Ruiz Cano Y Galiano Francisco Antonio

Marqués de Soto Florido, nació en Lima, de una ilustre familia y desde su más tierna edad descubrió disposiciones ventajosas y una índole amable que a beneficio del tiempo tuvieron el más prodigioso aumento. Tomó la beca de colegial en el Colegio Real de San Martín, donde estudió las Facultades de Filosofía y Teología y ambos Derechos con tan singular aprovechamiento logró ser maestro y doctor en todas. Después de muchas enseñanzas en aquel colegio pasó a hacerlo en el mayor de San Felipe del que fué Rector y mantuvo con su beca hasta que se extinguió; ilustró la Real Universidad de San Marcos con las cátedras de Artes, Código, Vísperas y Prima de Sagrados Cánones y como su procurador General. Fue abogado de la Real Audiencia, Juez Visitador de testamentos, legados y obras pías en aquel Arzobispado; Consultor y Abogado del Santo Tribunal de la Inquisición.
Trabajó mucho en el Concilio Provincial Limense del año de 1722 como su consultor y Procurador de la Religión Bethlemitica y desempeñó a satisfacción la Asesoría Central del Virrey Marqués Guirior por aplicación constante y singular desinterés. Murió en Marzo del año 1792 a los 59 años de edad. Escribió:
Júbilos de Lima.- Lima, 1755.- 4°.
Lima gozosa en la proclamación del Rey.
Nuestro Señor Carlos III. Lima 1760. 4°.
Relación del Gobierno del Excelentísimo Señor don Manuel y Guirior Virrey del Perú. Manuscrito Folio.