Robina Juan Antonio.

En 1730 presenta sus títulos al Cabildo de Guayaquil para obtener el permiso de ejercer la profesión de Médico y Cirujano y le conceden lo solicitado. Con la petición exhibe su instrumental quirúrgico, siendo un titulado que vino con equipo de cirujano, es decir, un cirujano LATINO o de TOGA, que sabía latín y tenía título universitario.