se graduó de Bachiller en la especialidad de Químico Biológica, hablaba perfectamente el inglés y algo de italiano y los padres Combonianos le consiguieron una beca para estudiar medicina en la Universidad de Padua, sin embargo, a través de un contacto en Quito obtuvo una beca para seguir cursos libres por un año en las asignaturas de Literatura, Ciencias Naturales y Sociales en el Dartmounth College, de Hanover, New Hamshire, que después logró ampliar para un segundo, tercer y cuarto año, especializándose en Ciencias Políticas, Economía, Sociología y Literatura.
En el verano de 1966 tomó el Júnior Year Abroak – a través del programa en el extranjero – en la Universidad de Montpelier, en Hérault, en estudios de Literatura francesa. También siguió un Seminario sobre Marcel Proust y desarrolló un proyecto de investigación sobre Planificación, motivado por la intervención del estado en el mecanismo económico regional, que tituló “La Planificación regional en Languedoc – Rousillón” en aproximadamente 25 páginas aún inédito.
A fines del 66 regresó a Dartmouth a retomar sus Cursos de Sociología, Economía y Ciencias Políticas que finalizó en Junio del 67 al graduarse de Bachelor of Arts. Durante sus estudios redactó un ensayo titulado “La reforma universitaria de Córdova de 1918” en 30 páginas también inédito, fundó y fue el primer presidente del Club de Asuntos Latinoamericanos en Darmouth, organizó el primer Seminario para explicar los contenidos de la revolución cubana y bajo la influencia del pensamiento social de José Carlos Mariátegui expuesto en sus “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, leyó parte de la obra “El Capital” de Carlos Marx y algunas obras sociales latinoamericanas, y puede decirse que en esos lejanos días de estudiante fue formándose el pensador de izquierda, el sociólogo de avanzada, que es hoy.
A fines del 67 regresó a su Patria y con parte de la herencia paterna se dedicó a recorrer morosamente el país pues no lo conocía, y no solamente estuvo en las capitales de provincias sino también en los pueblos aledaños y hasta en los caseríos más apartados de sus cuatro regiones. Fue un año de experiencias mágicas, de enfrentamientos con la dura realidad de un tercer mundo atrasado y hostil.
Entonces el Consejo Británico de Quito le becó para estudiar entre el 68 y el 69 en la “London School of Economics” la especialidad de Sociología Política Comparada y Pensamiento Político Moderno y el 69 obtuvo el título de Master of Science con su tesis “A theoretical framewort for the comparative analysis of political legitimacy” también inédita. I de Londres pasó a la Universidad de North Carolina, ubicada en Chapel Hill, donde estudió entre el 69 y el 71, cubriendo los gastos con la ayudantía de la cátedra de Asuntos Latinoamericanos. En Chapel Hill estudió un programa doctoral en el Departamento de Ciencia Política y Sociología y comenzó a escribir su tesis “Los Partidos políticos en el Ecuador y la clase terrateniente en las transformaciones del estado” que recién pudo terminar en Quito el 72, en dos tomos, enviando los originales a Darmouth, donde aún permanecen inéditos. Parte de esta tesis utilizaría después en su obra “El Mito del Populismo en el Ecuador” publicada en Quito, en 1980, en 386 páginas.
A fines del 71 regresó por segunda vez al Ecuador pero no se acostumbró a Esmeraldas. En Mayo del 72 comenzó a dictar clases en la Universidad Católica de Quito, en la asignatura de Sociología Política y en la Universidad Central tuvo a cargo un Curso de Teoría Política: mas, a los pocos meses, salió de la primera, al ser objetado su pensamiento fuertemente izquierdista y renovador, cuando se le negó el ingreso al Departamento de Ciencias Políticas y Sociales que se iba a crear.
En la Universidad Central, en cambio, ha continuado como profesor debido al pluralismo ideológico que allí impera, desempeñando las cátedras de Teoría Política antigua, medioeval y moderna, diversos Cursos de Análisis Político comparado y Sociología para varios niveles.
