436. El Liberalismo Ecuatoriano

En 1833 se formó la sociedad filosófica y literaria que editó «El Quiteño Libre», periódico dirigido por Francisco Hall y Pedro Moncayo y en el que colaboraban José Miguel Murguettio – en cuya casa se reunían – el General Manuel Matheus, José Félix Valdivieso, el General José Ma. Sáenz y Julio Zaldumbide, intelectuales que fundaron el Partido Nacional en reacción contra el militarismo extranjero de Juan José Flores, siendo perseguidos y disueltos a lanzadas la trágica noche que quisieron tomarse el palacio presidencial. Estos nacionalistas eran de ideas liberales.

Con la Revolución del 6 de marzo de 1845 subió al poder el triunvirato de Olmedo, Roca y Noboa, y convocada la Asamblea Nacional salió electo Presidente Vicente Ramón Roca, que gobernó hasta 1849 con el Partido Ministerial o de Gobierno, heredero de la tradición liberal del Partido Nacional, en lo tocante al nacionalismo de sus miembros, aun cuando eran conservadores en sus concepciones de la vida.

Durante el garcianismo, en 1865, los Ministeriales se dividieron en dos bandos: 1) El de los liberales católicos con Pedro Carbo a la cabeza, político libre pensador y polemista convertido en líder de la oposición moderada a García Moreno desde su protesta contra el Concordato. Las gentes les decían Liberales católicos, pero no romanos, porque romanos eran los gatos. Estos gatos que entonces eran numerosos en Guayaquil, tenían unas franjas anaranjadas sobe la piel blanca que los distinguía. Hoy casi están extintos. y 2) El de los radicales que vivían exiliados en Lima bajo las órdenes del General José Ma. Urbina.

A la muerte de García Moreno en 1875, los liberales de ambos bandos se unieron con Antonio Borrero y ganaron las elecciones; pero se desilusionaron con la política contemplativa del presidente, le hicieron la revolución en Guayaquil y ascendió al poder el General Ignacio de Veintemilla que contentó a ambos grupos designando a Pedro Carbo para el Ministerio del Interior y consiguiendo para el General José María Urbina la presidencia de la Convención Nacional en 1878. Poco después Carbo abandonó el gabinete cansado de Veintemilla; no así Urbina que continuó en el partido oficial y con él cayó en 1883, retirándose a la vida privada y cediendo posiciones al entonces joven Eloy Alfaro, líder triunfante en la campaña militar de la costa de ese año, que pasó a comandar a los Liberales Radicales.

Posteriormente los liberales católicos de Carbo coexistieron con los progresistas de Caamaño y Flores Jijón pero conservando sustanciales diferencias de criterio en lo concerniente al problema religioso en el Ecuador. Mientras tanto Alfaro había intentado tomar el poder por la fuerza desde 1884 y durante tres años la guerra civil se desató en la república poniendo en serios aprietos al gobierno. Los Chapulos se alzaron en Los Ríos, Alfaro en Manabí y Vargas Torres en Loja.

Fracasando en todos sus intentos y llamado el General de las derrotas Alfaro terminó por radicar en Centroamérica al igual que Urbina había tenido que vivir exilado en el Perú durante el garcianismo. Een 1895 Alfaro fue llamado a Guayaquil para que asuma el mando de la revolución y fue recibido en triunfo por ambos bandos liberales (católicos y radicales) para entonces habían fallecido Carbo y Urbina.

Triunfante en Gatazo, Alfaro gobernó hasta 1901 y ese año apoyó al radical Leonidas Plaza que le sucedió hasta 1905, año en que ambos generales se encontraban distanciados. En la sucesión presidencial y apoyado por el placismo Lizardo García triunfó en los comicios y asumió el poder. En 1906 la revolución del Gral. Emilio Ma. Terán dio al traste con este gobierno y proclamó a Alfaro que gobernó hasta 1910. La sucesión fue motivo de discordias y obtuvo el triunfo Emilio Estrada, pero falleció a los pocos meses y el General Pedro J. Montero se sublevó en Guayaquil en la Jefatura de Zona y proclamó a Alfaro. Luego de una campaña militar muy cruenta ocurrió la prisión y arrastre de Eloy Alfaro y sus tenientes en enero de 1912 y el asesinato del General Julio Andrade, por lo que Plaza nuevamente gobernó hasta 1916, con la oposición de Carlos Concha en Esmeraldas, que le hizo la más famosa revolución que registra la historia ecuatoriana.

Entre 1916 y 1925 los liberales se unificaron, no como partido revolucionario sino como grupo de gobierno, alrededor de Plaza, compartiendo el poder con la alta banca de la costa y cediendo el servicio exterior o diplomático a la oligarquía de Quito que aún lo detentan como algo propio.

