Ulloa Juan.

Hijo de la provincia de Castilla, de trato pulcro y modesto, santo en su vida y conversación, excelentísimo predicador; Fue enviado por su provincial entre los primeros que vinieron a América. Puesto qui y preocupado por la conversación de los indios, padeció increíbles trabajos en el ejercicio de u cargo de misionero. Misionó muchos pueblos del Ecuador, y que los más admira es que éste insigne varón, a pesar de su edad muy avanzada, pues tenía 90 años, a travesó a pies el país, sin más armas que la cruz y el brevierio, por senderos fragosos, trepando cerros y cordilleras. Plantó la fe en Guayaquil y evangelizó a pasto, Cali, Tulcán, Tusa y Quito. Al padre Juan de Ulloa se debe, además que los indios llamados Pisco, Andojas, Ichupiucos, mudanses sus costumbres, durmió en la Santa paz del señor el año de 1.542