Coronel Oyarvide Julian

Rector de la Universidad de Guayaquil por dos periodos de 1901 a 1906 y de 1912 a 1916.
Eminente clínico Guayaquileño, una de las figuras más señeras y más gloriosas de la historia de la medicina ecuatoriana. Hizo sus estudios en París, capital espiritual y científica del mundo para incorporarse en la Universidad de la Sorbona escribe su Tesis Doctoral: “De L’Hémiplégie Hystérique”, la inicial de un Código repleto de ciencia psiquiátrica de hoy en esta difícil rama de la medicina ; adquirió fama y era citado por los clínicos franceses como Joccoud, Diulafoy y otros en sus tratados de medicina Internas. esta Tesis del ilustre médico ecuatoriano no fué conocida, realizada en la ciudad de Guayaquil, cuya Comisión Organizadora resolvió editar los escritos célebres de algunos de nuestros antepasados médicos. El Dr. Juan Tanca Marengo – cerebro y acción de aquel brillante Certámen consiguió por intermedio de nuestro Embajador en Francia, el Dr. Gonzalo Escudero Moscoso, el microfilm de la Tesis íntegra que, traducida y prolongada por el ilustre clínico Dr. Tanca Marengo se publicó en facsímil….
Julián Coronel, clínico eminente que había nacido en Guayaquil el 16 de junio de 1845 y cuyos estudios médicos los hizo en París, incorporándose en esa ciudad con su tesis “Hemiplejía Histérica y después se incorporó en Estados Unidos; Profesor de Terapéutica, Materia e Higiene y más tarde de Clínica Interna, Decano de la Facultad y varias veces Rector de la Universidad; Cirujano del Ejército; Médico del Hospital Civil, del Hospital de niños A. Mann y Médico Vitalicio del Hospital General; Miembro de la Academia Libre de Medicina; donó parte del anfiteatro anatómico que lleva su nombre. Por su “Mérito Profesional” el Primer Congreso Médico le concedió medalla de oro. Parece haber sido el primero que diagnosticó entre nosotros el dengue, como también fue el primero en diagnosticar la enfermedad de Addison.
“Ved al Doctor Coronel, / va camino de su sala / llevando por toda gala/ sobre su terno el bastón / y su sombrero elegante. / Es un clínico de nota / que hace honor a su ciudad, / y del corazón nos brota / la frase sincera y fiel: / como rector su papel / fué distinguido y brillante / lo afirma posteridad.’//
Derrocado el Presidente, General Juan José Flores por la Revolución de Guayaquil del seis de Marzo de 1845, en el mes de junio del expresado año, regía los destinos de la República, un Gobierno Provisorio, compuesto por los triunviros de Octubre señores Olmedo, Roca y Noboa, mientras se efectuaban las elecciones que dieron el triunfo en el mes de diciembre del año citado, al Prócer don Vicente Ramón Roca.
El 16 de junio de 1845, hace 116 años, en esta etapa histórica de nuestra nacionalidad, nació en Santiago de Guayaquil el señor doctor don JOSE JULIAN CORONEL OYARVIDE, venerable patricio, considerado como el más ilustre y eminente médico ecuatoriano. Joven aún partió a la Capital de la República, donde hizo sus estudios de Enseñanza Secundaria, en uno de los mejores Institutos graduándose de Bachiller en el año de 1865. Viajó luego a los Estados Unidos de Norte América, con el objeto de cursar estudios de Medicina y Cirugía, habiéndose doctorado brillantemente en la Universidad de Nueva York en 1868; posteriormente se trasladó a perfeccionar sus conocimientos a Londres, y de esta Metrópoli inglesa viajó a Francia, donde ingresó a la Universidad de París, incorporándose nuevamente en la famosa Facultad de Medicina francesa en 1873, presentando al efecto como tesis doctoral “La Hemiplegia Histérica”. De regreso a la patria, con un enorme caudal científico adquirido en estas prestigiosas Universidades extranjeras, se dedicó a su humanitaria labor y en compañía de los recordados maestros de nuestra antigua Universidad doctores Alejo Lascano Bahamonde, Federico Capelo, Pedro José Boloña y Mateus Roca, Manuel del Tránsito Palcheco Herrera y Nicolás Fuentés y Franco, en noviembre de 1877, diez años después de fundada la Junta Universitaria del Guayas (Dic. 1o. 1867) establecieron la actual Facultad de Ciencias Médicas, de la que fue primer Decano el Dr. Lascano.
Durante la primera administración del General Leonidas Plaza Gutiérrez, en 1901, el Congreso del Ecuador lo nombró Rector de la Universidad de Guayaquil, para el período 1901 – 1906 y encontrándose al frente del Rectorado, el edificio de la Universidad fue destruído por el incendio del Carmen el 16 de julio de 1902; entonces el Dr. Coronel hizo reconstruir el actual edificio universitario de la calle Chile.
Nuevamente, en la segunda administración del General Plaza, el Congreso lo designó Rector para el período de 1912-1916; de manera que desde que inició su Rectorado, tuve el alto honor de trabajar en la Secretaría con este sabio médico durante toda su segunda administración. El Dr. Coronel le dio gran impulso a los Laboratorios y Gabinetes del Establecimiento y atendió especialmente a todo lo relacionado con la parte científica, contando al efecto con la cooperación de valiosos y prestantes miembros del Foro y de la Medicina de esta ciudad que actuaron como Profesores (sólo habían dos Facultades).
