Sanz Pedro.

Squil.- cabildo. – En 1.829 a Pedro Sanz, contratista de la botica, se resolvió hacerle devolver 40 reales diarios de los que percibía por los remedios a los pacientes, puestos que estos quedaban con 20 en lugar de los 60 que Sanz se había comprometido a atender. En 1.826 el procurador sindico estudiaba la propuesta de González cuando presentó Pedro Sanz una propuesta mejor, en que se aumentaba el número máximo de enfermos a 60, a partir de des cuales debía percibir un real por estancia. El procurador recomendó la oferta de Sanz, pero sin el real por estancia de exceso, pues con- sideraba que no debía permitirse más de 60 enfermos. Además, contemplado la crí- tica situación del hospital, se aclaró que si se decidía cerrar el hospital por un tiempo, se prorrogaría el plazo de 3 años por un periodo igual al del cie- rre. Se 1lamó entonces a Sanz, quien enterado de las reformas que sugería el sin- dico, las aceptó.