VIVAR CORREA: Víctor León


(3)
como versificador, y reproducía sus composiciones métricas. De vuelta en el Ecuador se preparaba a dar a la estampa, y aún tuvo algunos pliegos impresos, otro volúmen de PRESIDENTES POETAS, con el estudio del Sr. Garcia Moreno y sus conocidas poesías, ya reproducidas en conjunto por el Sr. Pólit, ahora Obispo de Cuenca, en la obra «Escritos de Garcia Moreno». Había producido además, unos cuantos folletos de crítica y de combate político, un macizo prólogo a cierta vida de Don Bosco, impresa por los Salesianos del antiguo Protectorado católico, y multitud de artículos de toda clase en la prensa ecuatoriana y en la de Chile, Acaso lo mejor de su obra sea el libro inédito MIS CONOCIDOS, del que un periódico conservador de Quito dió extensas muestras durante la primera administración del General Plaza, y que deberían publicar los parientes y amigos del autor, tanto por el mérito intrínseco de su sólida crítica como para tributar algún homenaje al infeliz fusilado en la noche del Seis de Agosto de 1896. El estilo de Vivar no se resiente del exotismo refinado que luego vino con la llamada «crítica artística». corre elegante y puro, un tanto agresivo quizás, pero repleto de conocimientos de causa, y su crítica que revela gran lectura bien dirigida, arranca de las viejas humanidades, libre de prejuicios, irreverente con las ideas y los hombres que estudia y juzga. En su primera juventud manejó lindamente el cuento y la tradición histórica, y si se rebuscara con paciencia en el archivo del antiguo Liceo de la Juventud de la capital azuaya, durante los años que presidió aquella asociación Don Remigio Crespo Toral, acaso se hallaría material suyo, de Vivar, aprovechable para un volumen selecto. ¿Fué Vivar un político? Fué propiamente un conservador?. Nos inclinamos a creer por razones que sería largo demostrar, que ni lo uno ni lo otro, no obstante la agitación de su última época y su desastrado fin.