TORRES VALDIVIA: Manuel


Rev. 9 de Octubre de 1820, Guayaquil.
La llegada del Batallón Reserva apresuró y aseguró la revolución. Los jóvenes del país entraron pronto en la relación con los oficiales y sedujeron al comandante Don Gregorio Escobedo, uno de los principales jefes hombre dispuesto a todo lo que pudiera darle medios de esta situación sus vicios; el teniente N. Álvarez que tenía grande influjo en la trompa compuesta toda de indios del Cusco, que le consideraban, por cacique de su misma raza; al teniente Farfán Indio también, al subteniente Antonio Elizalde, de una de las familias más notables del país y de tres más de igual clase. Peña era patriota Antiguo y disponía de los perdos. el comandante Torres Valdivia de acuerdo con el guardaparque Nájera responden de la artillería; y de los Sargentos. Vargas y Pavón se encargaron de facilitar la entrega de los dragones.