Albán Francisco.

El maestro Albán se llamó Francisco. Poco antes de la salida de los Jesuitas de Quito en 1.767. Francisco Albán pintó la serie de lienzos, que desarrollan los temas de los Ejercicios de San Ignacio y que se conservan hoy en la capilla adjunta al convento mercedario del Tejar. De las obras de este artista, que fueron llevadas por los jesuitas desterrados, conocimos una, que 1leva la inscripción siguiente: “Aparición de Nuestra Señora de Aranzazu por Francisco Albán. 1.747 Tacunga!. Con Francisco colaboró su hermano Vicente en la serie de lienzos de la vida de San Pedro Nolasco, que se exhibe en los claustros mercedarios del Tejar.