Cordero Crespo Luis.

Escribía con el seudónimo de FISGON en el periódico El Progreso y se opuso a la invasión de Luis Vargas Torres por Loja, en 1887. Luego, cuando Vargas Torres fue apresado y llevado a Cuenca, se opuso a su muerte, abogando por la conmutación de esa pena. Cuando ocurrió el fusilamiento, juntó dinero con el Dr. Miguel Moreno y mandaron a comprar un ataúd. Tenía buena amistad con Filomeno Pesantes, desde que éste último había sido Jefe Político de Machala en 1883 y había tenido en el desempeñño de esas funciones una excelente conducta.