Entre el 72 y el 73 consultó los documentos principales del archivo histórico de la Municipalidad de Quito y diversas bibliotecas del país, pues entendió que para escribir sobre el presente debía conocer las raíces del pasado. Fruto de esas lecturas fue un artículo sobre “La Formación y rol del estado colonial en la Real Audiencia de Quito: Algunos elementos para su análisis” en 63 páginas, escrito a medias con el sociólogo quiteño Andrés Guerrero, que trabajaba en la Universidad de París. Ese artículo les sirvió de ponencia en el 1 Congreso de Sociología celebrado en Quito en Agosto de 1976, que presidió como organizador, fue publicado en el Volumen XXXIX de la “Revista Mexicana de Sociología” el 77 y republicado en la revista “Ciencias Sociales” de la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Quito. Mas, en términos generales, encontró Quintero que la realidad ecuatoriana estaba suplantada por esquemas dogmáticos alejados de ella. Esa fue la principal razón para que convocara el Congreso de Sociología, que originó la revista “Ciencias Sociales” que también dirige, aparece anualmente y se edita desde hace quince años.
El 74 contrajo matrimonio con Erika Silva Charvet, socióloga graduada en la Universidad Central de Quito y en la Universidad Flacso de México, tienen una unión feliz y estable y dos hijos: Santiago y Julián, en un departamento alquilado en Villalengua No. 1.410 y Gaspar de Escalona, Quito, Ecuador.
Ese año apareció la primera edición ecuatoriana de El Príncipe de Nicolás Maquiavelo, con prólogo de Alfredo Pareja Diez-Canseco; oportunidad que aprovechó Quintero para escribir “El pensamiento político-social de Nicolás Maquiavelo: ideólogo de la burguesía en ascenso” en 25 páginas, explicando el sentido de esa obra en su conjunto, pues coincidía con el afianzamiento del dominio de la burguesía y su estado en el Ecuador de la era petrolera.
El 75 se afilió a la “Unión Democrática Popular” U.D.P. y que para 1983 se constituyó en partido político con el nombre de “Frente Amplio de Izquierda” F.A.D.I.
El 76 ocupó la Vicepresidencia de la U.D.P. y escribió “Notas para el análisis de los Partidos Políticos en el Ecuador: 1930-1976” en 36 páginas, editado en la “Revista del IDIS” de la Universidad de Cuenca ese año, y en colaboración con Segundo Moreno y César Verduga “Anotaciones sobre el estado de investigación social en el Ecuador (énfasis en la Historia Económica )” presentado como cuaderno en el I Encuentro de Científicos Sociales del área andina, celebrado en Diciembre, en Quito, y tuvo a su cargo el discurso inaugural del I Congreso de Escuelas de Sociología del Ecudor, también en Quito.
El 77 pasó a ocupar la presidencia de la U.D.P. de Pichincha. El 78 dio a la luz en la “Revista Cultura” del Banco Central, el artículo “Preliminares de una crítica sobre el llamado Velasquismo” en 15 páginas, que corresponderá al primer capítulo de su libro “El Mito del Populismo en el Ecuador”.
Ese año dictó Conferencias en la Universidad de Toronto, presentó un Informe de Labores como director de la Escuela de Sociología en 18 páginas aparecido en la Revista “Ciencias Sociales”. También sacó dos artículos largos titulados “Las restricciones del régimen electoral a la participación política de los sectores populares: el caso del Ecuador 1930 – 1978” en 62 páginas, en la “Revista del IDIS” de la Universidad de Cuenca y “El carácter de la estructura de representación política en el estado ecuatoriano en el siglo XIX” en la Revista “Ciencias Sociales” de la Universidad Central. Igualmente presentó un Informe sobre la creación de la Escuela de Sociología y Ciencias Políticas aparecido en “Latín American research review”, y para el II Encuentro de Historia y Realidad del Ecuador, del cual fue miembro, escribió un Relato General en 15 páginas editado en la Revista del IDIS de la Universidad de Cuenca.
El 79 dio a la luz en “Cultura” del Banco Central, en 35 páginas, “La cultura tradicional y la iglesia en la sociedad ecuatoriana del siglo XIX”, y su estudio “Antología del pensamiento social moderno del Ecuador” en 250 páginas, como parte de la colección Estudiante Universitario que dirige en México el chileno Alejandro Witker.
Este trabajo lo realizó durante su año sabático como profesor universitario, en México. También dictó conferencias en la Universidad Estatal de Pensilvania.
