Bernard Claude.

Se sirve de las propiedades del Curare para sus clásicos de fisiología experimental.