Quesada Fray Ignacio de

Miembro de la Orden de Predicatores de Quito, supo ver con claridad que en la preparación universitaria no hacían falta teólogos, canonistas, retóricos y latinistas; sino, médicos. Buscó y consiguió el apoyo del Alférez Don Pedro de Aguayo, el primer benefactor de la Facultad. En 1688 interesó a su comunidad, con su ayuda, y la de Fray Bartolomé García organizó una Facultad de Medicina, en la Universidad de Santo Tomás de Aquino, con un Plan de Estudios de tres años y dos catedráticos.