De profundas ideas liberales, el Dr. Coronel presidió durante mucho tiempo la recordada Junta Liberal del Guayas, que se reunía en su casa situada en la esquina de las calles de Nueve de Octubre y Malecón (donde está la reputada firma comercial de don Juan Francisco Rojas), Junta que agrupó en su seno a prestantes miembros del Partido, entre los cuales recordamos a los señores Dres Alfredo Baquerizo Moreno, José Luis Tamayo, Casáreo Carrera Padrón, Francisco de Paula Aviles Zerdam, Rafael Guerrero Gonzáles, León Becerra, Teófilo N. Fuentes Robles, a don Ignacio Robles y Santistevan, a Don Lizardo García, a Don José Abel Castillo y a don José Eleodoro Avilés. Fue también miembro prominente de la Junta Patriótica del Guayas, que cumplió celosamente, con entusiasmo y patriotismo su cometido, durante el primer conflicto con el Perú en 1910; fue socio Fundador de la Sociedad Médico Quirúrgica del Guayas y su primer Presidente Honorario en 1908 y perteneció igualmente, a otras instituciones benéficas y científicas, tanto nacionales como extranjeras. En la obra Manual de Patología Interna, escrita por el eminente clínico francés George Dieulafoy, el Dr. Coronel mereció ser citado por sus importantes trabajos, de alta valía científica, lo que honra verdaderamente a la Medicina Nacional.
En 1919 la Universidad de Guayaquil tomando como base la donación de un solar hecha por los esposos señor José A. Nevárez y señora Carmelina Pombar de Nevárez, inició la construcción del Anfiteatro Anatómico, que fue inaugurado solemnemente el 27 de junio de 1920, poniéndole el nombre de este ilustre Maestro de Juventudes, conforme consta en la placa de mármol que se encuentra a la entrada del edificio que lleva el nombre del Dr. Coronel.
En el año 1883, contrajo matrimonio con su prima hermana, la distinguida dama guayaquileña señora doña Teresa de Jesús Espinosa Coronel, sobrina carnal del Dr. Javier Espinosa, que fue Presidente del Ecuador: sus descendientes la honorable familia Coronel Espinosa, ocupan lugar destacado en nuestra sociedad y sus hijos don Amadeo y don Julián Coronel Espinosa, son mis buenos amigos por haberlos conocido desde la infancia en su casa del Boulevard, cuando, como expresó antes, tenía que visitar a su ilustre progenitor que desde 1912 a 1916 desempeñaba el Rectorado de nuestra ilustre Alma Mater.
Un numeroso grupo de profesionales y exdiscípulos del Dr. Coronel en 1930 y con ocasión de nuestras clásicas fiestas de Octubre, obsequió a la Universidad el busto que se encuentra en el hall del establecimiento.
Cuando el doctor Coronel fue profesor de Clínica Médica y durante su segundo período, estableció un premio consistente en un valioso reloj de oro, para el mejor alumno Interno de su Sala del Hospital General, habiéndole otorgado el primer año al estudiante señor Luis Romo Rosales; el segundo al señor Juan Modesto Carbo Noboa y por tercera y última vez al universitario señor Miguel Campodónico Martínez.
Posteriormente obsequió a la Asociación Escuela de Medicina unas cédulas bancarias para con los intereses correspondientes, premiar anualmente al mejor alumno vencedor en un concurso promovido por dicha Escuela, habiendo obtenido este gaIardón por primera vez, el alumno señor Julio Cabrera Moccatta que se denominó “Julián Coronel”.
La junta de Beneficencia de Guayaquil, considerando que el Dr. Coronel prestó por muchos años, en nuestro Hospital General, considerado como uno de los más prestigiosos de Sudamérica y el primero del Ecuador, su humanitario, desinteresado y valioso concurso médico, nominó al una de sus salas con su nombre y también uno de sus más dilectos alumnos el Señor doctor Juan Tanca Marengo, puso el nombre de su recordado maestro a su prestigiosa Clínica. El I. Concejo Cantonal, al día siguiente de su fallecimiento, resolvió que se coloque su retrato en la Galería de los Hombres Ilustres de la Biblioteca Municipal y por Ordenanza expedida el 10 de octubre de 1929, honró a este preclaro médico, dándole el nombre de Julian Coronel, a la antigua calle de Marruel Matheu.
Fue toda su época de Profesor catedrático de Clínica Interna; Subdecano de la Facultad en 1883, y Decano en 1898-1899. Filántropo, muy caritativo; Presidente de la Primera Sección de Medicina del Primer Corigreso Médico Ecuatoriano reunido en Guayaquil en octubre de 1915.
Recientemente en el presente curso escolar, se ha fundado el Instituto Particular Mixto “Dr. Tulián Coronel”, con el lema: Educar es hacer Patria, en la calle de Pedro Moncayo 415, entre Padre Solano y Alejo Lascano.
Este prestante caballero y científico ecuatoriano falleció en esta ciudad en la noche del 29 de mayo de 1929, a la edad de 84 años, dejando un vacío difícil de llenar durante mucho tiempo y con este motivo, el Consejo Universitario presidido por el recordado clínico doctor Luis F. Cornejo Gómez, Rector, expidió un justiciero Acuerdo enalteciendo su memoria, por constituir “la muerte del doctor Coronel una pérdida de gran valía para la Patria”.
Igual Acuerdo tomó la Facultad de Medicina, Cirugía, Farmacia y Odontología, cuyo Decano era el doctor Juan Bautista Arzube Cordero, así como la Médico Quirúrgica, de la que fue fundador en 1908 y otras instituciones médicas del País.
Dedico este homenaje a quien dio lustre a la Patria en el exterior y enalteció la Ciencia Médica Nacional, en el 116 aniversario de su nacimiento.
Santiago, de Guayaquil, junio 16 de 1961.
R. E. R. M.