Sánchez de Orellana Carrión Jacinto.

En La Primera Junta se impuso la Casa de Selva Alegre, con sus ideas veladas de Monarquismo Constitucional, sobre la de los fervorosos republicanos, representando a éstos Morales y Quiroga. En la segunda, los demócratas, los continuadores del ideario de Espejo, representados por los tentáculos de la Casa de Villa Orellana. Jacinto Sánchez Carrión que dedicara al triunfo revolucionario hasta “sus esclavos”, fue considerado como el 11ama do a dirigir los destinos de Quito el mismo 10 de Agosto del año 9, en reemplazo de Selva Alegre, acusado de “debilidad”. Créese aún que la tragedia del 2 de Agosto obedeció a tan imperdonable rivalidad de pergaminos y de gloria. Los sanchitas, acaso, pretendieron libertar a los presos antes de la llegada de Carlos Montúfar a fin de restar prestigio a esta familia. Los bandos se odiaban a muerte. Las críticas implacables entre unos y otros anunciaban pertenecían condes y marqueses, ya los segundos, elementos de clase media, clérigos, intelectuales y personal de “provincias”.