Reyes Oscar Efrén.

El martes 21 de enero la Academia Nacional de Historia, cita en Mejía 734, junto al Museo de Arte Colonial, en Quito, rindió homenaje a OSCAR EFREN REYES, uno de los historiadores y maestros prolíficos del siglo XX. En ese acontecimiento, cuya invitacion fue cursada por el Dr. Jorge Salvador Lara, Director del Centro Académico y el Tcrnel. Angel Bedoya, tomó la palabra el Dr. Jorge Villalba, vicepresidente de la entidad.

Metodología y rigor científico

En el acontecimiento se habló de Reyes como el historiador: “Que estableció un método cíclico de apreciación de nuestra historia, posponiendo lo que era una mera cronología. Didacta y maestro de aulas secundarias y universitarias, escribió la historia con imparcialidad, exponiendo los hechos y las ideas en el contexto de su tiempo, tomando en cuenta las relaciones que guardan entre sí – según sus propias palabras – “sin amor y sin odio”. Enfocó la historia contemporánea, con documentos y ceñido al rigor científico de los hechos; animó los acontecimientos con análisis y dialéctica de las sociedades cambiantes. Sirvió a la ciencia histórica, a la educación, a la administración de la república. No escribió la historia para contarla; sino para vivirla.”

Se hizo mención sobresaliente de sus libros: Los últimos siete años (1929); Historia de la república (1931); La vida de Juan Montalvo (1935); Breve Historia del Ecuador y otras.

25 años de su muerte.

Con este acto cultural, digno de recordación se iniciaron una serie de acontecimientos sobre la vida del historiador OSCAR EFREN REYES, quien falleció en Quito en 1966, después de una vida ejemplar dedicada a la docencia universitaria. Sus alumnos le recuerdan como un innovador y suscitador pedagógico, fruto de las primeras misiones alemanas del plan Neoherbartiano para la educación en el Ecuador. Sus publicaciones están agotadas: los “Ultimos siete años”, sobre los males económicos de nuestro país, no ha sido publicaco todavía y urge la reimpresión de sus libros.

Adherentes a un justo homenaje.

Alumnos, políticos y conspicuos ciudadanos de la patria se han adherido a su justo homenaje; así constan en la agenda: Dr. Gonzalo Abad Grijalva, Dr. Víctor Andrade, Lcdo. Diego Araujo Sánchez, Dr. Alfonso Barrera Valverde, Dra. Susana Cordero de Espinosa, Arq. Hernán Crespo Toral, Laura Romo de Crespo, Dr. Carlos de la Torre Reyes, Gral. Marcos Gándara Enríquez, Gral. José Gallardo Román, Dr. Oswaldo Hurtado, Dr. Gustavo Alfredo Jácome, Dr. Alberto Luna Tobar, Monseñor Mario Ruiz Navas, Dr. Luis Verdesoto Salgado, Alcalde de Ambato Serafín Villacrés, Dr. Irving Zapatier, Universidad de Guayaquil, entre otros.

Columnista de EL UNIVERSO.

Desde 1928 a 1930 fue columnista de EL UNIVERSO; antes lo había hecho para EL GUANTE (24 y 25); La Nación (36); EL COMERCIO de Quito y otros. Don Ismael Pérez Pazmiño afirmó de él: “Nunca se ha hecho una semblanza con rasgos tan concisos como la que usted ha trazado. Usted ha demostrado conocer al hombre, contándose pocas opiniones en la que usted no es justo”.

Reconocimiento continental.

El historiador Reyes recibió en vida el reconocimiento continental de varias Academias de Historia, como la de Buenos Aires, México y otras. El gran Roberto Agramonte, escribió desde La Habana, el 27 de noviembre de 1936; “Ilustre Escritor: los pueblos para tener conciencia de sí, necesitan de hombres ilustres y amantes de la verdad como Ud. Al recibir su Vida de Juan Montalvo, le doy las gracias, no sólo porque me permite conocer a través de ella – como deseo – tantos matices de la vida de ese iluminado cuanto por el servicio eminente que usted presta al ECUADOR y a la AMERICA, enseñando a una vida sin fundirse a ella gana Ud. pasos de gloria y quiera Dios que no deje de estar siempre bajo la égida tutelar del MAESTRO”.

Por LEON VIEIRA