Rumazo Lupe.

(1935)

Nació en Quito, en 1935.

Estudios de Bachillerato y superiores en Colombia, Uruguay y Estados Unidos. Sabe francés e inglés. Ha viajado por Europa, Estados Unidos y América del Sur.

Se encuentra en pleno período de elevación a base de su prestigio que lo va aumentando día a día a través del ensayo medular y hábilmente escrito, del cuento cuya contextura derrama interés y buena sensibilidad.

César Dávila Andrade: «Lupe Rumazo arriba a la gran cuentística hispanoamericana, dotada de una sorprendente madurez de conocimiento, técnica y lenguaje».

Fuera de la Patria dicen: «Lupe Rumazo: ningún deseo de asombrar, de seducir, de hacerse valer. Una probidad intelectual de la calidad más rara.

Un equilibrio que se adivina a la vez espiritual y mora. Una revelación, un milagro».

Digna sucesora de su padre, Alfonso Rumazo González: pronto la veremos sino en igual posición que la de él, acercándose.

Tiene publicado: «En el lagar» (ensayos), 1962, Presentación de Gonzalo Zaldumbide; prólogo de Mariano Picón Salas; «Sílabas de la tierra», 1964 (dos ediciones), prólogo de Juana de Ibarbouruou; «Yunques y crisoles americanos» (ensayos), 1967, con una apreciación crítica sobre la autora de Benjamín Carrión.

En Cuadernos Hispanoamericanos (Madrid), tiene publicado (separata): «Teoría del intrarrealismo».

Colaboradora de: «Indice literario», Diario «El Universal», Caracas; «Papel literario», Diario «El Nacional», Caracas; «Cuadernos», París; «El Comercio», Quito; «El Universo», Guayaquil; «El País», Cali-Colombia; «Letras del Ecuador», Casa de la Cultura Ecuatoriana; Revista Literaria «Cal», Caracas; «Cuadernos Hispanoamericanos», Madrid; «Letras nuevas», órgano de la Asociación de Escritores Venezolanos; «Razón y fábula», Revista de la Universidad de los Andes, Bogotá; «imagen», revista del Instituto Nacional de Cultura de Venezuela.

Pertenece a la Sección Literatura de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

Delegada del Ecuador al XIII Congreso Internacional de Literatura Iberoamericana, celebrado en Caracas en agosto de 1968.

Sobre sus libros han realizado apreciaciones críticas notables escritores.

Mucho tienen que esperar las letras nacionales e hispanoamericanas de su quehacer cultural.