278. Nicolás Augusto Gonzáles, Periodista

Hacia 1.894 Nicolás Augusto González Tola trabajaba en «El Grito del Pueblo» de propiedad del colombiano Federico Reinel. Antes lo había hecho en «El Diario de Avisos” que tuvo tanto éxito y, como buen escritor a veces tomaba la pluma para componer versos por aquello de que todo hay que combinar en esta vida.                         

En los bajos de la actual bomba «Salamandra» funcionaba el diario y no era raro ver reunidos a Alberto Reyna Guzmán, José de Lapierre Cucalón, Federico Pérez Aspiazu y Antonio Elizalde Nájera en abierta tertulia con González y Reinel. Mas, con el paso de los años y la llegada al poder del liberalismo, nuestro poeta González sufrió desilusiones y aunque cansado y viejo, siguió escribiendo con el seudónimo de «Antisana». En 1.907 inauguró una nueva sección de «Cartas al Director», donde criticó la mala labor de la municipalidad, así como el abandono de las calles y al final de cada una de ellas ponía en rima el nombre de una joven de sociedad por escapar de esta forma tan ingeniosa a cualquier réplica del Cabildo. Veamos algunas de las más ocurridas y disfrutemos del ingenio del atrevido “Antisana».

Estoy tan favorecido

con cartas que huelen bien

que mi cuarto es un edén

o en jardín se ha convertido

Abro y leo: Buen señor

o es Ud. un ciego, a fe

o nuestras calles no ve

su servidora…. Leonor

(Elizalde Bolognesi)

Antisana, ya me irrita

su silencio criminal

critique Ud. el lodazal

en que vivimos … Pepita

(Elizalde Bolognesi)

Oh poeta. ¿Cómo puedes

vivir oliendo ese lodo?

de que lo limpien, el modo

debes indicar. . . Mercedes

(Wright Aguirre)                                

En verdad me desconsuela

que vivimos como patos

y dañar tantos zapatos

y tantas suelas. Gabriela

(Elizalde Luque)

Esto ya pica en historia

el Concejo nos desprecia

si Guayaquil no es Venecia

sequen los lagos. Victoria

(Elizalde Luque)

INICIADOR DE «VIDA SOCIAL» EN VERSO

También el poeta inventó la columna titulada «Vida Social” que escribía diariamente en verso para solaz de las jóvenes casaderas del puerto. Aquí va una muestra de tan claro talento:

Vida social del niño Cupido

Que nunca gasta más gala

que sus flechas y sus alas

y a Guayaquil ha venido.

Y el picaronazo ha herido

a Isabel y dos Leonores (1)

a Enriqueta y a Victoria (2)

que ya sueñan con la gloria

por dar fin a sus amores.

¿Cómo? Del modo más llano

entregando a sus galanes»

el tesoro de sus manos.

Yo que por saber me afano

algo así, sensacional,

algo nuevo, original

al saberlo, no medito

y pongo en «Vida Social»…

¿Le conocéis? Isabel

como aquellas de marcilla

que esculpió el griego cincel

Leonor, la rubia, es aquel (3)

angel de mis ilusiones

que asemejan las canciones

románticas del poeta

y es un brillante: Enriqueta (4)

de espléndidas radiaciones

Por su belleza notoria

y por su beldad suprema

es la musa de un poema

la esbelta y linda Victoria.

Todas son encanto y gloria

Las Leonores, Isabel

por lo tanto, un laurel

buscaran para este poeta.

La otra Leonor, la morena (5)

la de suprema elegancia

parece nacida en Francia

mas, toda una sala llena

y si la miráis serena

caminando por la vía

y luciendo la poesía

de sus ojos soñadores

envuelve con sus fulgores

la luz de la Andalucía.

(1) Isabel Luque Rodhe de Ponce, Leonor Sáenz de Tejada de Baquerizo y Leonor Elizalde Bolognesi de Gilbert.

(2) Enriqueta González Luque de Orrantia y Victoria Elizalde Luque.

(3) Leonor Sáenz de Tejada de Baquerizo

(4) Enriqueta Elizalde de Noboa

(5) Leonor Elizalde Bolognesi de Gilbert.