Ribadeneira Meneses Edmundo.

Nació en Ibarra el 2 de noviembre de 1920. Relatista y ensayista. Crítico de arte y profesor universitario. Intelectual de mérito. Profesor de Literatura Universal de la Facultad de Filosofía de la Universidad Central, de Desarrollo Económico y Social y Corrientes Literarias Contemporáneas de la Escuela de Ciencias de la Información del indicado instituto superior, Profesor de Teoría del Arte e Historia del Arte de la Facultad de Bellas Artes y Decano de la misma, Director de la Escuela de Arte Dramático de la Casa de la Cultura, Director de «Letras del Ecuador» y de la Sección Literatra de la Casa de la Culrura. Ha viajado por diferentes países del mundo.

Autor de «La Moderna Novela Ecuatoriana» (Premio Universidad Central, 1958), «Novela Italiana de la segunda postguerra» (Premio Universidad Central, 1959), «Encentro con el hombre», «Cuentos ecuatorianos» y «Capítulos de la memoria». Miembro de varias instituciones culturales: Unión Nacional de Periodistas, Casa de la Cultura Ecuatoriana, etc.

«La Moderna Novela Ecuatoriana» abrió los cauces para un nuevo tipo de crítica, aquella sincera y honrada, sin adulos ni contemplaciones por razones de amistad o simpatía. Contiene un análisis de los relatistas ecuatorianos más importantes tomando «A la Costa» de Luis A. Martínez como punto de partida. Al respecto, en la solapa del libro citado, se anota: «La Casa de la Cultura Ecuatoriana entrega a los lectores esta obra, convencida de que muy raras veces, en libro de tanta seriedad se han hecho tan importantes obervaciones a nuestros relatistas. Y está segura de que, aunque muchos se adhieran con fervor a sus planteamientos y otros los rechacen con similar ardor, ha de contribuir a que cada uno encuentre, para su obra de creación, el camino que juzque más ceñido a su espíritu, y a que cada lector valore, con mayores elementos de juicio, cada libro de relato ecuatoriano. Finalmente la disparidad de opinión que el presente volumen provoque será el mejor éxito de Edmundo Ribadeneira…». Libro de consulta el suyo, polémico y de gran valentía. Lamentablemente las nuevas generaciones no pueden leerlo por haberse agotado la edición (fue publicado en 1958 por la Casa de la Cultura Ecuatoriana). Conviene un nuevo y actualizado tiraje.

«La novela italiana de postguerra» es ensayo de «claridad y precisión admirables».

De su libro «Capítulos de la memoria», Leonardo Barriga López, en «Letras de Cotopaxi» Nº 10 (1968), dice: «Con estilo ágil y certero incursiona en su memoria y los capítulos vienen abreviados, vibrantes… los recuerdos de la infancia y de la adolescencia, de los días aciagos del País, que son también los suyos, entre botas y bayonetas, los barrotes de la cárcel, de aquella cárcel que glorifica cuando la condena es al pensamiento y ha sido dictada por los «gorilas» de turno, cuando la condena adviene por sustentar ideas políticas contrarias a «los nobles intereses del país» como se aseguraba en esos días de oprobio para los ecuatorianos. Los relatos de Ribadeneira nacen del pueblo, se pertenecen a él y son un reto abierto a la burguesía ambiental, a la paz «franciscana» de todas nuestras republiquitas de opereta en donde los gobernantes se festinan el dolor y la alegría del indio y del mestizo gracias a los apellidos sonoros, a la ayuda «made in U.S.A.» y al estado paupérrimo de las clases menos pudientes. Edmundo Ribadeneira es uno de los escritores que hasta en sus relatos no pierden su condición de «hombre de partido».

Valodia Teitelboim opina con referencia a «Capítulos de la memoria»: «Es un libro sobre el pueblo quiteño, especialmente trabajadores y pequeña burguesía, y da una visión desde adentro de su vida, de su odisea, de us privaciones, de su psicología. Todo visto a través de un prisma entrañablemente humano, con mucha ternura, donde no se excluye ninguno de los sentimientos fundamentales, actitud hacia los padres, el temor a la muerte, la búsqueda de la justicia, los dramas de la desigualdad social, las pequeñas miserias de los barrios de nuestros países donde las huellas del subdesarrollo están marcadas». (Obra citada).

Hombre de convicción socialista, en ocasiones ha sido encarcelado por esa mística, por esa acción y pasión que ha puesto en todo lo suyo. En su justo mérito reconocemos su gestión cultural brillante y afanosa.

También sobresale como crítico de arte. Hombre sin poses de «genio» ni de «mal genio», escritor que conoce de su propia y real valía que es en verdad sobresaliente.

Su estilo es bien formado, elegante, abraza hondos conocimientos. Escribe sobre cine, y bien. Conferenciante de mérito. Ex Secretario de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Al momento es el Presidente Nacional de este importate Organismo, habiendo publicado, además, la novela «El destierro es redondo» y el libro de ensayos «Universidad, Arte y Sociedad».