Abad Tomás.

El caso del Sr. Tomás Abad, es el de Jurisconsulto que “se pasa” a Medicina, como decimos en lenguaje morlaco. En efecto, se dedicó al estudio de ella, después de haberse graduado de Abogado y con razón, pues era su materia predilecta la Medicina Legal, eslabón que une las inquietudes científicas de quienes teniendo habilidades de jurisconsulto nacen con vocación de médicos y viceversa. Escribió con ardor y con insistencia sobre la importancia y la necesidad de orientar mejor tal materia. Intervino en la candente polémica sobre el motivo de la muerte del Coronel Antonio Vega Muñoz, el héroe militar y auténtico caudillo de la morlaquía conservadora; y en tal caso, tuvo que ejercitar y demostrar como así lo hizo, sus buenas dotes de médico legista y de correcto escritor. Su empobrecida vejez la sobrellevó como ignoto médico de a bordo de un barco que viajaba de Panamá a Guayaquil y viceversa; para venir al fin a morir en sus propios lares, olvidado de casi todos, él que mucho contribuyó y se afanó en la fundación del Colegio y de la Universidad.

(I6).