Robles Santistevan Ignacio.

Fue un desacierto el nombramiento de don Ignacio Robles, para Jefe Civil y Militar, y no porque careciese aquel ilustre ciudadano de la Inteligencia, la posición, el prestigio y la fortuna y aún la popularidad que haría menester cualquier individuo colocado en tan fuertes apreturas, y menos porque se hubiese advertido en él ambición deslayada o prurito de mando. Desde este punto de vista, pocos como él para el empeño, pues si lo cuantioso de su haber aseguraba su independencia personal y le ponía a cubierto de estímulo, de codicia propia y ruines sospechas ajenas, su carácter campechano no exento de brusca franqueza y su conocimiento del medio circundante, la capacitaban para ahuyentar moscones y moscardones, sin mayor escándalo, en tanto que valor civil le elevaba al igual del más pintado, y sus relaciones sociales y bancarias eran suficientes para procurar algún crédito en aquella crisis en que el capital temía o se escondía, y con razón. Pero es el caso que con él entraba una oligarquía de nuevo cuño, tan adecentada como la anterior de que acabábamos de salir, oligarquía compuesta de individuos muy poco simpáticos entre sus coterráneos, que, habiendo pasado por trances anteriores, habrían de acudir indefectiblemente, como las harpías de la Eneida, para ensuciar el festín.. y, entonces, habían de surgir resistencias porfiades y descontentos desmoralizadores, pues no era cosa de salir de los Caamaños, Flores, Stagg, etc., para caer en los Carbos, Noboas, Baquerizos, etc; y éstos, constituían el núcleo y el consejo de familia, el concialiábulo íntimo… Y el señor Robles necesitaba de aquellos hombres diestros y probados en las veleidades de una política de compensaciones, política de círculo y camarilla, que en lenguaje vulgar llamamos intriga, él qué sabía de eso!.

Y así fué. El primer acto del Señor Robles fue nombrado secretario suyo a Don Luis Felipe Carbo: la red se extendió, y, poco a poco, se iba presentando hecha e impuesta la situación antes del advenimiento de don Eloy Alfaro.

(I4).