El 80 ingresó al partido Comunista Ecuatoriano, desde el 88 formó parte de su Comité Central, y publicó su libro “El mito del Populismo en el Ecuador”, del que había dado varios avances, conociéndose en la actualidad tres edición pues no ha perdido interés ni vigencia. De él ha opinado ampliamente la politóloga uruguaya Amparo Menéndez Carrión en su obra “La Conquista del Voto”.
También cabe anotar que a raíz de su publicación la obra de Quintero generó numerosas tesis de licenciatura sobre el velasquismo e influenció sobre la mentalidad política del país, pues en ella se analizó los fundamentos socio – económicos, las causas, el contenido y las coaliciones que subyacen en los llamados movimientos Populistas y adoptó un enfoque sociológico enraizado en la Economía Política y enclavado en la configuración histórica específica del Ecuador”. Es pues una obra de lectura vital, por sus descubrimientos y verdades y por el estilo algo difícil, dado el uso constante de términos cientistas que obligan a pensar, impidiendo la lectura de corrido.
En síntesis, un gran libro para ser estudiado más que leído, que sin embargo también tuvo sus detractores y Agustín Cueva Dávila se refirió despectivamente a él en un simposium; el diario “El Mercurio” de Cuenca calificó dicha intervención como una mera diatriva. Otros autores también intervinieron por la prensa, entre ellos Enrique Ayala Mora, cuya opinión extractamos a continuación.
Ese año editó “Eloy Alfaro y las elecciones olvidadas de 1888 y 1892” en la “Revista Ruptura” de la Escuela de Derecho de la Universidad Católica de Quito y como Andrés Guerrero dio a conocer una tesis doctoral escrita en inglés por Lois Crawfort de Roberts sobre “El Ecuador en la época cacaotera”, la Universidad Católica de Quito le pagó a Quintero y a su cónyuge la traducción al español y la publicó ese mismo año en 276 páginas.
El 81 apareció en la FLACSO su artículo “El ocaso del estado burgués terrateniente en el Ecuador” en Colaboración con Andrés Guerrero, en 100 páginas y a petición del P. Hernán Malo González, en el No. 6 de la Colección Pensamiento Básico Ecuatoriano del Banco Central escribió el prólogo a “Pensamiento Sociológico. Ángel Modesto Paredes.
El 83 sacó para Cuaderno de Nueva en 110 páginas, “La cuestión de la tierra… Única posibilidad de sobrevivencia de una cultura”; para El Colegio de México “La Unidad nacional en América Latina. Del regionalismo a la nacionalidad” en 31 páginas, y para la Corporación Editora Nacional de Quito “Religión y Política”, como un capítulo del libro a editarse por parte del proyecto Universidad de York y Flacso.
El 84 fue candidatizado a la alcaldía de Quito por los movimientos de izquierda y aunque perdió la elección su nombre fue ampliamente conocido por todos los sectores que componen al país, instaló en Quito la “Distribuidora del Libro Ecuatoriano” DI LE y comenzó a viajar por Colombia y Perú, enviado por la Flacso. El 85 presentó como ponencia al IV Encuentro Nacional de Historia auspiciado por el Consejo Provincial del Pichincha “La visión de lo nacional en el pensamiento de los líderes del estado terrateniene: Juan León Mera” como un nuevo enfoque a la personalidad de dicho escritor, que ya había estudiado con anterioridad. Y en la Revista Ecuador Debate en 15 páginas. “Trabajo político barrial”, y en las Memorias del I Encuentro de Historia de la Ciencia y la tecnología apareció su artículo “El Estado colonial en el siglo XVIII”.
Ese año escribió un prefacio de dos páginas para el libro “Insubordinación y Conciencia de Clases” de Marco Velasco; con Nicanor Jácome y Alejandro Moreano redactaron en 14 páginas un manifiesto titulado “Por la Facultad-de Sociología y Ciencias Políticas”; fue coautor con Rene Maugé, Javier Garaicoa, Oswaldo y Javier Albornoz de “El 28 de Mayo y la fundación de la Confederación de Trabajadores del Ecuador C.T.E.” en 223 páginas, que publicó la Corporación Editora Nacional a petición del Instituto de Investigaciones y Estudios Socioeconómicos del Ecuador I.N.F.O.C., y de un ensayo escrito con Enrique Ayala Mora en 57 páginas “Teorías e ideologías sobre el estado en el Ecuador: 1948 – 1984” insertado como parte de un libro más amplio y mayor, “La Teoría del Estado en América Latina” que editó en Méjico el sociólogo Pablo González Casanova.
