VILLALOBOS: Mariano


Villalobos en ocho meses que permaneció en Capataza, la Palma y Canelos aprendió a preparar la canela despojándola de la viscosidad, que le hacía inferior a la de Ceylán. Las muestras que se sacaron fueron examinadas por Dn. Pedro Celestino Mutis, por el Dr. Espejo, quien disertó científicamente sobre ellas, y por el P. Betlemita del Rosario, que las comparó con el verdadero cinamomo. El químico Gómez Ortega, en Madrid, opinó en igual sentido, y por lo tanto a los ojos de los empresarios el negocio se presentaba con apariencia de buen éxito.
En Quito formó una compañía de comercio para explotar la canela del Oriente.