Ramírez Juan.

Presidente de la Real Audiencia de Quito, General, militar autoritario y descomedido, continuó con el afán de que se respete y no se toque la legalidad del orden monárquico por parte de los docentes de la Universidad, pero con el tono castrense que siempre puso en sus actos administrativos. En su proclama, cuando tomó el mando de la Presidencia, dijo: “haré justicia, contra cualquiera que… se atreva a conspirar contra el orden… y seré tan inexorable en esta materia que ni el carácter más alto ni la calidad más distinguida ni el fuero mas privilegiado, ni las recomendaciones más poderosas, ni otra circunstancia alguna eximirán a ninguno de expiar en el último suplicio un crímen calificado de esta clase”.