Ramos Y Moncayo Tomas Y Ramon.

El combate de San Antonio duró largas horas; los patriotas debilitados con las enormes pérdidas que sufrían comenzaron a desanimarse. Sámanos aprovechó el momento justo de hacerlos cargar con el escuadrón de caballería guayaquileña, que mandaban los dos hermanos Tomás y Ramón Ramos, que hasta entonces habían estado en reserva. La caballería acabó de dispersar a la infantería patriota y enseguida a la caballería del francés Guyon, que huyó herido, como huyó igualmente el Comandante el Jefe Calderón que poca o ninguna parte había tomado en este sangriento combate en que los patriotas perdieron cerca de trescientos hombres muertos y heridos, mientras que la pérdida de los realistas fue comparativamente insignificante.