Para 1925 ocurrió la revolución juliana que dio al traste con este estado de cosas desapareciendo el placismo que fue reemplazado por el alfarismo radical, pero la decadencia del partido iniciada en 1912 con la muerte de este caudillo, se acentuaba. El liberalismo perdió fuerza frente a doctrinas más ambiciosas como la socialista y la comunista, que minaba las filas de sus principales intelectuales. Para 1932 estaba tan débil que los pocos líderes bastante ancianos que quedaban eran motejados como las Viudas de Alfaro y triunfó en las elecciones el conservador Neptalí Bonifaz con sus obreros compactados, bien es verdad que el Fascismo estaba en auge en occidente y hubo necesidad de recurrir al Congreso para cerrarle el paso.

Después del 28 de mayo de 1944 se sucedieron hechos insólitos. A la caída del preseidente Velasco Ibarra en 1.947 y subida del dictador Carlos Mancheno Cajas se produjo y movimiento civilista que le derrocó a los siete días en el sitio Socavón cerca de Ambato. Entonces hubiera sido lo más justo que se proclame el Interinazgo de Francisco Arízaga Luque, Jefe de ADE. pero Galo Plaza y su camilla quiteña maniobró en favor del banquero Carlos Julio Wrosemena Tola, personaje impoluto que ascendió por un año, cerrándose así el camino al poder del indiscutible líder de la Glorisa revolución del 28 de mayo que quizá le hubiera podido hace sombra a Galo Plaza que el 48 fue candidatizado a la presidencia y efectuadas las elecciones compartió el triunfo con el activista conservador Manuel Sotomayor y Luna que obtuvo la vicepresidencia. En 1952 el liberalismo se dividió y un sector apoyó al velasquismo para impedir la subida del conservador Alarcón Falconí. En 1956 casi proclamó la candidatura de un hijo del General Salazar de conocida trayectoria antiliberal en el siglo pasado. Para colmo ese año el candidato del partido – doctor Raúl Clemente Huerta – perdió frente al conservador Camilo Ponce, por un margen tan escaso que la elección tuvo que decidirla el Congreso, siendo la primera ocasión en que un conservador ascendía al poder desde 1895. Se habló entonces del fraude electoral del Cura Armijos, cacique en Loja.

Realmente que la acción disociadora del Dr., José María Velasco Ibarra terminó por sepultar para siempre al liberalismo ecuatoriano. Todavía se recuerda su famosa frase dicha en plena campaña electoral en 1.956 “O yo aplasto al Frete o el Frente me aplasta a mi” en clara referencia al binomio Huerta – Plaza del Frente Democrático Nacional.

(I) Mariano Suárez Veintimilla gobernó pocos días en 1947 como Presidente Interino. Eduardo Salazar Gómez, hijo del General Salazar, era un autentico liberal y debió ser el candidato del partido en 1956, de no habérselo impedido una coalición de las llamas Fuerzas Vivas de Guayaquil unidas al placismo de Quito.

Para 1960 y con el comunismo entronizando en Cuba limaron sus diferencias los liberales y conservadores ecuatorianos, tornándose ambos en anticomunistas para frenar el avance del castrismo en latinoamérica. Cualquier diferencia que pudiera subsistir desde entonces es meramente histórica.

De allí en adelante el liberalismo decae sin ideales ni objetivos concretos como simple grupo político que aspira al gobierno, sin éxito, porque después de la revolución del 28 de Mayo ya no se  llega al poder desde bufetes y corrillos como antaño, sino con los votos que proporcionan las zonas marginadas de Quito y Guayaquil, que por haber multiplicado en los últimos cuarenta años sus tasas demográficas son las que en definitiva deciden las elecciones. Mientras el liberalismo siga encerrado en grupos provinciales que se reúnen solamente para las elecciones, nada nuevo ocurrirá en el partido.

Las expulsiones de Abdón Calderón y Francisco Huerta, por heterodoxos, así corno la separación de Andrés F. Córdova, indican que el Partido Liberal no ha comprendido su destino. Esto no obsta para que los grupos disidentes tales como el F.R.A., la Izquierda Democrática que obtuvo el segundo lugar en las pasadas elecciones y el Demócrata, puedan aumentar en prestigio e importancia y significar mucho en el futuro.

Mientras tanto, formulamos votos porque el histórico y glorioso partido de las luces fundado en 1833 como partido nacional, después llamado ministerial y ahora liberal, obtenga el sitial que le corresponde en la hora presente. (2)

(2) Este articulo fue publicado en 1979