El 86 fue coautor con su esposa Erika Silva de un trabajo sobre “Estado, clase y nación en el Ecuador 1930-1980” en tres tomos con un total de 900 páginas, por convenio con la Flacso y el Instituto de Estudios peruanos y consiste en un análisis de la realidad económica, estructura social y desarrollo estatal desde el punto de vista de la cuestión nacional y en forma comparativa de los países andinos a nivel de Bolivia, Perú y Ecuador. Igualmente escribió el volumen III de la Nueva Historia del Ecuador que publicará el CEN. Dicho volumen aparecerá con el título de “El Estado Colonial”.
En 1988 cerró la distribuidora de libros para terciar en las eleciones municipales y obtuvo una de las concejalías del cantón Quito. Como tal presidió la Comisión Centro Histórico y en una sesión obtuvo que sea declarado el 1 de diciembre día de las celebraciones anuales en homenaje a la resistencia final del indómito Rumiñahuy, que incendió la antigua Quito hasta sus cimientos. El 89 fue destruido el Muro de Berlín, símbolo ominoso del comunismo mundial, ideal político que sufrió tal deterioro que desde entonces dejó de tener vigencia pasando a ser considerado un partido más en la historia de los partido políticos de Occidente, quizá por eso no continupó con su proyecto de editar la revista teórica del Partido Comunista del Ecuador que saldría bajo el nombre de Revista Ecuatoriano del pensamiento Marxista, pues tal proyecto se volció obsoleto.
Del 91 fue “Ecuador: una nación en ciernes” a medias con su esposa Erika Silva que consta de tres tomos que van por la tercera edición. El 2007 al triunfo del Economista Rafael Correa Delgado en las elecciones presidenciales sacó el folleto “El significado de la Asamblea Nacional Constituyente” donde manifestó que el desafío era cambiar al Estado desde el poder acumulado en el gobierno o en caso contrario será el estado quien terminará subordinados al gobierno. Más, es el caso, que había concluido el correlato de 10 años de duración que va del 2007 al 2017 el país ha visto con horror Cómo es la tiranía ha dejado destruido al Estado, terminando con su economía y obligado a cubrir una deuda gigantesca y por ende impagable.
Entre el 2010 y el 13 fue viceministro de Relaciones Exteriores para la área de Asia, África y Oceanía, luego ascendió de Viceministro General, en cuyo desempeño le correspondió a probar con su firma el Reglamento de la Valija Diplomática. Tiempo después, la Política italiana encontró el 9 de enero del 13 en Milán, dentro de un envío por Valijas Diplomática para el Consulado Ecuatoriano, la cantidad de 13,57 gramos de clorhidrato de cocaína que por un proceso de desmolecurización había sido transformada a cocaína líquida, camuflada en tazas promocionales de la obra de teatro Ruga La Tortuga que iba a ser presentada en dicha ciudad. El escándalo del mundo, la política italiana arrestó a cuatro Ecuatorianos y un norteamericano y tras la investigación de rigor en las que el Canciller Raúl Patiño debió trasladarse a Milán a declarar, imputó a tres Ecuatorianos, considerados a 3 años de prisión que cumplieron en nuestro país. Uno de ellos, el Ing Jean Paúl Flores tras salir de prisión fue asesinado el 19 de febrero del 2016 por dos motociclistas y en mitad de una calle del barrio Floresta uno de Guayaquil. De la Narcovalija Raúl en cambio finalizó indemne pues su inocencia fue declarada en Italia a pesar que las autoridades inicialmente quisieron comprometer, creando una cortina de humo para distraer a la opinión pública de un suceso que cubrió de ignominia al correismo enquistado en la cancillería.
En 2013 lideró la lista de candidatos para Asambleístas por el Partido Socialista del Frente amplio que apoyó la reelección presidencial de Correa. El 15 le aceptó la Embajada en Venezuela, que desempeñó hasta el 17. Es uno de los más importantes investigadores y cientista de la FACSO pues está considerado entre los mayores sociólogos del país. Posee un brillante estilo aunque no erudito en dato grafía nacional, sus obras tratan de explicar la época presente de la historia nacional, aquella que va del 1970 en adelante. Más bien alto, tez canela, barba y bigote negro que en el tiempo ha encanecido.